Los Científicos

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Los Científicos es el nombre con el que se conoció a un grupo de políticos, intelectuales y hombres de negocios que influyeron, en gran medida, la política de México durante los últimos años del porfiriato.

Marco histórico[editar]

Hacia 1890 el presidente Porfirio Díaz enfrentó una crisis financiera provocada por la pérdida de cosechas, debido a las sequías, y a la devaluación del peso, moneda nacional del país, debido a la depreciación de la plata en los mercados mundiales. Adicionalmente la guerra del Yaqui en el noroeste y una rebelión sin trascendencia liderada por Catarino Garza en el noreste habían perturbado la paz en el país. De esta forma el porfirismo, que se había cimentado en la paz y en la prosperidad, se vio amenazado en las elecciones federales de 1892.

El 5 de abril de 1892 se creó por iniciativa de Manuel Romero Rubio, Secretario de Gobernación, la Unión Liberal que apoyó la reelección del general Díaz[1]​; más tarde, este grupo llegó a conocerse como los Científicos porque apoyaban sus argumentos en la teoría positivista de Augusto Comte [2]​. A la muerte de Manuel Romero Rubio quien fue su original líder y protector[1]​, José Yves Limantour, Secretario de Hacienda de 1892 a 1911, asumió el liderazgo de los científicos[1]​.

El apelativo de "los científicos" se consolidó cuando estos políticos afirmaron que tenían el propósito de "abogar por la dirección científica del gobierno y el desarrollo científico del país". En México, el término de los Científicos se aplicó de forma irónica a todos los positivistas.[3][4]

Características del grupo[editar]

Fue una generación nacida entre 1840 y 1856, la mayoría de ellos eran capitalinos puros, y los que no eran gente urbana distanciada de la vida provinciana. Fueron considerados como los "niños bonitos" por la gente de pocos recursos. De alguna u otra manera se infiltraron en el mundo de las finanzas logrando, algunos de ellos, amasar grandes fortunas. Tendían hacia el conservadurismo, la oligarquía y la tecnocracia.[5]

Tomaron como modelo a Francia, pretendían reformar el ramo de la guerra; sustituir el sistema tributario apoyándose en el catastro y en las estadísticas; eliminar las aduanas interiores, así como reducción de tarifas arancelarias; atraer colonos y capitales extranjeros mediante una política comercial; mejoramiento de la enseñanza pública y de la justicia; y desde luego, prever una reforma para el sistema de sustitución del presidente para evitar "peligros graves" al régimen oligárquico y técnico.[6]Los Científicos esperaban que Porfirio Díaz, por su avanzada edad, algún día les daría la oportunidad de sucederlo en el gobierno del país.[7]

Integrantes[editar]

Entre los integrantes de este grupo, los cuales no eran más de cincuenta, destacan los siguientes: Francisco Bulnes, Sebastián Camacho, Joaquín Diego Casasús, Ramón Corral, Francisco Cosmes, Enrique C. Creel, Alfredo Chavero, Manuel Flores, Guillermo Landa y Escandón, José Yves Limantour, Miguel S. Macedo, Pablo Macedo, Jacinto Pallares, Porfirio Parra, Emilio Pimentel, Fernando Pimentel y Fagoaga, Emilio Rabasa, Rafael Reyes Spíndola, Olegario Molina y Justo Sierra Méndez.[8]

Porfirio Díaz basó muchas de las decisiones de su política en estos veinte individuos del grupo de los Científicos, pero también confío a otro grupo independiente de cinco hombres otras secretarías de estado: Joaquín Baranda, Diódoro Batalla, Teodoro Dehesa, José López Portillo y Rojas, y Bernardo Reyes.[4]​ Porfirio Díaz tuvo la habilidad de contar con la ayuda y asesoría de los Científicos —tratándolos de forma individual y nunca en forma de grupo— manteniéndolos alejados en las cuestiones de orden público.[6]

Galería[editar]

Referencias[editar]

  1. a b c Velador Castañeda, J. A. Edgar Oscar (1990). «Manuel Romero Rubio, factor político primordial del porfiriato». Universidad Nacional Autónoma de México (Tesis de Maestría). 
  2. Delgado, 2004; 220-221
  3. Delgado, 2002; 222
  4. a b González, 2009; 672
  5. González, 2009; 673
  6. a b González, 2009; 674
  7. Delgado; 2004; 223
  8. Martínez Vázquez, 2005, p. 38–42.

Bibliografía[editar]