Afroboliviano

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Afroboliviano
Ubicación BoliviaFlag of Bolivia.svg Bolivia

Afroboliviana y afroboliviana, es un término utilizado para designar a personas de nacionalidad boliviana con raíces africanas. Uno de los grupos con mayor antigüedad registrada en el actual territorio ocupado por Bolivia lo constituyen aquellos que llegaron traídos en condición de esclavitud desde diferentes regiones de África por traficantes para su comercialización a los conquistadores españoles,[1]​ a partir del s. XVI, en un fenómeno denominado por la antropóloga Marimba Ani como Maafa, su situación en ese momento suponía la realización de trabajos de diversa índole de manera forzada; hoy constituyen parte de la diáspora africana.

Actualmente la comunidad afroboliviana es una comunidad en crecimiento y con un fuerte sentido de pertenencia y fuerza política, existiendo comunidades alrededor de toda Bolivia.

Historia[editar]

El el siglo XIII existían en África un conjunto de comunidades bajo diferentes modelos de organización, a partir de 1441 se inició el proceso de secuestro, esclavización y migración forzada transatlántica de sus habitantes para su comercialización, el proceso se recrudeció tras la llegada de los colonizadores a América y alcanzó sus peores proporciones en el s XVIII,[2]​ el proceso de secuestro y traslado de personas significaba importantes batallas y un saldo de numerosos muertos y heridos en las costas o el interior de África.[2]

Los procesos de aculturación a los que las comunidades africanas fueron sometidas en diferentes periodos de la historia supuso la pérdida al menos parcial de su historia.

Orígenes[editar]

Países del Oeste de África, una de las regiones de origen mayoritario de la comunidad afroboliviana.

Durante el proceso de Tráfico esclavista transatlántico se transportaron contra su voluntad alrededor de 12,5 millones de personas desde África hacia América,[3]​ entre los siglos XVI y XIX; en África se identificaron los puntos geográficos desde donde eran secuestrados y de donde provinieron de manera predominante,[4]​ de la misma manera se han identificado los puertos de entrada a Sudamérica con rumbo al Alto Perú, hoy Bolivia siendo los principales el Río de La Plata desde donde llegaban principalmente las personas provenientes de África Central y Oeste y el Puerto del Callao desde donde ingresaban mayoritariamente personas provenientes de Angola durante el s XVI.[5][6]

Durante el proceso de llegada de las comunidades africanas a América se identifican diferentes picos u olas con diferentes características, así la prmiera correspondiente al s XVI trajo habitantes desde la región oeste y central, una segunda ola trajo secuestradas a comunidades del área de Senegambia.[7]​ Este proceso presentó particularidades para cada región de África y las regiones receptoras en Sudamérica y posteriores comunidades establecidas a través del tiempo.

De acuerdo a los nombres pervivientes entre la comundiad afroboliviana, tales como Angola o Maconde, durante mucho tiempo se ha considerado que una gran parte de la comunidad afroboliviana contemporánea es descendiente de comunidades que se hallaban asentadas entre los siglos XVI y XIX en los territorios que hoy corresponden a Ghana, Angola, Congo y Sudán al oeste de África.[5]

Un estudio realizado en 2015 entre 105 pobladores afrobolivianos de Tocaña identificó sus ancestros como habitantes del Este y Sudeste de África, proceso que podría ser explicado relacionando su migración forzada con el tráfico de personas en esa región realizado por los árabes.[7]

Otro estudio genómico realizado en 2016 con muestras de dos habitantes contemporáneos de Los Yungas reveló que su ancestros provenían del Oeste y Centro de África[3]​de asentamientos a lo largo de la costa de Senegal, Ghana y Nigeria y rastreado el trazo de combinación de genoma atribuible a diferentes ancestros se pudo determinar que el periodo de combinación de diferentes trazos de genoma correspondía a cuatro siglos atrás, dato coincidente con el periodo de mayor ingreso de comunidades africanas a Bolivia.[3]

Un nuevo estudio de 2017 basado en 97 muestras arrojó datos sobre particularidades propias de las comunidades de Nor y Sud Yungas, de la misma manera identificó similaridad genética de las comunidades afrobolivianas con otras comunidades como las existentes en Mozambique, Angola y Uganda, entre otras, sobre los resultados afirman:

Analizando comparativamente los resultados obtenidos para la población estudiada con otras poblaciones se observa que Noryungas presenta una baja o nula divergencia genética con Angola, Benín y la población boliviana del Departamento El Beni.[5]

De acuerdo a los diferentes estudios se identifica que las comunidades afrobolivianas tienen orígenes en regiones diferenciadas como producto de las divertas etapas del proceso de Tráfico esclavista transatlántico así como las dinámicas de movilidad al interior de las colonias americanas.[5]

Trabajo en las colonias[editar]

Existen registro del tráfico de personas africanas hacia Bolivia tanto para su incorporación forzosa entre los trabajadores de la mina como por el negocio que significaba en sí mismo el tráfico de personas, existen registros coloniales que refieren su presencia en otras labores como el cuidado de niños y otras de carácter doméstico en las ciudades de La Paz, Potosí y Sucre.[6]

Primera imagen del Cerro Rico llegada a Europa.

En 1544 los conquistadores españoles tuvieron noticias de la explotación de las minas de plata en el Cerro Rico de la actual ciudad de Potosí situado en la Real Audiencia de Charcas, ahora Bolivia. Los conquistadores españoles empezaron a obligar a realizar labores de minería a grupos de aymaras y quechuas, sin embargo, la salud de los nativos amerindios empleados para realizar los trabajos en las minas se debilitaba rápidamente y en muy pocos meses morían o quedaban inhabilitados para el trabajo, haciendo que los españoles decidiesen buscar nueva mano de obra en otros grupos humanos considerados más adecuados. A principios del siglo XVII , los dueños de las minas comenzaron a traer esclavos en grandes cantidades, la mayoría provenientes de las Antillas o países africanos como el Congo y Angola, los cuales pásaron aformar parte de la ciudad durante su periodo de mayor auge económico.[8]

La vida en las minas para los afrobolivianos en condición de esclavitud no era fácil dado que en la región andina predominan las temperaturas frías, siendo un problema añadido para personas que estaban acostumbrada a vivir por sobre los 30 °C, motivo que conllevó a que muchos de ellos murieran directamente por el excesivo frío o enfermedades crónicas relacionadas con el frío o la altura, otro factor importante que dificultó su trabajo en las minas fue la altura en la que trabajaban, siendo que la ciudad de Potosí está a 4070 metros sobre el nivel del mar, haciéndola una de las ciudades más altas del mundo. Una parte de los trabajadores afrobolivianos, así como aymaras y quechuas morían a los seis meses[9]​ debido a los gases tóxicos dentro de las minas que inhalaban al trabajar y al mercurio que empleaban en el procesado del mineral. El trabajo en la mina suponía trabajar en ambientes oscuros por cuatro meses, por lo que cuando salían de las minas se veían obligados a vendarse los ojos para proteger sus ojos de la luz del sol.

Los registros coloniales refieren datos sobre su presencia desde 1549,[5]​ en diferentes ciudades y sobre su participación en diferentes espacios de la vida cotidiana durante la colonia, se menciona por ejemplo:

"Pasada esta dulce ceremonia ' de la presentación indígena', se oyó ruido de cajas por la calle del contraste y mirando todos aquella parte vieron entrar 12 negros atabaleros en mulas buenas, todos vestidos de raso verde y encarnado; las cubiertas de las mulas o gualdrapas eran de tela nácar los atabales cubiertos con brocados azules con muchas cadenas de perlas en los bordes" Orsúa y Vela, 1736[6]

Un Censo realizado en Potosí durante el siglo XVII refiere que en la ciudad se reguistraron 600 personas de origen afro entre negros, mulatos y zambos de acuerdo a las denominacione simpuestas por el Sistema de castas colonial.[5]​ Esta población correspondía al 3, 9% de la población total de la ciudad en esa época.[5]

Se tiene estimado que ocho millones de personas que realizaron estas labores forzadas murieron por trabajar en las minas desde 1545 en que los españoles tomaron el control de las minas, hasta 1825 que terminó el periodo colonial y se declaró la independencia de Bolivia.

Los Yungas[editar]

Los Yungas en la franja subandina boliviana

Con la reducción de la cantidad de mineral extraído de las minas del Cerro Rico y la emancipación de la comunidad afro en el siglo XIX, esta población se desplazó a lugares más cálidos, es así que grupos étnicos de origen africano llegaron a Los Yungas,[10]​ en el departamento de La Paz a través de 3 caminos incaicos, El Choro, Taquesi y Yunga Cruz y se asentaron en las poblaciones de Chicaloma y Mururata, entre otras. Sin embargo, siguieron trabajando en condición de esclavitud para los propietarios de las haciendas realizando trabajos como el cultivo de la hoja de coca o los cítricos, entre otros.[11]

El trato dentro las haciendas fue mejorando a su favor. A pesar que no recibían un sueldo, los hacendados llegaron a un momento de flexibilidad donde los afrobolivianos trabajaban tres días para el patrón, un día para dedicado a los requerimientos de la hacienda, y el resto de la semana podían trabajar en una parcela pequeña que el hacendado entregaba al empleado a cambio del trabajo en la plantación. Otra trato importante tiene que ver con la edad de inicio de trabajo obligatorio en los niños a los 12 años.

En 1945, el presidente Gualberto Villarroel promulgó el Decreto Supremo  319, que declara abolidos los servicios de Pongueaje y Mitanaje. En 1952, fue abolido el trabajo gratuito y la servidumbre. El 2 de agosto de 1953, mediante el Decreto Ley 3464 se abolió el «pongueaje» y «mitanaje», lo que permitió a los afrobolivianos librarse de la esclavitud . También se les otorgó tierras donde viven y trabajan actualmente.[12]

Organización y reivindicaciones[editar]

Tras la Primera Conferencia Mundial contra el Racismo la comunidad afroboliviana, entre ellos los activistas Jorge Medina y Marfa Inofuentes fundaron CADIC, Centro Afroboliviano para el Desarrollo Integral y Comunitario, a través de esta entidad desarrollaron diferentes actividades culturales y políticas teniendo entre sus logros la inclusión de afroboliviano entre las categorías identitarias censales de Bolivia, esto tras el proceso de la Asamblea Constituyente. Uno de los objetivos de esta inclusión era visibilizar la existencia de la comunidad a través de datos y a partir de ellos generar políticas y normativas específicas ligadas al sector.

Afrobolivianos en la actualidad[editar]

Jóvenes del Movimiento Cultural Saya Afro Boliviana y el grupo The Lions de Senegal durante un encuentro en el marco del Decenio Internacional de los Afrodescendientes
Ángélica Larrea, conocida como la reina de lo afrobolivianos en la región de Los Yungas.

Hasta 2015 se consideraba que la mayor cantidad de afrobolivianos se concentran en la región de Los Yungas [13]​donde conservan terrenos con cultivos permanentes, principalmente de coca, la que constituye la base económica del hogar y que es la fuente fundamental de la economía de la comunidad, aunque también cultivan en cantidades significativas café, cítricos, plátano, yuca, papaya y cereales para autoconsumo. Se tiene estimado que en la actualidad viven 25.000 afrobolivianos en Los Yungas, y existen otros grupos de la población afroboliviana que habita en ciudades de La Paz y Santa Cruz de la Sierra.

La comunidad afroboliviana tiene una fuerte raíz cultural, basada en sus ancestros migrados de África. Sus mayores expresiones culturales están basadas en el baile y la danza. La cultura afroboliviana ha sentado sus tradiciones dentro de la cultura de Bolivia, siendo su mayor influencia la saya afroboliviana, baile popular conocido a lo largo del país, en cuyos cantos plasman las inquietudes sociales, historia, alegrías, penas, críticas con coplas rimadas al ritmo de tambores.

Los idiomas[14]​ y las variaciones dialectales[15][16][17]​ , la música, la actitud y forma de ser del afroboliviano, tienen particularidades que los diferencian del resto de los grupos afrodescendientes. Los afrobolivianos además de tener influencia cristiana, conservan todavía elementos de rituales de la macumba y del Vuh-duh, sobre todo en las poblaciones de Chicaloma y Mururata, perviven algunas tradiciones.

La población que se autoidentificó como afroboliviana en el censo de 2012 fue de 16 329 personas. No se consideró en el censo de 2001 la posibilidad de autoidentificación como afroboliviano.[18]

Afrobolivianos notables[editar]

Augusto Andaveris nacido en la comunidad afroboliviana de Chicaloma en Los Yungas

Deporte[editar]

2015

Personalidades[editar]

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. «Afrobolivianos, ¿quiénes son?». Notiamérica. 12 de noviembre de 2016. Consultado el 1 de julio de 2018. 
  2. a b «Pasado y Presente en la Esclavitud Africana». 
  3. a b c Pardo-Seco et al, Jacobo (2016). «Mapping the genomic mosaic of two ‘Afro-Bolivians’ from the isolated Yungas valleys». BMC Genomics. Consultado el 30 de septiembre de 2019. 
  4. «Viajes Esclavistas». 
  5. a b c d e f g «UN APORTE ANTROPOGENÉTICO A LA RECONTRUCCIÓN CULTURAL DE LAS COMUNIDADES AFROBOLIVIANA». 
  6. a b c Sánchez, Walter (2008). «Identidades sonoras de los Afrodescendientes de Bolivia». Revista argentina de musicología 2008. Consultado el 30 de septiembre de 2018. 
  7. a b Cárdenas et al., Jorge Mario. «The Genomic Legacy of the Transatlantic Slave Trade in the Yungas Valley of Bolivia». 2015. Consultado el 30 de septiembre de 2019. 
  8. «Story of cities #6: how silver turned Potosí into 'the first city of capitalism'». The Guardian. 21 de marzo de 2017. Consultado el 30 de septiembre de 2019. 
  9. «Mururata, Bolivia (ca. 1851- )». 
  10. «The Real Histories directory». 
  11. Ministerio de Educación de Bolivia (2011). «Los afrobolivianos y su espacio en la pluriculturalidad multiétnica de nuestro país, Bolivia». Archivado desde el original el 17 de junio de 2012. Consultado el 15 de diciembre de 2011. 
  12. Afroboliviano (2011). https://web.archive.org/web/20080911165432/http://www.amazonia.bo/historia_p.php?id_contenido=1. Archivado desde el original el 11 de septiembre de 2008. Consultado el 15 de diciembre de 2011.  Falta el |título= (ayuda)
  13. «Jorge Medina: Militante contra el ‘apartakuy’». La Razón. 20 de diciembre de 2015. Consultado el 30 de spetiembre de 2019. 
  14. Lipsky, John M. «El lenguaje afroboliviano: apuntes lingüísticos». El lenguaje afroboliviano: apuntes lingüísticos. Consultado el 1 de julio de 2018. 
  15. «Más de 500 palabras serán la base de la lengua afroboliviana». La Razón. 8 de septiembre de 2013. Consultado el 1 de julio de 2018. 
  16. «Afrobolivianos recuperarán su lengua y cultura». 25 de julio de 2017. Consultado el 1 de julio de 2018. 
  17. «El “nuevo” palenquero y el español afroboliviano: ¿es reversible la descriollización?». 
  18. DATOS COMPARATIVOS DE LA POBLACION INDÍGENA CENSOS DE POBLACIÓN, 2001 Y 2012

Enlaces externos[editar]