Juan Bautista Aguirre

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Juan Bautista Aguirre y Carbo
Bautista-aguirre-pintura.png
Información personal
Nacimiento 11 de abril de 1725 Ver y modificar los datos en Wikidata
Daule, actual EcuadorBandera de Ecuador Ecuador
Fallecimiento 15 de junio de 1786 Ver y modificar los datos en Wikidata (61 años)
Tívoli, ItaliaFlag of Italy.svg Italia
Nacionalidad Ecuatoriana
Religión Iglesia católica Ver y modificar los datos en Wikidata
Familia
Padres Carlos Aguirre Ponce de Solís y Teresa Carbo Cerezo
Información profesional
Ocupación Sacerdote, poeta, científico
Orden religiosa Compañía de Jesús Ver y modificar los datos en Wikidata

Juan Bautista Aguirre y Carbo (Daule, actual Ecuador, 11 de abril de 1725 - Tívoli, actual Italia, 15 de junio de 1786) fue un notable filósofo, poeta y científico de la América colonial. Es considerado como uno de los precursores de la poesía hispanoamericana y ecuatoriana y un renovador de la escolástica de la Real Audiencia de Quito.

Biografía[editar]

Fue hijo del capitán de milicias Carlos Aguirre Ponce de Solís y de Teresa Carbo Cerezo,[1]​ ambos guayaquileños que formaban una familia ilustre de esa ciudad. Estudió en el Colegio Seminario de San Luis de Quito, en donde residió treinta años, casi la mitad de su vida. Fue profesor de retórica desde 1756. Dos años más tarde ingresaría en la Compañía de Jesús cuando hizo los últimos votos. Fue un escritor prolífico y entre 1757 y 1759 publicó tres tratados de filosofía. En 1761 uno de Derecho Canónico. Destacó como orador y poeta en la congregación de San Francisco Javier.

Enseñó en Quito en la Universidad de San Gregorio Magno hasta que los jesuitas fueron expulsados de Hispanoamérica en 1767. El 20 de agosto de ese año partió de Guayaquil con rumbo a Faenza, Italia, lugar de confinamiento para los jesuitas quiteños. En su viaje fue por Panamá, La Habana, Cádiz hasta llegar a Italia. Todo esto a bordo de la fragata Venganza.

Ya en Italia, fue superior del convento jesuita en Ravena y rector del colegio en Ferrara hasta la supresión de la Compañía. Luego de extinguida la orden de los jesuitas por el Papa Clemente XIV en 1773, fijó su residencia en Roma bajo el pontificado de Pío VI. Fue amigo del obispo de Tívoli, monseñor Gregorio Bamaba Chiaramonti, futuro Pío VII.[2]​ Tuvo que mudarse a esa ciudad por razones de salud en 1780. Allí fue respetado como uno de los mejores teólogos de Italia. Murió en Tívoli el día 15 de junio de 1786 a los 61 años de edad tras una grave enfermedad que duró seis meses y fue enterrado en la iglesia de los jesuitas. Durante sus últimos años vivió una vida espiritual muy intensa y se mortificaba, por lo que al final se encontró en su pierna, clavada en su carne un cilicio.

Crítica de su poesía[editar]

Como escritor Juan Bautista Aguirre cultivó la oratoria religiosa, y como filósofo redactó gran número de versos que responden a una amplia temática que va desde los poemas religiosos y morales a los de tipo amoroso, hasta temáticas mitológicas. Su poesía se encuentra muy anclada en la corriente gongorina.[3]

De las primeras referencias que se tiene de crítica literaria sobre la obra de Aguirre está la publicación de Pedro Fermín Cevallos en 1981 cuando publicó en el periódico literario de Quito llamado "El Iris" un boceto biográfico del poeta buscando que se conozca su figura como filósofo destacado y científico. Además también publicó sus décimas donde se burla de Quito, por ser oriundo de Daule.

Juan León Mera tomó en cuenta la obra de Aguirre en su libro Ojeada histórico crítica, sin embargo al no contar con todos los poemas publicados, su juicio más bien fue negativo. Por esta razón, pese a ser el ahora el mayor poeta de la Real Audiencia, lo que luego sería el Ecuador, permaneció desconocido y subestimado por mucho tiempo.

No fue hasta que en 1918 el crítico literario Gonzalo Zaldumbide le devolvió su merecido sitial por medio de un artículo titulado "Un Gran poeta guayaquileño del S.XVIII, el Padre Juan Bautista Aguirre". Sin embargo, el resto de sus manuscritos no fueron descubiertos hasta 1937, cuando se encontraron sus "Versos castellanos, obras juveniles, misceláneas", entre los cuales destaca la epístola en décimas "Breve diseño de las ciudades de Guayaquil y Quito".[3]​Sus estudios sobre el poeta continuaron y a pesar de que Aguirre formó parte del grupo de jesuitas expulsados, junto con Espinosa Pólit decidieron dedicarle un libro aparte dentro de su publicación llamada "Biblioteca Ecuatoriana Mínima". Es por esta razón que tanto Antonio de Bastidas, Jacinto de Evia, como Juan Bautista Aguirre forman parte de un grupo distinto de poetas en un libro propio, a diferencia del grupo llamado "Los Jesuitas Quiteños del Extrañamiento".[4]

Aguirre también fue criticado por escritores españoles. A juicio de Miquel Batllori, fue “buen poeta, aunque retrasado gongorino”. Por otro lado, Menéndez y Pelayo destacó sobre el autor sus “resabios conceptistas”. [5]

Su obra sigue siendo importante en la actualidad y el escritor Miguel Donoso Pareja decidió empezar su libro "Ecuador: Identidad o Esquizofrenia" refiriéndose al poema "Breve Diseño de las Ciudades de Guayaquil y Quito" para realizar su respuesta a "Ecuador Señas Particulares", escrito por Jorge Enrique Adoum en donde critica el regionalismo implícito en su obra.

Carta a Lizardo[editar]

Este poema no conoció Juan León Mera por lo que su crítica a juicio Zaldumbide tenía este grave error de omisión. Aquí se destaca la temática existencialista del que considera una de sus principales obras "En la poesía de Aguirre, por encima de estas tristezas sobreañadidas, está la esencial tristeza de tener que vivir muriendo. Y la conciencia que el hombre tiene del fugaz destino, el poeta la comunica a todo lo que pasa y muda sobre la haz de la tierra."

La primera estrofa empieza:[6]

¡Ay, Lizardo querido!

si feliz muerte conseguir esperas,

es justo que advertido,

pues naciste una vez, dos veces mueras;

así las plantas, brutos y aves lo hacen:

dos veces mueren y una sola nacen.

Importancia de su obra filosófica[editar]

Antes que como poeta, Aguirre fue conocido por sus trabajos filosóficos y teológicos, puesto que por eso destacó durante su vida, tanto en su estancia en Ecuador, donde fue profesor de Eugenio Espejo, como en Italia donde era constantemente consultado por su autoridad en la física y metafísica.

La recepción inicial se su tratado de metafísica fue criticada por Eugenio Espejo quien mostraba una relación ambivalente con Aguirre en sus libros "El Nuevo Luciano de Quito" y "La Ciencia Blancardina". En ellos Espejo se refería a Aguirre como su maestro, sin embargo no se encontraba conforme con su tratado de metafísica, llegando a preferir lo desarrollado por el padre Juan de Hospital.

Además, según testimonio de Zaldumbide, su obra filosófica al igual que literaria corrieron el riesgo de perderse debido a que su exilio en Italia dificultaba la identificación de sus manuscritos, especialmente el "Tratado polémico dogmático" que incluía un tomo sobre la lógica, otro sobre la física y un último sobre la metafísica. Sobre esto hacía referencia Espejo pero su conocimiento probablemente fue oral dentro de las cátedras universitarias.

En la actualidad se reeditó el tomo sobre la física de su tratado filosófico, donde se encuentra traducido del latín y comentado a través de una introducción. No existe aún una publicación sobre la lógica y la metafísica, sin embargo esta falencia puede ser suplida con las "Theses Universae Philosophiae" que fueron escritas en 1759 por su discípulo José María Linati y que posteriormente fueron publicadas por la imprenta de los jesuitas.

Tratado de física[editar]

Microscopio de Robert Hooke que utilizó Aguirre para su Tratado de Física

Está formado por cuatro libros, en los que, siguiendo la tradición escolástica se estructura, a partir de siete disputatio con las que se establecen cuarenta y tres cuestionamientos y para los que, a través de artículos, se dan múltiples respuestas a los mismos en forma de aserciones y objeciones.[7]

Es importante notar que el aspecto científico de su obra no mermaba su estilo literario por lo que podemos ver desde el inicio de su libro, en el Proemio, Aguirre nos comparte su conocimiento con buen gusto, invitándonos a apreciar las maravillas de las investigaciones biológicas a venir:[8]

“Vencidas las asperezas de la Lógica… hemos llegado por fin, con la ayuda de Dios a los amenísimos campos de la Física y Ciencias Naturales: aquí no brotan cardos, no amagan espinas, no nacen abrojos, antes una lúcida mies, engalanada de flores, abundante en frutos y llena de innumerables maravillas, se ofrece ahora a nuestras miradas y se abre a nuestras investigaciones”

El contenido microbiológico del Tratado desarrolla varios temas acerca de la naturaleza en donde la filosofía aristotélica y las observaciones empíricas encuentran armonía mientras Aguirre describe con mucho estilo: la naturaleza y sus principios, la materia, su esencia, propiedades, de la forma, la unión y del compuesto sustancial.

Aguirre estudiaba la vida microbiana con la ayuda de microscopios traídos de Europa por el padre Juan de Hospital, deleitándose en enseñar las formas y movimientos de esas criaturas, llamadas en el siglo XVIII “corpúsculos”.[9]

A pesar de las innovaciones de este tratado en materia biológica, es importante mencionar que en la física, Bautista Aguirre con sus diputaciones defendía la teoría geocéntrica en contra de la copernicana. Esto fue sujeto de críticas y durante ese tiempo el padre Juan de Hospital desarrolló un sistema filosófico que tomaba en cuenta estos descubrimientos científicos.

Listado de obras[editar]

Tratado de Física de Juan Bautista Aguirre

No toda su obra está reeditada. Una de las citas más antiguas que hace referencia a sus escritos es de L. Hervás, persona que conoció en Italia, donde resalta la amplitud de los tópicos que abordó Aguirre: un curso filosófico en tres volúmenes titulado "Tratado polémico dogmático" (uno de ellos trata sobre elementos físico-matemáticos), una obra latina sobre el culto al Sagrado Corazón de Jesús; varios libros con tratados de teología dogmática; otros sobre resoluciones públicas de casos morales; un tomo latino contra los puros deístas; y otro de poesías latinas y españolas.[5]

Poesía[editar]

  • Versos Castellanos, Obras Juveniles, Misceláneas[10]
    • A una rosa
    • A una tórtola
    • Soneto moral I
    • Soneto moral II
    • Carta a Lizardo
    • Llanto de la Naturaleza humana después de la caída por Adán
    • Descripción del mar de Venus
    • Monserrate
    • A la rebelión y la caída de Luzbel y sus secuaces
    • Rango épico a la Concepción de Nuestra Señora
    • Breve diseño de las ciudades de Guayaquil y Quito
    • A una dama imaginaria. Romance
    • A unos ojos hermosos
    • Afectos de un amante perseguido
    • A la inconstancia del mar
    • Canción heroica
    • Epigramas:
      • A Zoilo
      • A un médico
      • A un Zoilo

Oratoria[editar]

  • Carta pastoral con ocasión del terremoto de Latacunga, que hizo leer el Ilmo. Sr. Dr. D. Juan Nieto Polo del Águila
  • Oración fúnebre del Obispo de Quito, el Ilmo. Sr. Dr. D. Juan Nielo Polo del Águila

Filosofía, teología y derecho[editar]

Bautista Aguirre en sus escritos logró destacar tanto en el arte ya que fue considerado por Gonzalo Zaldumbide como el mejor poeta de la Real Audiencia de Quito[11]​, así como en la filosofía, ya que según Samuel Guerra, [12]​ renovó la escolástica que estaba entrando en decadencia durante el silgo XVIII al hacer uso de evidencia empírica y darle un carácter más científico a su Tratado de Física.

  • Tratado polémico dogmático
    • Física
    • Metafísica
    • Lógica
  • Tratado de derecho canónico
  • El culto al Sagrado Corazón de Jesús
  • Tratado de teología dogmática
  • Resoluciones públicas de casos morales
  • Escrito contra los puros deístas (en latín)

Homenajes y distinciones[editar]

Actualmente dos Instituciones, una Parroquia Urbana y Rural llevan su Nombre

  • Unidad Educativa Juan Bautista Aguirre
  • Instituto Superior Tecnológico Juan Bautista Aguirre
  • Parroquia Urbana Juan Bautista Aguirre
  • Parroquia Rural Juan Bautista Aguirre

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. Robles y Chambers (1938)
  2. Espinosa (2006)
  3. a b Biografías y Vidas. «Juan Bautista Aguirre». Consultado el 17 de febrero de 2008. 
  4. Cervantes, Biblioteca Virtual Miguel de (1960). Los jesuitas quiteños del extrañamiento. Consultado el 25 de noviembre de 2022. 
  5. a b «Juan Bautista Aguirre | Real Academia de la Historia». dbe.rah.es. Consultado el 25 de noviembre de 2022. 
  6. Cervantes, Biblioteca Virtual Miguel de. «Los dos primeros poetas coloniales ecuatorianos, siglos XVII y XVIII : Antonio de Bastidas [y] Juan Bautista Aguirre». Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes. Consultado el 17 de septiembre de 2022. 
  7. Núñez Freile, Byron (2010-01). «El pensamiento microbiológico de los jesuitas de la Universidad de san Gregorio Magno en la real Audiencia de Quito». Acta Médica Peruana 27 (1): 65-73. ISSN 1728-5917. Consultado el 7 de junio de 2022. 
  8. Aguirre, Juan Bautista; Terán Dutari, Julio (1982). Física. Biblioteca San Gregorio. Pontificia Universidad Católica del Ecuador: Banco Central del Ecuador. Consultado el 25 de noviembre de 2022. 
  9. «70. Los Inicios de la Medicina». Rodolfo Perez Pimentel. 19 de abril de 2021. Consultado el 7 de junio de 2022. 
  10. Aguirre, Juan Bautista (1943). Poesías y obras oratorias. Imprenta del Ministerio de educación. Consultado el 25 de noviembre de 2022. 
  11. Cervantes, Biblioteca Virtual Miguel de. «Los dos primeros poetas coloniales ecuatorianos, siglos XVII y XVIII : Antonio de Bastidas [y] Juan Bautista Aguirre». Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes. Consultado el 17 de septiembre de 2022. 
  12. «La Filosofía en Quito colonial, 1534-1767 – Centro de Publicaciones de la Pontificia Universidad Católica del Ecuador». Consultado el 17 de septiembre de 2022. 

Bibliografía[editar]

  • Cevallos Candau, Francisco Javier (1983). Juan Bautista Aguirre y el barroco colonial. Madrid : Edi-6. ISBN 84-85786-67-X. 
  • Espinosa Cordero, Simón (2006). «Juan Bautista Aguirre». Quito, Ecuador: Edufuturo, Prefectura Provincial de Pichincha. Consultado el 2008. 
  • Espinosa Cordero, Simón (2006). «Juan Bautista Aguirre». Quito, Ecuador: Edufuturo, Prefectura Provincial de Pichincha. Consultado el 2008. 
  • Correa Bustamante, Francisco José (1987). Joyel Poético Ecuatoriano. Editorial Arquidiocesana. 
  • Robles y Chambers, Pedro (1938). Contribución para el estudio de la sociedad colonial de Guayaquil. Guayaquil: La Reforma. 
  • Zaldumbide, Gonzalo (1987). «El Padre Juan Bautista Aguirre». Las poesías completas de Don Juan Bautista Aguirre. Quito: Casa de la Cultura Ecuatoriana. 

Enlaces externos[editar]