Japón durante la Primera Guerra Mundial

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Historia de Japón

Paleolítico (35.000–14.000 aC
Período Jōmon (14.000-400 aC)
Período Yayoi (400 aC-250 dC)
Período Yamato (250-710)
Período Kofun (250-538)
Período Asuka (538-710)
Período Nara (710-794)
Período Heian (794-1185)
Shogunato Kamakura (1185–1333)
Restauración Kemmu (1333–1336)
Shogunato Ashikaga (1336–1573)
Período Nanboku-chō (1336–1392)
Período Sengoku (1477-1573)
Período Azuchi-Momoyama (1568–1603)
Período del comercio Nanban
Período Edo (1603–1868)
Bakumatsu (1853-1867)
Período Meiji (1868–1912)
Restauración Meiji (1866-1869)
Período Taishō (1912–1926)
Japón en la 1a Guerra Mundial (1914-1917)
Período Shōwa (1926–1989)
Expansionismo japonés
Japón ocupado (1945–1952)
Japón postocupado
Período Heisei (Des del 1989)
Década perdida (1991–2000)

Tropas japonesas desembarcando cerca de Tsingtao.

Japón participó en la Primera Guerra Mundial desde 1914 a 1918 aliada con la Triple Entente y jugó un papel importante en el momento de asegurar las vías marítimas en los Océanos Pacífico Oeste y en el Índico contra la Marina Imperial alemana. Políticamente, Japón aprovechó la oportunidad para ampliar su esfera de influencia en la China y obtener el reconocimiento como una gran potencia en la geopolítica de la posguerra.

Los militares japoneses, aprovechando las grandes distancias y la preocupación de Alemania por la guerra a Europa, confiscaron las posesiones alemanas en el Pacífico y el este de Asia, pero no hubo movilización a gran escala de la economía.[1]​ El canciller Katō Takaaki y el primer ministro Ōkuma Shigenobu querían aprovechar la oportunidad para expandir la influencia japonesa en la China. Alistaron a Sun Yat-sen (1866-1925), después de su exilio en Japón, pero tuvieron poco éxito.[2]​ La Armada Imperial Japonesa, una institución burocrática prácticamente autónoma, tomó la decisión propia de comenzar la expansión al Pacífico. Capturó los territorios micronésicos alemanes en el norte del ecuador y gobernó estas islas hasta 1921. La operación dio a la Marina una razón para ampliar presupuesto, para duplicar el presupuesto del ejército imperial japonés y expandir la flota. Así, la Marina ganó una importante influencia política sobre asuntos nacionales e internacionales.[3]

Acontecimientos de 1914[editar]

Hidroavión japonés sobre el barco Wakamiya(1913)

En la primera semana de la Primera Guerra Mundial, Japón propuso el Reino Unido, su aliado en virtud de la alianza anglojaponesa desde 1902, que Japón entraría en la guerra si podía tomar los territorios alemanes del Pacífico.[4]​ El 7 de agosto de 1914, el gobierno británico pidió ayuda oficialmente a Japón para destruir a los invasores de la Marina Imperial Alemana en las aguas chinas. Japón envió a Alemania un ultimátum el 23 de agosto de 1914, que quedó sin respuesta; Japón declaró formalmente la guerra al Imperio alemán el 23 de agosto de 1914.[5]​ Como Viena se negó a retirar el crucero austrohúngaro Kaiserin Elisabeth de Qingdao, Japón también declaró la guerra a Austria-Hungría el 25 de agosto de 1914.[6]

Las fuerzas japonesas ocuparon rápidamente el imperio colonial alemán en el Lejano Oriente. El 2 de septiembre de 1914, las fuerzas japonesas aterrizaron en la provincia china de Shandong y sitiaron el asentamiento alemán en Qingdao. Durante octubre, actuando virtualmente independiente del gobierno civil, la Marina Imperial Japonesa se apoderó de varias de las colonias isleñas de Alemania en el Pacífico, las Islas Marianas, Islas Carolinas y las Islas Marshall, con prácticamente ningún resistencia. La marina japonesa dirigió los primeros aviones aeronáuticos del mundo contra objetivos de tierra alemanes en la provincia de Shandong y barcos en la bahía de Qiaozhou desde el hidroavión japonés Wakamiya, el transportista marítimo de Wakamiya. El 6 de septiembre de 1914 un hidroavión despegado desde el Wakamiya atacó con bombas, sin éxito, el crucero austriaco Kaiserin Elisabeth y el cañonero alemán Jaguar.[7]

El sitio de Tsingtao concluyó con la rendición de las Fuerzas coloniales alemanas el 7 de noviembre de 1914.

Acontecimientos de 1915-16[editar]

En febrero de 1915, los marines de los barcos de la marina imperial japonesa con base en Singapur ayudaron a eliminar un motín por parte de las tropas indias contra el gobierno británico. Con los aliados europeos de Japón fuertemente involucrados en la guerra de Europa, Japón intentó consolidar su posición en China presentando las Veintiuna exigencias al presidente chino Yuan Shikai en enero de 1915. Si se hubieran conseguido, las exigencias habrían reducido esencialmente China a un protectorado japonés, a costa de numerosos privilegios que ya disfrutaban las potencias europeas en sus respectivos ámbitos de influencia en China. Ante las lentas negociaciones con el gobierno chino, los sentimientos antijaponeses y la condena internacional (especialmente de los Estados Unidos) crecían y aumentaban, Japón retiró el grupo final de exigencias, y el tratado fue firmado por China el 25 de mayo de 1915.

A lo largo de 1915-1916, los esfuerzos alemanes por negociar una paz separada con Japón fracasaron. El 3 de julio de 1916, Japón y Rusia firmaron un tratado por el que cada uno se comprometió a no hacer una paz separada con Alemania y aceptaron la consulta y la acción común si el o los intereses de cada uno en China se vieran amenazados por un tercero externo. A pesar de que Rusia tenía una reclamación en el territorio chino por el Tratado de Kiajta y otros tratados, Japón desanimó a Rusia de anexionarse Heilongjiang y comenzó a empujar lentamente a otros poderes, como los alemanes a las Veintiuna exigencias (1915). La línea delimitadora entre las esferas de influencia rusa (norte) y japonesa (sur) en China era el Ferrocarril Transmanchuriano.[8]

Acontecimientos de 1917[editar]

Captura japonesa de Blagoveshchensk

El 18 de diciembre de 1916 el Almirantazgo británico volvió a pedir asistencia naval en Japón. Dos de los cuatro cruceros del Primer Escuadrón Especial de Singapur fueron enviados a Ciudad del Cabo, Sudáfrica, y cuatro destructores fueron enviados al Mediterráneo con base en Malta. El último almirante Sato Kozo en el crucero Akashi y once destructores llegaron a Malta el 13 de abril de 1917 a través de Colombo y Puerto Said. Eventualmente, este Segundo Escuadrón Especial alcanzó durante la guerra 3 cruceros (Akashi, Izumo, Nisshin), 14 destructores (8 de la clase Kaba, 4 de la clase Momo, 2 antiguos buques británicos de la clase Acorn), 2 veleros, 1 buque nodriza (Kanto).

El Segundo Escuadrón Especial realizó tareas de escolta para transportes de tropas y operaciones antisubmarina. Ningún barco se perdió, pero el 11 de junio de 1917 un destructor de clase Kaba ("Sakaki") fue golpeado por un torpedo de un submarino austrohúngaro (U27) desde Creta; 59 marineros japoneses murieron. La escuadra japonesa hizo un total de 348 salidas de escolta de Malta, escucha 788 barcos que contienen unos 700.000 soldados, contribuyendo así al esfuerzo de guerra. Se rescataron 7.075 personas más de barcos dañados y hundidos. A cambio de esta ayuda, Gran Bretaña reconoció las ganancias territoriales de Japón en Shantung y en las islas del Pacífico al norte del ecuador.

Con la entrada estadounidense en la Primera Guerra Mundial el 6 de abril de 1917, los Estados Unidos y Japón se encontraron del mismo lado, a pesar de sus relaciones cada vez más agrias sobre China y la competencia para influir en el Pacífico. Esto condujo al acuerdo Lansing-Ishii de 2 de noviembre de 1917 para ayudar a reducir las tensiones.

Aconteciminetos de 1918[editar]

En 1918, Japón continuó extendiendo su influencia y privilegios en China a través de los préstamos Nishihara. Después de la revolución bolchevique en Rusia, Japón y Estados Unidos enviaron fuerzas en Siberia en 1918 para reforzar los ejércitos del líder del movimiento blanco Almirante Alexander Kolchak contra el bolchevique Ejército Rojo. En esta intervención siberiana, el ejército imperial japonés inicialmente planeó enviar más de 70.000 hombres para ocupar Siberia tanto al oeste como Lago Baikal. El plan se redujo considerablemente debido a la oposición de Estados Unidos.[9]

Hacia el final de la guerra, Japón llenó cada vez más los pedidos para el material de guerra necesario ningún sus aliados europeos. El boom de la guerra ayudó a diversificar la industria del país, aumentar sus exportaciones y transformar el Japón de un deudor a un país acreedor por primera vez. Las exportaciones se cuadruplicaron desde 1913 hasta 1918. La afluencia de capital masiva en Japón y el posterior auge industrial provocaron una rápida inflación. En agosto de 1918, los disturbios de arroz causados por esta inflación estallaron en ciudades de todo el Japón.

Acontecimientos de 1919[editar]

En 1919 vio el representante japonés Saionji Kinmochi sentado al lado de los "Cuatro grandes" (Lloyd George, Orlando, Wilson, Clemenceau) en la Conferencia de Paz de Versalles. Tokio obtuvo una sede permanente en el Consejo de la Sociedad de las Naciones y la Conferencia de Paz de París de 1919 confirmó la transferencia en Japón de los derechos de Alemania en Shandong. Del mismo modo, las islas más al norte del Pacífico de Alemania entraron bajo un mandato japonés de la Liga de Naciones, llamado Mandato del Pacífico Sur. A pesar de la proeza de Japón a escala global, y su importante contribución al esfuerzo de la guerra aliada en respuesta a los motivos británicos de asistencia en el Mediterráneo y el Este de Asia, las potencias occidentales presentes en el Tratado de Versalles rechazar la oferta de Japón por una Propuestas de Igualdad Racial en 1919 en el posterior Tratado de Versalles. Sin embargo, Japón no dudó de haber surgido como gran poder en la política internacional al final de la guerra. La prosperidad económica de la Primera Guerra Mundial en Japón no duró mucho y Japón volvió a ser un país deudor.

La facilidad de la victoria japonesa, el impacto negativo de la recesión del período Shōwa, y la inestabilidad política interna ayudaron al auge del militarismo japonés en las décadas de 1920 y 1930.

Referencias[editar]

  1. Frederick R. Dickinson, War and National Reinvention: Japan in the Great War, 1913–1919 (1999)
  2. Albert A. Altman and Harold Z. Schiffrin, "Sun Yat-Sen and the Japanese, 1914–16", Modern Asian Studies, (July 1972) 6#4 pp 385–400
  3. J. C. Schencking, "Bureaucratic Politics, Military Budgets and Japan's Southern Advance: The Imperial Navy’s Seizure of German Micronesia in the First World War", War in History, (July 1998) 5#3 pp 308–326
  4. O'Neill, Robert. «Churchill, Japan, and British Security in the Pacific 1904–1942». A: Churchill. Oxford: Clarendon Press, 1993, p. 276. ISBN 0-19-820626-7.
  5. «宣戦の詔書 [Sensen no shōsho, Imperial Rescript on Declaration of War (Aug. 23, 1914), Kanpō, Extra ed., Aug. 23, 1914.]»
  6. Mizokami, Kyle, "[http://www.japantimes.co.jp/news/2014/07/26/national/history/japans-baptism-of-fire/#.VDUpgY0cR9A "El bautismo de fuego de Japón en la Primera Guerra Mundial puso al país en un carrera de colisión con Occidente", The Japan Times, 27 July 2014
  7. Donko, Wilhelm M. Österreichs Kriegsmarine in Fernost: Alle Fahrten von Schiffen der k.(u.)k. Kriegsmarine nach Ostasien, Australien und Ozeanien von 1820 bis 1914. Berlin: epubli, 2013, p. 4, 156–162, 427.
  8. Price, Ernest Batson. "The Russo-Japanese Treaties of 1907–1916 concerning Manchuria and Mongolia". Review by: A. E. Hindmarsh. Harvard Law Review Vol. 47, No. 3 (Jan., 1934) , pp. 547–550
  9. Paul E. Dunscomb. 'Japan's Siberian Intervention, 1918–1922: 'A Great Disobedience Against the People'. Lexington Books, 2012, p. 5, 83.

Bibliografía[editar]

  • Best, Antony, and Oliviero Frattolillo, eds. Japan and the Great War (Springer, 2015) online.
  • Dickinson, Frederick R. War and National Reinvention: Japan in the Great War, 1914-1919 (Harvard U. Asia Center, 1999). 363pp
  • Duus, Peter, ed. The Cambridge history of Japan: The twentieth century (Cambridge University Press, 1989).
  • Saxon, Timothy D. "Anglo-Japanese Naval Cooperation, 1914–1918." Naval War College Review, 53, 1 (2000): 62–92.
  • Strachan, Hew. The First World War: Volume I: To Arms (Oxford University Press, 2003) 455-94.