Higa

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Los cantantes estadounidenses de rap Chuck D y Flavor Flav, en 2006, dedicando el «gesto del dedo medio» al presidente estadounidense George W. Bush.

El gesto conocido como «hacer el gesto del dedo medio», «hacer la señal de pito» o «enseñar el dedo vulgar»,[cita requerida] o «hacer la peineta» es una indicación manual ofensiva y obscena, que consiste en dejar rígido el dedo medio mientras se levanta la mano cerrada en un puño. Representa a un pene (el dedo medio) con los testículos (el resto de los dedos del puño).

Origen[editar]

El acto de "cruzar los dedos" siempre ha sido defensivo. Pero más concretamente se hace referencia al uso obsceno del estiramiento del dedo medio ―para insultar a una persona― en la comedia de la Antigua Grecia, por ejemplo en la obra cómica Las nubes (423 a. C.) de Aristófanes.

En la Antigua Roma, el dedo medio era identificado como el dígitus impúdicus (‘dedo impúdico’).[1]

En el siglo I se generalizó el uso del dígitus impúdicus en las culturas del Mediterráneo como el método más utilizado para desviar la amenaza supersticiosa del mal de ojo.[2]

El uso generalizado del gesto en muchas culturas probablemente se deba a la influencia del Imperio romano y la civilización grecorromana.[cita requerida]

Tipología[editar]

Higa española[editar]

La higa española, diferente de la anglosajona, se realiza introduciendo el dedo pulgar entre los dedos índice y corazón, aunque hay un gesto bastante parecido y equivalente, los cuernos, que se hace cerrando solo los tres dedos centrales y estirando pulgar y meñique. Muchos amuletos la representan así. El Diccionario de la Real Academia de la Lengua Española la describe como "gesto que se ejecuta con la mano, cerrado el puño, mostrando el dedo pulgar por entre el dedo índice y el cordial, con el que se señalaba a las personas infames o se hacía desprecio de ellas" (ya que el pulgar entre el índice y el dedo medio también significa al castrado) y además señala que con ella se conseguía el efecto apotropaico de ahuyentar el mal de ojo, aojo o aojamiento y describe un amuleto en forma de higa de "azabache o coral, en forma de puño, que se pone a los niños" para liberarlos de ese tipo de hechizo. Este amuleto es llamado también "figa", "puñeta", "manija" o "mano poderosa", o cigüa en bable, y fueron especialmente célebres los fabricados en Santiago de Compostela en azabache. Sus equivalentes en la cultura musulmana y en la judía son respectivamente la jamsa o mano de Fátima[3] y la mano de Myriam.[4] La mano cortada tenía en general un simbolismo protector, incluso si era una mano de animal: pata de conejo o de tasugo (tejón), usándose como amuletos. Los museos etnográficos conservan ejemplares de estos amuletos ya en el siglo XVII, pero las jamsas o hamsas se han encontrado incluso entre los púnicos del siglo VIII a. C. El hecho de que se use también la mano y uno o dos dedos para bendecir parece también tener alguna conexión con su pretendido efecto apotropaico supuestamente pagano.[5] Distintas variantes de este amuleto son la mano de San Bartolomé, realizada en cerámica de Sargadelos, la mano cornuda y la mano Pantea.

El origen de esta befa o escarnio según relatos como el de la obra satírica Gargantua y Pantagruel, procede de un hecho histórico ocurrido en la ciudad italiana de Milán durante la baja Edad Media al haberse revelado los habitantes de tal ciudad contra el emperador alemán Federico II Barbarroja, expulsando a su esposa montada sobre una mula con la emperatriz mirando hacia atrás en tanto que se realizaba tal señal, como represalia raudamente ocupó el emperador alemán a la ciudad de Milán y ordenó a insertar un fioco o higo en el culo de la mula en cuestión y obligó a que cada uno de los rebeldes derrotados sacase con la boca tal higo y lo volviese a meter sin ayuda de sus manos, quienes no lo hacían eran ejecutados por un verdugo; de allí vendría la frase fare la fica como muestra de grave ofensa a una persona (un gesto semejante en significado común en Italia y Argentina; que se incluya la cultura de Argentina en la de Europa se debe a que la gran mayoría de su población es de origen europeo teniendo por ello gran parte de sus rasgos culturales de origen europeo, especialmente procedentes de la Europa Mediterránea) es el corte de manga que deriva de la mímica que originalmente representaba al corte de la mano a la altura de la muñeca. En italiano se dice fica al igual que en portugués, en francés figue.[6]

Higa anglosajona[editar]

La higa europea, distinta de la española y mucho más extendida desde el siglo XX por todo el mundo es la anglosajona o the finger (el dedo), consiste en estirar y enseñar el dedo corazón apuntando hacia arriba mientras se contraen en la palma los otros cuatro. Obviamente en tal gesto el dedo índice erecto toma el valor de un símbolo fálico, y tal gesto se ha difundido desde fines de siglo XX por los medios de difusión masiva muchas veces con el nombre inglés de fuck you (en inglés: «que te copulen», en español purista: «jódete», en México: «que te chinguen») o sus transliteraciones al español como fackiu o "faquiu" .

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. «What's the origin of “the finger”?», artículo de Cecil Adams del 4 de septiembre de 1998 en el sitio web Straight Dope.
  2. Bruce J. Malina: The «New Testament» world: insights from cultural anthropology. Louisville: Westminster John Knox Press, tercera edición, 2001.
  3. https://www.ucm.es/data/cont/docs/621-2013-12-14-04.%20Mano%20de%20F%C3%A1tima.pdf
  4. https://santuariodelalba.wordpress.com/2014/10/28/la-higa-la-mano-de-la-diosa-ana/
  5. http://www.isabelaherranz.es/wp-content/uploads/2013/10/Manos-amuleto.pdf
  6. Mencionado este hecho por Rabelais, François en Gargantua y Pantagruel.

Enlaces externos[editar]