Hemorragia vítrea

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

La hemorragia vítrea o hemovítreo es la existencia de sangrado en una zona del interior del ojo que se llama humor vítreo o cuerpo vítreo.[cita requerida]

El humor vítreo es una sustancia gelatinosa y transparente que ocupa 2/3 del volumen total del ojo y está formado en el 99% por agua, limita en su parte posterior con la retina y en su porción anterior con el cristalino y el cuerpo ciliar. Si se produce una hemorragia en el humor vítreo, este pierde su transparencia y la luz no puede atravesarlo, lo que ocasiona pérdida de visión de inicio brusco.[1]

Puede estar producida por gran variedad de circunstancias que se dividen en traumáticas, por ejemplo un golpe directo o una intervención quirúrgica ocular, y no traumáticas, entre estas últimas la más frecuente es la retinopatía diabética.[1]

Frecuencia[editar]

La incidencia es de alrededor de 7 casos por cada 10.000 personas a lo largo de un año, por lo que es una de las principales causas de perdida aguda de visión.[2]

Causas[editar]

Las causas de hemorragia vítrea son muy numerosos, como ya se ha señalado puede ser espontánea o traumática.

Dentro de las espontáneas, la causa más frecuente es la retinopatía diabética que está presente en el 50% de los casos, seguida del desprendimiento de retina, el desprendimiento de vítreo posterior, la obstrucción de la vena central de la retina, la retinopatía hipertensiva y la retinosquisis congénita. Estas 6 causas originan el 95% de los casos espontáneos.[3]

En los casos de retinopatía diabética, el mecanismo desencadenante es la llamada microangiopatía diabética que consiste en la obstrucción de los pequeños vasos que aportan oxígeno a la retina. La falta de oxígeno estimula el crecimiento de nuevos vasos sanguíneos que tratan de suplir la deficiencia, a esta proliferación se le llama retinopatía diabética proliferativa. Los neovasos son frágiles, se rompen con facilidad y son los que producen la hemorragia vítrea y otras complicaciones.[2]

Síntomas[editar]

El síntoma principal es una pérdida brusca de agudeza visual que se desarrolla a lo largo de unos minutos. Según la intensidad de la hemorragia, el déficit de visión puede ser completo, con ceguera total en el ojo afecto, o parcial. A veces se manifiesta únicamente como visión borrosa, si el sangrado es leve.[2]

Evolución[editar]

La evolución depende entre otros factores de la causa. Cuando no existen causas que predispongan a la repetición de la hemorragia, la evolución suele ser buena y la sangre se reabsorbe lentamente a la largo de un periodo de 3 meses.[4]

Sin embargo, si el origen es una retinopatía diabética, el riesgo de nuevas hemorragias es alto, la mejoría más lenta y aparecen complicaciones, como la proliferación de tejido fibroso que acaba por causar desprendimiento de retina y pérdida de visión permanente, la hemosiderosis bulbi y el glaucoma de células fantasma.[1]

Tratamiento[editar]

Al ser muy diferentes las posibles causas, no puede establecerse un tratamiento único para todos los pacientes y este debe ser individualizado en función del origen de la hemorragia, su gravedad y las circunstancias personales.

En líneas generales, inicialmente la actitud terapéutica puede ser expectante, pues es muchas ocasiones la hemorragia se resuelve de forma espontánea, sobre todo si el volumen de sangre no es muy grande. La recuperación plena de la visión puede demorarse varios meses.

En otras ocasiones, tras un tiempo de espera, se recomienda una intervención quirúrgica denominada vitrectomía que consiste en la extirpación mediante cirugía ocular del humor vítreo.

Cuando existe retinopatía diabética, puede ser necesaria la aplicación de láser o fotocoagulación panretiniana.

Referencias[editar]

  1. a b c Jack J. Kanski: Oftalmología clínica, 5ª edición, 2004, ISBN 978-84-8174-758-4. Consultado el 11-3-2010
  2. a b c Varios autores: Vitreous Hemorrhage: Diagnosis and Treatment. Publicado por American Academy of Ophthalmology. Consultado el 18-3-2010
  3. [1] Peter H. Morse, MD; Ali Aminlari, MD; Harold G. Scheie, MD: Spontaneous Vitreous Hemorrhage , Arch Ophthalmol/Vol 92, octubre 1974. Consultado el 16-3-2010
  4. [2] Varios autores: Etiología de la hemorragia vítrea en población adulta y pediátrica. Publicado por la Sociedad Colombiana de oftalmología. Consultado el 18-3-2010