Lambrequín

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Elementos de la heráldica

Los lambrequines o lamequines son ornamentos que forman parte del timbre. Son penachos, hojas o cintas, a menudo entrelazadas, que salen de detrás del yelmo, pendiendo en su circunferencia por ambos lados.

El origen de los lambrequines es muy antiguo. Actualmente sirven de ornamento al casco y al escudo, de la misma forma que lo hace la cota de armas para cubrir el resto de la armadura.

Los lambrequines y penachos que sirven de ornamento al yelmo y acompañan al escudo deben ser únicamente del esmalte y colores del campo y de las piezas del escudo, excepto por privilegio o concesión especial.

Según escribió Francisco Piferrer en 1858 en su Tratado de heráldica, a los blasones de los nuevamente ennoblecidos se les asignan plumajes y no hojas, por cambios en la moda de la caballería y por ser los plumajes menos honorables y correspondientes a los caballeros y soldados de la inferior calidad y graduación en la práctica antigua.

En España, los penachos y lambrequines se atan con diversos nudos y lazos dejando largos cabos, llamados giras, volteando al aire.

El mantelete es un vestido de cabeza similar compuesto de una sola pieza de tela. Antiguamente se llamó veleta o volante, porque se volteaba o movía con el viento. Estaba sujeto en la parte trasera del yelmo con una venda o trenza compuesta de cintas y cordones enrollados que rodeaban la cima del yelmo. Su propósito principal era el de minimizar el calentamiento de la parte trasera del yelmo por los rayos del sol. Solía ser de los colores de los esmaltes de las armas, y aseguraba la cimera, situada encima.

Ejemplo[editar]

Véase también[editar]

Referencias[editar]