Intestino

De Wikipedia, la enciclopedia libre
(Redirigido desde «Intestinos»)
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Stomach colon rectum diagram-es.svg

El intestino (del latín: intestinus) es la porción del tubo digestivo que se encuentra entre el estómago y el ano. Su función principal es absorber los nutrientes y el agua que se ingieren durante el proceso de alimentación.

Divisiones[editar]

Intestino delgado
Intestino grueso

Se divide en dos partes: intestino delgado e intestino grueso. [1]

  • El intestino delgado es un tubo estrecho que parte del estómago y llega hasta el intestino grueso, se divide en tres porciones que se llaman duodeno, yeyuno e íleon. El duodeno tiene unos 25 cm de largo y termina en el yeyuno que mide 2.5 metros y continua para formar el íleon que mide 3.5 metros. Dado que yeyuno e íleon tienen una estructura muy parecida y se encuentran uno a continuación del otro, en ocasiones se designan de forma conjunta como yeyuno-íleon. El íleon finaliza en la válvula íleo-cecal que lo comunica con el colon.
  • El intestino grueso es un tubo algo más ancho que el intestino delgado. Mide alrededor de 1.5 metros de largo y transcurre desde la válvula íleo-cecal que lo conecta con el intestino delgado hasta el ano. Se divide en varias porciones: ciego, apéndice vermiforme, colon ascendente, colon transverso, colon descendente, colon sigmoideo, recto y ano.

Funciones[editar]

Esquema de las células del epitelio intestinal y de las rutas de permeabilidad selectiva (flechas rojas), que facilitan o dificultan el paso de sustancias entre la luz intestinal y la sangre.
Esquema del epitelio del intestino delgado.

La mayor parte de la absorción de los alimentos se produce a través de la pared del intestino delgado. Para aumentar la superficie de absorción y facilitar el proceso, la mucosa tiene pequeñas proyecciones que reciben el nombre de vellosidades intestinales, cada una de las cuales contiene a su vez pequeños pliegues que se llaman microvellosidades. Cada vellosidad dispone de vasos sanguíneos y linfáticos mediante los cuales las sustancias absorbidas pasan a la sangre y la linfa y se distribuyen a otras partes del organismo. [2]

El intestino grueso tiene entre otras funciones la reabsorción del agua, lo que produce la compactación de los residuos para formar las heces que son expulsadas a través del ano durante el proceso de defecación. En el interior del intestino grueso existen gran cantidad de bacterias beneficiosas que se conocen en conjunto como flora intestinal, las cuales sintetizan la vitamina K y algunas vitaminas del complejo B.[2]

Motilidad del intestino delgado[editar]

Cuando los alimentos salen del estómago se han transformado en una especie de papilla que se denomina quimo. El quimo transcurre a través del intestino delgado durante un periodo de tiempo aproximado de entre 4 y 6 horas. En ese plazo se mezcla con las secreciones del páncreas que produce diversas enzimas que hacen posible el proceso de la digestión. El avance del quimo tiene lugar gracias a los movimientos activos del intestino provocados por la contracción coordinada del músculo liso que se encuentra en su pared. Estos movimientos son de varios tipos: [3]

  • Segmentación. Son contracciones y relajaciones sucesivas de unos 5 segundos de duración que afectan a un sector de la pared intestinal. Tienen una función de mezcla.
  • Peristaltismo. Son ondas de contracción que avanzan a lo largo del intestino y propulsan su contenido desde el extremo proximal al distal.

Motilidad del intestino grueso[editar]

El tiempo que tardan los restos alimentarios en atravesar el intestino grueso es variable, oscilando alrededor de las 15 horas. Se producen varios tipos de movimientos de la pared, principalmente los siguientes:[3]

  • Movimientos en masa. Son movimientos peristálticos que propulsan el contenido a través de las distintas porciones del colon en dirección al ano.
  • Segmentación. Tienen lugar varias veces por minuto y permiten prolongar el contacto entre el contenido y la mucosa.
  • Vaciamiento. La distensión del recto provoca un movimiento reflejo que expulsa las heces a través del ano.

Referencias[editar]

  1. Sistema digestivo: Anatomía. Enfermera virtual. Consultado el 3 de mayo de 2018
  2. a b El cuerpo humano. Salud y enfermedad. Autor: Barbara Janson Cohen. Consultado el 3 de mayo de 2018
  3. a b Motilidad del tracto gastrointestinal. Universidad de Cantabria. Consultado el 3 de mayo de 2018.

Véase también[editar]