Lobby gay

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

Lobby gay y lobby rosa (también mafia gay y mafia rosa, en inglés gay mafia, mafia gay, y lavender mafia, mafia lavanda) son términos con los que se alude a los grupos de presión gay o los grupos pro-derechos civiles gais. Generalmente se ha asociado a la supuesta mafia gay con grupos de influencia en los puestos superiores de las industrias de la moda y el espectáculo. [cita requerida]El término fue ampliamente usado en los medios de comunicación de las décadas de 1980 y 1990 y pudo verse frecuentemente por ejemplo en las páginas del New York Post. El término también fue usado en los periódicos británicos como The Sun en 1998 en relación a las quejas por una supuesta representación excesiva de gais en el gabinete ministerial del gobierno laborista.[cita requerida] Algunas veces la expresión es también usada de forma irónica o jocosa incluso por los propios gais. Actualmente el término se usa en todo el mundo para criticar los asuntos relacionados con la llamada Ideología de género.

Origen del término[editar]

Uno de los primeros usos registrados fue cuando el crítico inglés Kenneth Tynan propuso un artículo al editor del Playboy A.C. Spectorsky a finales de 1965 sobre la "mafia homosexual" en las artes.[1] Spectorsky lo rechazó pero admitió que "los sabuesos de la cultura están rindiendo homenaje a la homosexualidad como nunca lo habían hecho antes." Playboy sacó una columna sobre temas homosexuales en abril de 1971.

El término «velvet mafia» (mafia de terciopelo) fue usado por primera vez por Steven Gaines en un artículo en la sección de espectáculos del domingo en el New York Daily News en los años 1970 para describir a los ejecutivos de una compañía cinematográfica y musical británica. Después Gaines usó la expresión en una novela sobre la discoteca Studio 54 llamada The Club en referencia a la influyente multitud de gais que se convirtieron en los habituales del local. Esta supuesta mafia incluía a Calvin Klein, David Geffen, Barry Diller, Truman Capote, Halston, Andy Warhol, Sandy Gallen y Jann Wenner. El término se generalizó para describir una "poderosa camarílla social, más que como una organización secreta real que dominara la industria o la política."[2]

Escándalo Michael Ovitz[editar]

Gradualmente la palabra velvet fue reemplazada por gay en los medios anglosajones. El término se hizo famoso tras ser usado en un artículo llamado Spy en 1995. Se volvió a usar en la portada de Vanity Fair en 2002 tras una entrevista al antiguo agente artístico Michael Ovitz, en la cual Ovitz afirmó que un grupo organizado de individuos influyentes se había encargado de que no volviera a trabajar en Hollywood nunca más."[3] Ovitz, afirmó que el cofundador de DreamWorks SKG, David Geffen, el antiguo reportero del New York Times Bernard Weintraub, varios antiguos colaboradores de Ovitz en la agencia Creative Artists tales como el cofundador de Creative Artists y presidente de Universal Studios, Ronald Meyer, el antiguo portavoz de Disney y CEO, Michael Eisner, entre otros, eran parte de un poderoso grupo que conspiró para acabar con su carrera.[3] Se refirió a ellos como «lobby gay», si bien no todos eran gais.

Antes del supuesto complot, Michael S. Ovitz era considerado como el agente y negociador de Hollywood más famoso e influyente, y con frecuencia se le describe como el hombre más poderoso de la ciudad en los años ochenta y principios de los noventa. La influencia de Ovitz se había reducido considerablemente en los últimos años, culminando con la venta de su empresa Artists Management Group.

La publicista Pat Kingsley dijo de la entrevista que En todos mis años aquí, nunca he visto algo así, yo diría que es la entrevista más desconcertante que he visto. No tenía nada que ganar con ella.

El periodista que le entrevistó dijo que Ovitz había dado muchos más detalles escabrosos que no se publicaron. Las causas de la persecución no se aclararon.

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. Kenneth Tynan Letters (Weidenfeld and Nicolson, 1994)
  2. http://web.archive.org/web/http://www.gaycitynews.com/GCN10/emailmike.html
  3. a b Lyman, Rick (3 de julio de 2002). «Ovitz Bitterly Bares Soul, And Film Industry Reacts». The New York Times. Consultado el 18 de diciembre de 2008. 

Enlaces externos[editar]