La incoherencia de los filósofos

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
La incoherencia de los filósofos
de Al-Ghazali Ver y modificar los datos en Wikidata
The Incoherence of Philosophers WDL7456.pdf
Tema(s) Filosofía Ver y modificar los datos en Wikidata
Idioma Árabe Ver y modificar los datos en Wikidata

Tahafut al-falasifa (en árabe: تهافت الفلاسفة) o La incoherencia de los filósofos en español es una de las obras más famosas del teólogo musulmán Al-Ghazâlî, escrito alrededor de 1093.

Contenido[editar]

Ataca principalmente a los filósofos Avicena y Al-Farabi. El éxito del libro es un paso importante en el ascenso del sharismo dentro del pensamiento filosófico y teológico islámico.[1]

Herejías[editar]

Entre los veinte capítulos, Al-Ghazali acusa a tres de herejía y también de abandono de la fe en el Islam.[2]

  1. La teoría de un mundo -eterno. Al-Ghazali escribió que Dios creó el mundo a tiempo y al igual que todo en este mundo el tiempo dejará de existir también, pero Dios continuará existiendo.
  2. Solo Dios conoce las características universales de los particulares, es decir, las formas platónicas.
  3. La resurrección corporal no tendrá lugar en el más allá, solo las almas humanas son resucitadas.

Crítica a la cuasalidad[editar]

Al-Ghazali por Khalil Gibran

Al-Ghazālī proporciona la crítica más célebre de las explicaciones aristotélicas árabes de la causación. El primer y más influyente argumento de Al-Ghazālī contra sus filósofos opositores parece apuntar a la tesis de la necesidad de Avicena. Él escribe:

La conexión entre lo que habitualmente se cree que es una causa y lo que habitualmente se cree que es un efecto no es necesaria, de acuerdo con nosotros. [...] Su conexión se debe al decreto anterior de Dios, que los crea uno al lado del otro, no a que sea necesario en sí mismo, incapaz de separación.

El problema de la inducción también desempeña un papel en los ataques a las explicaciones aristotélicas de la causalidad en la naturaleza. La filosofía natural aristotélica se basa en parte en la observación repetida en su atribución de poderes causales a los cuerpos naturales. Al-Ghazālī niega que los fenómenos naturales involucren conexiones necesarias, utilizando como ejemplo principal la quema del algodón cuando está en contacto con el fuego.

El que realiza la quema creando la negrura en el algodón, [causando] separación en sus partes, y haciéndolo ceniza o ceniza es Dios, ya sea a través de la mediación de Sus ángeles o sin mediación.

En apoyo de esta opinión, argumenta lo siguiente:

En cuanto al fuego, que es inanimado, no tiene acción. ¿Para qué prueba hay que es el agente [de la quema del algodón]? No tienen otra prueba que observar la ocurrencia de la quema en el momento de contacto con el fuego.[3]

Influencia[editar]

Tuvo una gran influencia en el misticismo y el sufismo en el Islam, pero también en los pensadores religiosos judíos como Judah Halevi y su Kuzari.

Al-Ghazali anticipo a la crítica a la cuasalidad necesaria del filósofo escocés David Hume siete siglos antes.

Controversia[editar]

Averroes responde un siglo después a Tahafut al-falasifa por un trabajo titulado Incoherencia de la Inconsistencia (Tahafut al-Tahafut).[4][5]

Referencias[editar]

  1. «La incoherencia de los filósofos». 1884. Consultado el 6 de mayo de 2018. 
  2. Leaman, Oliver (2002). An Introduction to Classical Islamic Philosophy (en inglés). Cambridge University Press. ISBN 9780521797573. Consultado el 21 de junio de 2019. 
  3. Richardson, Kara (26 de octubre de 2015). Causation in Arabic and Islamic Thought. Consultado el 21 de junio de 2019. 
  4. Steenberghe, Fernand Van. «Averroès et son "Tahâfut al-Tahâfut" (L'incohérence de l'incohérence)». Les cahiers de l'Islam (en francés). Consultado el 6 de mayo de 2018. 
  5. «Averroès et al-Ghazâlî, une controverse entre philosophie et théologie - Les clés du Moyen-Orient». www.lesclesdumoyenorient.com (en francés). Consultado el 6 de mayo de 2018.