Hellraiser (novela)

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Hellraiser
de Clive Barker Ver y modificar los datos en Wikidata
Hellraiser Puzzle Box.jpg
Réplica exacta de la Caja de Lemarchand según la versión de la saga fílmica iniciada con Hellraiser
Género Novela Ver y modificar los datos en Wikidata
Subgénero Fantasía y terror Ver y modificar los datos en Wikidata
Edición original en inglés e inglés Ver y modificar los datos en Wikidata
Título original The Hellbound Heart
Ilustrador Clive Barker
Editorial
País Reino Unido Ver y modificar los datos en Wikidata
Fecha de publicación
Páginas 186
Edición traducida al español
Traducido por Marta García Martínez
Artista de la cubierta Alonso Esteban
Editorial La Factoría de Ideas
Páginas 217

Hellraiser (título original: The Hellbound Heart) es una novela de terror escrita por Clive Barker y publicada originalmente como novela breve en 1986. Fue nominada a la mejor novela del año en Inglaterra.[cita requerida]

En 1987 fue llevada al cine en el film Hellraiser, escrito y dirigido por el propio Barker, y pronto se convirtió en una saga filmográfica, actualmente compuesta por nueve partes y un plan de remake. En 1988 fue publicada por primera vez como novela, y en 1991 fue traducida al español.

La novela hace referencias a temas como el sadomasoquismo (al unirse el placer con el dolor), el amor y la desesperación, el deseo, la muerte y la sangre, trazando metáforas sobre esos temas. Es una de las novelas más reconocidas de Barker junto a Candyman (1990, también llevada al cine en un film homónimo).

Argumento[editar]

Frank Cotton es un hombre ambicioso, violento y hedonista que adquiere un antiguo juguete llamado La Caja de Lemarchand en la que tiene que resolver un acertijo. Frank deseaba resolverla para contactar a unas criaturas llamadas Cenobitas, por lo que se encierra en el desván de la casa decidido a lograrlo. Cuando lo consigue Frank les pide experimentar nuevas sensaciones ya que tras vivir para probar los placeres, crímenes y vicios ha perdido la capacidad de asombrarse y disfrutarlos tras abusar de ellos hasta el cansancio por lo que piensa que este mundo no le ofrece nada nuevo. Tras un arduo trabajo logra resolver la caja y se presentan la mayoría de los cenobitas, estos le explican que su líder es llamado El Ingeniero, pero rara vez algún evento tiene la relevancia como para que acuda.

Los Cenobitas le advierten que aunque poseen la capacidad de satisfacer su deseo habrá consecuencias y deberá pagar el castigo que se impone a quien resuelve la caja; sin embargo Frank resta importancia a esto frente a su intenso y negligente entusiasmo por probar nuevas experiencias. En ese instante miles de olores y de sensaciones penetran en su cuerpo de forma tan intensa y abrumadora que se vuelven un suplicio que lo deja al borde de la locura tras eyacular involuntariamente en el piso. Después de ese desmesurado caos provocado en el organismo de Frank, las criaturas dan por cumplido el deseo y una cenobita femenina se presenta frente a él y le dice: "'Ya podemos empezar".

Al cabo de un tiempo Rory Cotton, el hermano de Frank, se muda con Julia, su reciente esposa, a la misma casa; los ayuda en la mudanza Kirsty, la mejor amiga de Rory. Durante la mudanza, Julia se sentía incómoda debido a ésta, ya que la relación con Kirsty era muy tensa. Mientras Kirsty estaba desembalando junto con Rory, Julia estaba muy pensativa en el desván sopesando si quería verdaderamente a Rory, ya que tuvo un intenso amorío con su cuñado Frank; este amorío fue muy breve y solo de índole sexual tras lo cual no supo nada más sobre él. Mientras tanto Rory se produce un corte con una herramienta y sube las escaleras hasta la última planta, donde estaba Julia; allí la herida de su mano salpica el suelo en el mismo lugar donde su hermano falleciera, por lo que Julia lo vendó y ya que Rory sufría una grave fobia a la sangre le llevó al hospital sin percatarse que la sangre que había caído en el suelo del desván había desaparecido completamente.

Al cabo de unos días, Rory invita a unos amigos a una reunión íntima como inauguración de la casa; hacia la mitad de la fiesta, Julia se sube al desván, con la argucia de que se encontraba cansada, para recordar sus momentos con Frank. Al subir escucha un ruido extravagante y desconocido, mientras observa la pared del desván abrirse hacia el plano de los cenobitas y manifestarse a Frank fugazmente convertido en un trozo de un cadáver descompuesto pero suficientemente vivo para decirle a Julia quién es y que necesita más sangre para regresar de forma definitiva. Julia comprende que el deseo que siente por su cuñado es tan intenso que está dispuesta a ayudarlo

Mientras tanto en el plano de los cenobitas, el espíritu de Frank existe como un prisionero en una suerte de eterno tormento que, ahora comprende, fue un precio demasiado alto por su caprichoso deseo; sin embargo desde allí una serie de factores únicos junto a su poderosa voluntad le permitieron crear una conexión con el desván en este mundo gracias al semen que derramó en el piso antes de morir y cuando Rory derramó sangre en el mismo lugar esto fortaleció el nexo permitiéndole huir de ese plano hasta este mundo temporalmente y entregar su mensaje a Julia.

Decidida a alejarse de lo que considera una vida y una pareja monótona, Julia se dedica a seducir a hombres para llevarlos al desván, asesinarlos y que Frank absorba su sangre. Rory empieza a sospechar que Julia estaba actuando extraño por lo que pide a Kirsty que hable con ella y descubra que le está sucediendo y esta, que siempre ha amado en secreto a su amigo, acepta aunque tiene fuertes sospechas que Julia está cometiendo adulterio. Un día, Kirsty decidió vigilar a Julia y al oír a una de sus víctimas gritar mientras era asesinada entró a la casa y pudo presenciar a Frank como un cadáver reanimado alimentándose de una de sus víctimas, por lo que acaba huyendo y en el alboroto se lleva con ella la caja Lemarchand, al salir de la casa camina en estado de shock por la calle hasta colapsar. Kirsty despierta desorientada en el hospital sin saber que sucedió encontrándose con la caja entre sus pertenencias.

En el hospital, estando sola, Kisrty llevada por la curiosidad y manipula la caja, gracias a que había manchas de sangre que delataban las uniones logra resolverla tras algunas horas haciendo que uno de los cenobitas se presente para explicarle que aunque desconociera la naturaleza de la caja, debía ser llevada con él por haberla resuelto. Kirsty sin embargo logra hacer un pacto con él: entregar a Frank o pruebas de su fuga a cambio de su salvación, si éste regresaba vivo ellos no la matarían; por ello decide ir nuevamente a la casa Cotton con el cenobita siempre a su lado de forma invisible. En paralelo Julia se decide a confesar todo a Rory sobre su comportamiento extraño de los últimos días y lo lleva al desván para mostrarle la verdad.

Al llegar Kirsty encontró a Julia y a Rory, este le explica que había descubierto a Frank y lo había asesinado, ya que el trato era comprobar el escape de Frank y devolverlo vivo a sus captores, la criatura que la acompaña comienza a torturarla en silencio y se prepare para llevarla. Sin embargo la actitud y costumbres de Rory son lo suficientemente extrañas para que Kirsty desconfíe y ate cabos comprendiendo que Julia engañó a su esposo y los restos en el desván en realidad pertenecen a Rory, mientras que quien esta frente a ella es Frank usado la piel de su hermano.

Kirsty comienza a huir por la casa intentado evitar que Frank la asesine, también comprende que el cenobita no actuará hasta tener una confesión, por lo, por lo que rasga la piel del rostro del hombre, en ese momento, Frank intenta apuñalar a Kirsty, pero ella lo esquiva y el cuchillo atraviesa a Julia. Aun huyendo lo incita a que diga su nombre y este cae en la trampa reconociendo ser Frank, al momento Frank aparecen los cenobitas quienes ordenan a Kirsty largarse mientras se dedican a destrozar en vida a Frank usando cadenas y ganchos a la vez que su presencia comienza a hacer tambalear todo el edificio.

Mientras intenta llegar a la puerta Kirsty cree ver a Julia aun viva, pero posteriormente descubre que El Ingeniero esta emergiendo desde el cadáver, tras lo cual se presenta con ella y después de chocar con ella se dirige donde el resto de su gente. La mujer escapa de la casa y en la calle se da cuenta que al chocar con ella el Ingeniero le ha dado la caja de Lemarchand, previamente haberle dado mantenimiento y limpiado las manchas de sangre que delataban sus uniones, aparentemente encargándole ser su guardiana. Tras revisarla se sorprende al ver fugazmente las caras de Julia y Frank reflejadas en la superficie pero también se da cuenta que el reflejo de Rory no está ahí, por lo que se pregunta si existe un acertijo que algún día le pueda llevar al lugar donde él ahora descansa.

Personajes principales[editar]

Kirsty[editar]

Mejor amiga de Rory y protagonista de la novela. Tiene una tensa relación con Julia, que se va haciendo cada vez más distante. Es una mujer muy joven y Frank la describe como poco llamativa pero solo porque su actitud disimula sus reales atractivos. Presenció la muerte de Rory a manos de Frank, y huyó con la Caja.

Rory Cotton[editar]

Amigo de Kirsty y su secreto amor, marido de Julia, hermano menor de Frank. Su sangre derramada accidentalmente permite que Frank regrese a este mundo; su hermano acaba asesinándolo para robarle la piel.

Julia Cotton[editar]

Esposa de Rory, joven y hermosa, mantuvo una fugaz pero intensa aventura con Frank, lo que trastocó sus sentimientos y le hizo perder el aprecio por Rory, al que en comparación con su hermano ve como un hombre insípido. Se hace bastante perversa a lo largo de la historia. Atrae con engaños a tres hombres para que Frank consuma sus cuerpos y recupere el suyo propio.

Frank Cotton[editar]

Hermano de Rory, mantuvo un romance con Julia. Antagonista principal de la novela. Tiene un carácter ambicioso y violento. Adquiere el cubo en busca de sensaciones y placeres nuevos, ya que tantos años de actitud hedonista y viciosa han hecho que los placeres del mundo pierdan brillo ante sus ojos; fue desgarrado y mutilado mediante cadenas, garfios, ganchos y ganzúas por los cenobitas al resolver el acertijo de La Configuración del Lamento, y llevado al plano en que ellos existen. Pero consiguió escapar y volver a este mundo al convencer a Julia que asesinara personas y usarlas para restaurar su forma física.

Cenobitas[editar]

En la novela aparecen cuatro cenobitas. Se los describe con «cicatrices que les cubrían cada centímetro del cuerpo; [...] la carne cosméticamente perforada, rebanada e infibulada, y luego empolvada con ceniza», con un olor a vainilla que disimulaba algo el hedor que los cubre. Brillan con una fosforescencia azulada, pero son invisibles para quien no los haya invocado.

Primer cenobita[editar]

Es quien primero le habla a Frank. No se conoce su sexo: «Sus ropas, algunas de las cuales estaban cosidas a la piel, atravesándola, escondían sus partes íntimas» y su voz o sus rasgos desfigurados no dan pistas. Tiene anzuelos en el rabillo de los ojos, unidos -por intrincadas cadenas que atravesaban carne y hueso- a otros anzuelos en su labio inferior.

También es quien se le aparece a Kirsty en el hospital cuando ella casualmente resuelve la Caja de Lemarchand, y acepta el trato de dejarla libre (o "no desgarrarle el alma") si le entrega a Frank en su lugar.

Segundo cenobita[editar]

Tiene una voz ligera y jadeante. «Cada centímetro de su cabeza estaba tatuado, formando una intrincada red; en cada una de las intersecciones de los ejes verticales y horizontales tenía un alfiler enjoyado, clavado en el hueso. Su lengua estaba decorada de manera similar».

Tercer cenobita[editar]

Toda su cara esta tan llena de cicatrices hinchadas como globos que sus ojos no se ven, y sus palabras salen deformadas de tan desfigurada que tiene la boca.

Cenobita mujer o cuarto cenobita[editar]

Cuando se quita la capucha y la ropa, muestra un cuerpo de mujer, de piel gris pero fulgurante, labios ensangrentados, pubis elaboradamente escarificado. Es quien saluda a Frank después de mostrarle las sensaciones que obtendrá de ellos.

Ingeniero[editar]

Su cabeza es un cono refulgente de luz blanca. Es quien construye los dispositivos de tortura que los cenobitas usan en el infierno, y es posible que sea el creador de todo lo presente en el plano donde existen los cenobitas. Se da a entender que es el líder del grupo, y solo se presenta en ocasiones especiales.

Personajes secundarios[editar]

  • Doctor: es quien le entrega la Caja de Lemarchand a Kirsty en el hospital.
  • 1ª víctima: un hombre que se acerca a Julia en un bar, de cuerpo pálido y cerúleo, como el de un hongo, pecho ancho, así como su vientre.
  • 2ª víctima: Patrick. Un vendedor, grande y corpulento, de corbata blanca.
  • 3ª víctima: Stanley Sykes. Maduro, fornido, algo calvo. Con remordimientos por engañar a su esposa, ataca a Julia pero Frank lo mata. Kirsty lo ve y escapa.
  • Kircher: le vende la Caja de Lemarchand a Frank a cambio de algunos favores, y le indica el modo correcto de invocar a los cenobitas.

Premios y nominaciones[editar]

Referencias[editar]

Véase también[editar]

Enlaces externos[editar]