Cuerpo ciliar

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Cuerpo ciliar
Schematic diagram of the human eye multilingual.svg
Anatomía del ojo 1.Procesos ciliares 2. Cámara posterior 3.Iris 4.Pupila 5.Córnea 6.Cámara anterior 7.Músculo ciliar 8.Ligamento suspensorio del cristalino 9.Cristalino 10.Humor vítreo 11.Fóvea 12.Vasos sanguíneos de la retina 13.Nervio óptico 14.Disco óptico 15.Conducto hialoideo 16.Esclerótica 17.Coroides 18.Retina
Latín [TA]: corpus ciliare
TA A15.2.03.009
Arteria Arterias ciliares posteriores largas
Enlaces externos
Gray Tema #225 1010
MeSH Ciliary+Body
Sección anteroposterior del ojo

El cuerpo ciliar es una parte del ojo situada entre el iris y la región de la ora serrata en la retina, responsable de la producción del humor acuoso y del cambio de forma del cristalino necesario para lograr la correcta acomodación (enfoque). Está formado por dos estructuras: los procesos ciliares y el músculo ciliar.[1]

Anatomía[editar]

La pared del ojo consta de tres capas concéntricas, la más externa es la capa fibrosa (esclerótica), la intermedia es la capa vascular y la más interna es la retina. La capa vascular también denominada úvea, consta a su vez de tres partes, la coroides en la porción posterior y el cuerpo ciliar e iris en la zona anterior.

El cuerpo ciliar se extiende desde la parte anterior de la retina hasta la base del iris, inmediatamente detrás de la unión de la esclera con la córnea. Está constituido por dos partes bien diferenciadas:

  • La pars plicata que forma los 2 milímetros anteriores y contiene los procesos ciliares. Los procesos ciliares son unos pliegues en la parte anterior del cuerpo ciliar de donde parten las llamadas fibras zonulares que lo unen al cristalino.
  • La pars plana que es la parte posterior, más aplanada y de 4 mm de longitud. En esta zona se encuentra el músculo ciliar, que es una banda circular de músculo liso que consta de fibras radiales y longitudinales.[2]

Fisiología[editar]

El cuerpo ciliar posee dos funciones bien definidas. Por un lado los procesos ciliares que ocupan una superficie de 6 cm cuadrados en cada ojo, son los encargados de producir el humor acuoso a una velocidad de 2-3 microlitros por minuto. El humor acuoso es esencial para el correcto funcionamiento del globo ocular y debe mantenerse a una presión de 15 mm Hg con un margen de solamente 2 mm Hg. Si la presión del humor acuoso sube, se produce una enfermedad llamada glaucoma que de no controlarse adecuadamente puede tener como consecuencia un déficit importante de agudeza visual e incluso ceguera.

El músculo ciliar por su parte, tiene como función cambiar la forma del cristalino, modificando por tanto, el poder refractivo de este, para así conseguir un buen enfoque de la imagen en la retina.

Referencias[editar]

  1. Tortora - Derrickson. Principios de Anatomía y Fisiología, 11ª edición (2006). ISBN 968-7988-77-0
  2. María Matilla Romero: Caracterización patobiológica del melanoma uveal. Universidad de Málaga. Facultad de Medicina. Consultado el 31 de agosto de 2011.