Irupana

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Irupana
Municipio

Vista de Irupana.jpg
Vista de Irupana

Irupana ubicada en Bolivia
Irupana
Irupana
Localización de Irupana en Bolivia
Coordenadas 16°27′58″S 67°27′17″O / -16.46611111, -67.45472222Coordenadas: 16°27′58″S 67°27′17″O / -16.46611111, -67.45472222
Entidad Municipio
 • País Bolivia
 • Depto. La Paz
 • Provincia Sud Yungas
Alcalde Clemente Mamani Condorena
Eventos históricos  
 • Fundación 1 de julio de 1899
Altitud  
 • Media 1.740 m s. n. m.
Población (2012)  
 • Total 17,276 hab.
Gentilicio Irupaneño(a)
Sitio web oficial
[editar datos en Wikidata]
Plaza Principal de Irupana

Irupana es una población del Departamento de La Paz, Bolivia ubicada al este de la ciudad de La Paz . Es la Segunda Sección de la provincia Sud Yungas y para el censo de 2001 poseía una población de 2.724 habitantes.

Medios de transporte[editar]

Las empresas dedicadas al servicio de transporte La Paz - Irupana son:

  • Arenas
  • 24 de agosto

El costo del pasaje varía entre 25 y 30 Bs. Las salidas son diarias desde Villa Fátima y en todo horario. En el camino se asciende hasta los 4200 msnm para ir descendiendo hasta los 1000 msnm. en Puente Villa y nuevamente subir hasta los 1740 metros de altura en Chulumani.

Historia[editar]

La historia de Irupana hay que buscarla más allá del 25 de julio de 1746. Esa es apenas la fecha de fundación del centro poblado, cuando los españoles decidieron asentarse en el lugar para explotar la riqueza minera de la zona. El recorrido comienza mucho antes, incluso antecede a la construcción de la fortaleza de Pasto Grande. Por tanto, sería pretencioso pensar siquiera que en esta página se pretende reunir todo su recorrido. Este es apenas un primer picoteo:

Es posible que Irupana y Yungas hayan sido habitados por tribus selváticas mucho antes de la llegada de las culturas asentadas en el Altiplano. Sin embargo, no hay pruebas arqueológicas que permitan hacer esta afirmación.

Lo seguro es que lo que hoy es el territorio del municipio de Irupana fue ocupado por la Cultura Tiwanaku entre los años 483 y 724 después de Cristo. Los investigadores del Instituto Nacional de Arqueología han encontrado cerámica tiwanakota de la época en las comunidades de Chiltuhuaya, Sacapani, Agua Clara y Pasto Grande

Es casi un hecho que los señoríos aymara –que se asentaron en el Altiplano en plena crisis de los Tiwanaku- bajaron también hasta estas tierras, en busca de productos agrícolas que aquí podían cultivar en abundancia: maíz, coca y frutas tropicales.

Pero fueron los Inca quienes habitaron en serio esta zona. La construcción de la fortaleza agrícola de Pasto Grande es la mejor prueba del asentamiento incaico, el que fue consolidado por el Inca Huayna Capac, entre los años 1493 y 1523. Son ellos quienes introdujeron la técnica del cultivo en tacanas o plataformas superficiales. La construcción de Pasto Grande y las áreas circundantes generó una gran demanda de mano de obra, que sólo pudo ser atendida con la intervención planificada del Estado Inca.

Sin duda, tras la caída del Imperio Incaico, el territorio de Irupana fue habitado por indígenas y españoles mucho antes del 25 de julio de 1746. Si nos fijamos la fecha en la que Alonso de Mendoza funda la ciudad de La Paz –el 20 de octubre de 1548- llegaremos a la conclusión de que es imposible que esta zona –ya harto conocida por los indígenas- haya permanecido deshabitada hasta dos siglos después de la llegada de los ibéricos. La cercanía del lugar con la naciente ciudad de La Paz refuerza esta hipótesis.

Lo que ocurre el 25 de julio de 1746 es que los españoles Marqueses de Tagle, Gayoso y Mena fundan oficialmente lo que hoy es el centro poblado de Irupana, atraídos por la riqueza minera, particularmente de plata, que existía en la zona. Las concesiones mineras que se recuerda son las de Huequeri, Nuestra Señora de Monserrat, Nuestra Señora del Pilar y Santiago.

Para reclamar una concesión de parte del Rey necesitaban fijar el asentamiento y eso es lo que hacen al bautizar al lugar con el nombre de Santiago de Irupana, en homenaje a Santiago de Compostela, patrono de España.

Los datos historiográficos muestran que ya, para entonces, la zona era habitada por los aymaras. Junto a los españoles llegaron también los afros, traídos a la región en calidad de esclavos.

Años después de la fundación oficial, se dio un gran flujo migratorio quechua, particularmente de lo que es hoy la provincia Ayopaya, del departamento de Cochabamba. Estos migrantes se asentaron en los principales centros poblados de la provincia Inquisivi, pero también llegaron en gran número hasta Irupana.

Durante gran parte de la época colonial, Yungas se convierte en el pilar fundamental de la región de La Paz. Su producción de coca genera un movimiento económico tal que La Paz es una de las regiones que más aporta a las recaudaciones de la Corona. Irupana tuvo su cuota aparte para ello.

El 1781, las tropas indias leales a Tupac Katari toman todas las haciendas yungueñas, incluso las de Irupana. Alrededor de 5.000 peninsulares y criollos que vivían en los Yungas salen de la región en un verdadero éxodo con rumbo a lo que hoy es el departamento de Cochabamba.

El 16 de julio de 1809 se desata el proceso revolucionario que hoy se conoce como el de la Guerra de la Independencia y tiene a Irupana como a uno de sus principales escenarios. Primero el Obispo Lasanta que se parapeta en el lugar y hace frente a las tropas dirigidas por el patriota coroiqueño Victorio García Lanza y el gallego Gabriel Antonio Castro. Años después es parte de la famosa Republiqueta de Ayopaya, bastión fundamental de la lucha independentista que tuvo lugar entre 1811 y 1825.

Es por ello que Irupana es reconocida como cantón apenas un año y medio después de la creación de la República. La primera Asamblea Nacional y el gobierno de José Antonio de Sucre crearon el Cantón Villa de Lanza (Irupana) el 5 de enero de 1827 como reconocimiento al papel protagónico que tuvo el lugar en la Guerra de la Independencia.

El 25 de julio debería servir, entonces, para homenajear a todos quienes hacen Irupana: aymaras, quechuas, afros, blancos y mestizos. Son todos ellos quienes, de una y otra manera, han edificado lo que hoy es este municipio. Irupana es como la wiphala: tiene todos los colores, todos los climas y todos los productos. Los que se descuelgan desde las espaldas del Illimani y arriban hasta las nacientes del Río Bopi.

Véase también[editar]

Enlaces externos[editar]