Hermarco de Mitilene

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

Hermarco de Mitilene (en griego Ἕρμαρχoς, Hérmarkhos) (c. 325-c. 250 a.C.) fue un filósofo griego de la escuela epicúrea, que se hizo cargo del Jardín a la muerte de Epicuro, en el año 270 a.C. Fue discípulo de este en Mitilene, hacia el año 310 a.C., y permaneció junto a él durante muchos años (Epicuro afirma en su testamento: «envejeció conmigo en la filosofía»).[1]

Vida[editar]

Hermarco era hijo de Agemarco, un hombre pobre de Mitilene, y se educó como rétor, actividad que abandonó para seguir a Epicuro. Este lo designó como su sucesor.[2] Murió a edad avanzada, con un gran prestigio como filósofo. Cicerón nos ha conservado una carta de Epicuro dirigida a él.[3]

Obra[editar]

Diógenes Laercio (x. 24) le atribuye las siguientes obras, ninguna de las cuales se conserva:

  • Πρὸς Ἐμπεδoκλέα - Contra Empédocles (en 22 libros). Porfirio nos ha conservado un fragmento del autor, probablemente perteneciente a esta obra, en el que se discute la necesidad de una ley que regule la sociedad.[4]
  • Περὶ τῶν μαθημάτων - Sobre los matemáticos
  • Πρὸς Πλάτωνα - Contra Platón
  • Πρὸς Ἀριστoτέλην - Contra Aristóteles

En su obra Sobre la forma de vida de los dioses Filodemo[5] nos ha conservado el punto de vista de Hermarco sobre los dioses: consideraba que, como todos los seres vivientes, los dioses respiran. Además, conversan entre sí, pues si no fuera así, serían inferiores a los mortales, que hallan placer en la buena conversación.

Notas[editar]

  1. Arrighetti, Graziano: «Epicuro y su escuela», en La filosofía griega, volumen II de la Historia de la filosofía de Siglo XXI, Madrid: Siglo XXI, 6ª ed., 1978, p. 311. ISBN 84-323-0014-4.
  2. Diógenes Laercio, Vidas y opiniones de filósofos ilustres, x 17, 24.
  3. Cicerón, De Finibus, ii. 30.
  4. Porfirio, De Abstinentia i. 7-12; 26.
  5. PHerc 152/7.