Iglesia de San Tirso (Oviedo)

De Wikipedia, la enciclopedia libre
(Redirigido desde «Iglesia de San Tirso»)
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
San Tirso el Real
Bien de Interés Cultural
San Tirso de Oviedo 1.jpg
Tipo Iglesia
Ubicación Bandera de España Oviedo, España
Coordenadas 43°21′44″N 5°50′38″O / 43.36217778, -5.84376667Coordenadas: 43°21′44″N 5°50′38″O / 43.36217778, -5.84376667
Uso
Culto Iglesia católica
Diócesis Oviedo
Arquitectura
Fundador Alfonso II de Asturias
Arquitecto Tioda
Estilo arquitectónico Prerrománico Asturiano
Renacentista
Identificador como monumento RI-51-0000788

La Iglesia de San Tirso el Real es una iglesia y parroquia de la ciudad de Oviedo, Principado de Asturias, España, situada en la Plaza de Alfonso II el Casto, o de la Catedral, y a escasos metros de la catedral.

La iglesia es fundación del rey Alfonso II el Casto de Asturias en el siglo IX. Sin embargo ha sufrido diversas reconstrucciones y restauraciones, la última del siglo XX, por lo que de la iglesia primitiva únicamente queda el muro testero de la cabecera.

Está catalogada como Bien de Interés Cultural, con la categoría de Monumento, desde el año 1931, figura entonces denominada Monumento Histórico Artístico.

Historia[editar]

Basílica prerrománica[editar]

Testero original del templo prerrománico del siglo IX.

La fundación de la iglesia es atribuida al rey Alfonso II el Casto de Asturias enmarcada en el programa constructivo que inició dicho rey al trasladar la capitalidad del reino a la ciudad de Oviedo al comienzo de su reinado en 791, construyendo además de esta iglesia, palacios, la Catedral de San Salvador, la Iglesia de Santa María y una muralla defensiva que rodeaba todo este conjunto.[1]​ De este primitiva basílica únicamente subsiste el testero de la capilla de la cabecera.

Las crónicas elogian el edificio son pero muy parcas en su descripción por lo que dado lo poco que ha llegado de la primitiva basílica su morfología es muy discutida.[2]​ Del testero superviviente se deduce que era de cabecera única y sin cámara supraabsidal. Se supone que era un edificio de una sola nave central de planta cuadrada o rectangular, con capillas en cada uno de los lados hasta para fromar una planta cruciforme de manera semejante a Santa Cristina de Lena.[3]

Descripción[editar]

Lápida funeraria en la columna en dónde está enterrada Valesquita Giraldez.
Interior del templo.

En esta iglesia se encuentra la tumba de Balesquita Giraldez fundadora de la Capilla de la Balesquida El interior es de planta rectangular, con tres naves con arcos sobre columnas. En estas naves se encuentran la capilla de Santa Ana al sur, el retablo mayor al frente y al lado norte un corredor lateral al centro.

La capilla de Santa Ana del siglo XVI se ingresa a través de un arco de medio punto. El interior está coronado por una bóveda de crucería gótica. La bóveda descansa en ménsulas con ángeles sustentando escudos.

Dentro del templo podemos destacar el retablo de la capilla mayor de José Bernardo de la Meana, la imagen de la Asunción en este mismo retablo, la escultura de San Tirso de Antonio Borja, una Piedad, el retablo del Cristo, los trípticos Francisco Reiter

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. García de Castro Valdés, César (1999). «Las primeras fundaciones». La Catedral de Oviedo. Historia y Restauración I. Ediciones Nobel S.A. pp. 25-28. ISBN 84-89770-83-2. 
  2. García de Castro, Arte prerrománico en Asturias., p. 28:

    Baselicam quoque Sancti Tirsi miro hedificio cum multis angulis fundamentavit...

    También fundó la basílica de San Tirso, edificio admirable, con muchas esquinas...

    ...etiam aliam eclesiam beatissimi Tirsi martiris proppe domum Sancti Salvatoris fundavit, ...

    ...también fundó otra iglesia de San Tirso Mártir junto a la casa de San Salvador,...

    ..., necnon et tertiam baselicam in memoriam sancti Tirsi condidit, cuius operis pulchritudo plus presens potest mirare quam eruditus scriba laudare.

    ..., también construyó una tercera basílica en memoria de San Tirso, cuya belleza puede mejor apreciarla el visitante que alabarla el sabio cronista.

  3. García de Castro, Arte prerrománico en Asturias., p. 30.

Bibliografía[editar]


Enlaces externos[editar]