Leyes Fundamentales del Reino

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Escudo de España entre 1938 y 1945.   Escudo de España entre 1945 y 1977.
Leyes Fundamentales del Reino
Fuero del Trabajo
Ley Constitutiva de las Cortes
Fuero de los Españoles
Ley del Referéndum Nacional
Ley de Sucesión en la Jefatura del Estado
Ley de Principios del Movimiento Nacional
Ley Orgánica del Estado
Ley para la Reforma Política

Las Leyes Fundamentales del Reino fueron el conjunto de ocho leyes españolas que organizaban los poderes del Estado durante la dictadura franquista. Siete de ellas fueron promulgadas entre 1938 y 1967, completando el conjunto una octava, aprobada durante la Transición, en 1977, que con el mismo rango modificó el marco legislativo y permitió llevar a cabo la reforma política.

El franquismo concentraba todos los poderes en el jefe de Estado. Gran parte de las leyes procedían de tiempos anteriores al régimen, incluyendo las promulgadas por la Segunda República.

Fueron derogadas por la disposición derogatoria de la vigente Constitución.

Fuero del Trabajo[editar]

El Ministro de Acción y Organización Sindical, el falangista Pedro González-Bueno y Bocos, consigue la aprobación en 1938 de una ley intervencionista que regula la vida laboral y económica, concretamente en cuestiones relacionadas con la jornada laboral, las vacaciones, los salarios mínimos y los precios. Tales concesiones no eran otra cosa que regulaciones de la vida económica y estaban supeditadas al interés de la nación, de modo que aún reconociendo la iniciativa privada, el Estado la podría sustituir en dos ocasiones: cuando aquella fracasase o cuando lo exigiese el interés público.

Con una concepción entre católica y falangista, recibe influencia de la Carta di Lavoro italiana (1927), declarando cómo el trabajo no podía reducirse a mercancía ni a transacciones contra la dignidad del asalariado.

Sentaba las bases de la Seguridad Social, que el franquismo instauraría más tarde, a la vez que prometía dos conceptos novedosos: liberar a la mujer casada del taller y de la fábrica y a facilitar la propiedad del hogar, del terreno cultivado y también de la herramienta de trabajo. Sienta las bases del Sindicato Vertical que agrupa tanto a empresarios como a los asalariados: técnicos y obreros. Crea la Magistratura de Trabajo.

Ley Constitutiva de las Cortes[editar]

La Ley Constitutiva de las Cortes de 1942. Se elabora por la perspectiva de la victoria aliada.[cita requerida] Se crean cortes como instrumento de colaboración y autolimitación, para preparar y elaborar las leyes. Los diputados pasan a denominarse procuradores como antiguamente fue en la Corona de Castilla y su competencia principal elaborar y aprobar leyes. Su labor debía ser sancionada por el Jefe del Estado, el cual podía, a su vez, dictar normas generales. Había procuradores natos, aquellos que los son por razón del cargo electivos, deben su condición de procurador al resultado de una elección; y designados, cesando por revocación.

Tanto la Administración Local como la Organización Sindical elegían sus procuradores. Para el tercio familiar, dos procuradores por provincia, se preveía el voto popular. El Jefe del Estado, Francisco Franco, designaba cuarenta procuradores, conocidos como los cuarenta de Ayete.

El cargo de procurador no era retribuido, aunque recibían alguna compensación económica.

Fuero de los Españoles[editar]

El Fuero de los Españoles de 1945, que establecía los derechos y deberes de los españoles.

Ley del Referéndum Nacional[editar]

La Ley del Referéndum Nacional de 1945. que establecía el uso del referéndum para asuntos importantes. La ley de Sucesión en la Jefatura del estado hacía obligatorio el referéndum para modificar las Leyes Fundamentales.

Ley de Sucesión en la Jefatura del Estado[editar]

La Ley de Sucesión en la Jefatura del Estado de 1947. Regula la sucesión. España se configura como un reino. Franco queda como Jefe de Estado vitalicio y tiene la opción de nombrar a su sucesor. Se crea el Consejo del Reino y el Consejo de Regencia.

Ley de Principios del Movimiento Nacional[editar]

La Ley de Principios del Movimiento Nacional de 1958, que establecía los principios rectores del ordenamiento jurídico franquista.

Ley Orgánica del Estado[editar]

La Ley Orgánica del Estado de 1966, en la que se enumeraban los fines del Estado, se fijaban los poderes del jefe del Estado y se declaraba su responsabilidad política.

Ley para la Reforma Política[editar]

La Ley para la Reforma Política fue aprobada en 1976. Mediante esta ley se establecieron las condiciones mínimas para elegir unas Cortes por sufragio universal y las habilitó para proceder a la reforma constitucional de las Leyes Fundamentales siendo el instrumento jurídico que permitió articular la Transición española. La Ley para la Reforma Política fue sometida a referéndum el 15 de diciembre de 1976 obteniendo un respaldo mayoritario entre quienes participaron. Así, en vez de romper con la estructura del Estado, se utilizaron los mecanismos legales vigentes para la modificación del sistema, estableciendo los cauces para la creación de una Monarquía parlamentaria.

Bibliografía[editar]

Enlaces externos[editar]