H. L. A. Hart

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
H. L. A. Hart
H.L.A.Hart.jpg
Información personal
Nacimiento 18 de julio de 1907 Ver y modificar los datos en Wikidata
Harrogate, Reino Unido Ver y modificar los datos en Wikidata
Fallecimiento 19 de diciembre de 1992 Ver y modificar los datos en Wikidata (85 años)
Oxford, Reino Unido Ver y modificar los datos en Wikidata
Nacionalidad Británica Ver y modificar los datos en Wikidata
Religión Ateísmo Ver y modificar los datos en Wikidata
Familia
Padres Simeon Hart Ver y modificar los datos en Wikidata
Rose Samson Hart Ver y modificar los datos en Wikidata
Cónyuge
  • Jenifer Hart Ver y modificar los datos en Wikidata
Educación
Educado en
Información profesional
Ocupación Jurista, profesor universitario y filósofo Ver y modificar los datos en Wikidata
Área Ciencia del derecho y filosofía política Ver y modificar los datos en Wikidata
Empleador
Estudiantes doctorales John Finnis Ver y modificar los datos en Wikidata
Movimiento filosofía analítica Ver y modificar los datos en Wikidata
Miembro de

Herbert Lionel Adolphus Hart (n. Harrogate, 18 de julio de 1907 - f. Oxford, 19 de diciembre de 1992), fue uno de los filósofos del derecho más importantes del siglo XX. Estudió abogacía en el New College (Universidad de Oxford) del cual se graduó en 1932. En un principio se dedicó a ejercer la profesión en forma privada, pero con el comienzo de la Segunda Guerra Mundial, Hart ingresa a trabajar en el Servicio de Inteligencia Británico (MI5), donde compartió labores con otros filósofos oxonienses como Gilbert Ryle y Stuart Newton Hampshire.

Con el fin de la contienda, Hart pasa a desempeñarse como académico en Oxford, donde ocupó la cátedra de jurisprudencia. Además, fue profesor visitante en varias universidades estadounidenses, y principal de Brasenose College.

En 1959 publica, junto con A. M. Honoré, Causation in Law; mientras que en 1961 publica su trabajo más importante: The concept of law.

Hart se inscribe en la corriente de pensamiento positivista, llamada jurisprudencia analítica, para la cual el análisis del lenguaje resulta un elemento fundamental a fin de una mejor comprensión del derecho.

Tipos de Normas[editar]

Pertenecía al grupo de pensadores utilitaristas formado en torno a Jeremy Bentham y James Mill. Fue nombrado el primer profesor de jurisprudencia de la recién creada Universidad de Londres (University College) en 1828, renunciando a su cátedra en 1832 a causa de la escasez de alumnos. Austin, hasta entonces un abogado ejerciente poco conocido, con escasa formación académica, realizó un importante viaje de estudios a varias universidades de Alemania, para conocer las doctrinas jurídicas dominantes, como el historicismo y el conceptualismo. Una idea reviste especial importancia: la noción de "sistema", que toma de Savigny y la Escuela Histórica. La importancia de Austin radica en que incorpora, en el ámbito anglosajón, el método de los juristas europeos, al que da un nuevo enfoque de carácter analítico (analytical jurisprudence).

En el contexto de la tradición nominalista y positivista, sus escritos son un intento por diferenciar las leyes de la moral, y por analizar aquéllas de forma autónoma, como objeto de estudio específico, especialmente su obra The Province of Jurisprudence Determined de 1832, única que publicó en vida. En 1861, dos años después de su muerte, se publicaron sus escritos recopilados bajo el título "Lectures on Jurisprudence".

Ayudó a definir a la jurisprudencia como el análisis de conceptos legales fundamentales (el Derecho que es), opuesto a la crítica de las instituciones jurídicas, que llamó ciencia de la legislación, y que estudia el Derecho tal y como debería ser. Para Austin, todo Derecho se compone de mandatos emitidos por el soberano, dirigidos a la ordenación racional de la sociedad. Aunque cada orden jurídico es diferente, sus elementos básicos o estructura no varían significativamente: así que la ciencia jurídica puede estudiar, al lado de las peculiaridades de cada ordenamiento (jurisprudencia particular), la estructura permanente de todo Derecho posible, los conceptos fundamentales que encontramos en todas las legislaciones (jurisprudencia general). Esta segunda aproximación ha dado lugar, posteriormente, a lo que conocemos como Teoría General del Derecho.

Su legado ignorado en vida, influenció a jurisconsultos posteriores como Oliver Wendell Holmes, Jr.

Hart discrepa de la concepción (representada en Inglaterra por John Austin y Jeremy Bentham, que ve a las normas como órdenes respaldadas por amenazas (mandatos). Hart ofrece varios argumentos en contra de la teoría de reglas como mandatos. En primer lugar, los sistemas jurídicos contienen reglas que no imponen obligaciones sino que confieren poderes (reglas secundarias). Hart también criticó la noción de obligación jurídica defendida por Austin; "tener una obligación", para Hart, es algo diferente que "sentirse obligado" bajo la amenaza de un castigo, como pensaba Austin. Finalmente, Hart demostró que la teoría de Austin era incapaz de explicar prácticas comunes a los ordenamientos jurídicos, como el hecho de que las leyes persisten en el tiempo, la fuente del derecho consuetudinario o el hecho de que la sociedad tenga obligaciones jurídicas frente a soberanos recientemente electos.

Uno de los aportes más interesantes de la teoría jurídica hartiana es su crítica a la noción kelseniana de Grundnorm (alemán 'norma básica, fundamental, fundante, primaria u originaria', como también ha sido traducida). Para Hans Kelsen, todos los ordenamientos jurídicos dependen de una norma primaria o básica (Grundnorm) que presume el deber de los gobernados de obedecer a sus gobernantes. Hart criticó a Kelsen y sugirió que la norma básica de todo ordenamiento jurídico no era una presunción sino un hecho: la regla de reconocimiento. A diferencia de las reglas primarias, la regla de reconocimiento no deriva su validez de otras normas, sino que es una regla que existe por la aceptación que los jueces hacen de ellas para distinguir las reglas que hacen parte del ordenamiento jurídico. Así las cosas, cuando los jueces usan expresiones como: "Es la regla en el país X que Y", están implicando que aceptan una regla que determina la validez de otras reglas, esto es, están aceptando la regla de reconocimiento. En este sentido, la regla de reconocimiento, para Hart es un hecho y no un concepto a priori, o una presuposición, como lo es para Kelsen.

Algunos autores contemporáneos, entre ellos Kenneth Einar Himma, sugieren que en realidad no existe contradicción entre la norma básica de Kelsen y la regla de reconocimiento de Hart. Kelsen estaría explicando la noción de obligación jurídica; esto es, ¿por qué los ciudadanos deben obedecer las normas jurídicas? Mientras que Hart estaría respondiendo la pregunta sobre la norma que determina la existencia de otras normas jurídicas.

Críticas[editar]

Conceptos destacados[editar]

- Reducción del derecho a la norma provista de sanción: objeto de crítica por Hart[editar]

Uno de los aspectos que le parecen criticables de la postura kelseniana es la reducción del derecho a la norma provista de sanción. Hart reconoce que en cualquier ordenamiento hay bastantes normas que responden a esa estructura, las penales, por ejemplo. Pero también hay otras que no. Muchas de ellas confieren potestades para actuar, es decir establecen la forma de constituir una situación jurídica (una donación, un matrimonio, etc.). Si no se cumplen esas reglas no se infringe una obligación, ni se produce la aplicación de una sanción; simplemente no tienen lugar los efectos previstos en la norma, es decir, no se ha cumplido el propósito pretendido.

- Tipos de normas jurídicas según Hart: reglas primarias y reglas secundarias[editar]

+ Reglas primarias[editar]

A partir de esta apreciación, Hart diferencia dos tipos básicos de normas jurídicas. Por un lado, las que denomina Reglas primarias. Son las que prescriben a los ciudadanos la realización de ciertos actos, o la abstención de ciertas conductas. Imponen obligaciones y llevan aparejadas sanciones. A este tipo pertenecen las normas penales, las de tráfico, etc.

+ Reglas secundarias[editar]

fue un filósofo del Derecho danés, formidable representante del Realismo Jurídico Escandinavo, corriente que postula la representación del Derecho vista desde un punto de vista realista y sociológica. Perteneció a la escuela empirista-emotivista de la filosofía del derecho. Visto desde el punto de vista de la clasificación de las Escuelas Iuspositivistas, como un monismo metodológico positivista, proyectado en la Escuela de Upsala.

Alf Ross plantea que su filosofía del Derecho responde a dos influencias (Hans Kelsen y Axel Hägerström), tal como él lo admite: Sobre Hans Kelsen: "Que me inició en la filosofía del Derecho, y me enseñó la importancia del pensamiento coherente". Sobre Axel Hägerström: "Que me hizo ver la vacuidad de las especulaciones metafísicas en el campo del Derecho y de la Moral"

uno económico (aludiendo a las decisiones gubernamentales, específicamente de carácter socialista); y por último, en sentido más ampliamente humano (refiriéndose a la actitud o forma de vida de no imponer un punto de vista). Ross se ocupa de la primera acepción; considerando que la tercera es perfectamente plausible, pero la segunda (aunque Ross fue socialista) no le gusta decir "democracia" para referirse a un orden económico.

Según él la democracia en sentido político se define comúnmente como “La forma de gobierno en que el poder político (soberanía) pertenece en derecho a la población toda y no meramente a una persona singular o a un grupo específico y limitado de gentes”; definición que, no obstante, es una idea tradicional, no es clara y resulta vaga.

Críticas que Ross hace al significado común de democracia (en sentido político) 1. Porque el gobierno no pertenece al pueblo como totalidad; 2. Porque no se entiende exactamente qué significa “gobierno”, cuando decimos que este depende en una democracia del pueblo en su totalidad. 3. Porque es vago sostener que es al “pueblo todo” a quien pertenece el poder político en una democracia.

Por esto, Ross cree más apropiado ver a la democracia en relación a un ideal. Tendríamos así una democracia ideal (irrealizable) y de democracia real.

todos los casos posibles cuentan con una única respuesta correcta (“one right answer”): la teoría jurídica debe suministrar una explicación y una justificación coherentes a todo el ordenamiento jurídico, y ello exige ofrecer una respuesta a todos los casos que puedan surgir. El ordenamiento jurídico no tiene lagunas ni antinomias.​ Otra conocida idea de Dworkin es la visión "narrativa" de la interpretación jurídica. Como en una novela a cuatro manos, en la que cada autor toma la narración donde el otro la dejó, los jueces han de aplicar el Derecho en un momento dado tomando los antecedentes como son, apoyándose en las soluciones encontradas anteriormente, y a partir de éstas, de forma coherente, elaborando nuevas respuestas. Es la idea del Derecho como integridad.

La filosofía jurídica de Dworkin se basa en la existencia de derechos individuales, concebidos como "triunfos frente a la mayoría". Los derechos morales de las personas prevalecen sobre los fines colectivos. Las políticas del gobierno sólo son legítimas en cuanto respetan los derechos.

Para Dworkin, el mantenimiento de una sociedad liberal implica un compromiso con una forma concreta de interpretar su sistema jurídico en clave de libertad, por lo que el Estado ha de conservar su independencia con respecto de las diferentes concepciones particulares de la justicia. Dworkin fue dedicando, progresivamente, mayor atención a la filosofía política (como hizo, por ejemplo, Norberto Bobbio) y se implicó en la defensa de diferentes causas desde una perspectiva progresista. Así, entró en cuestiones como el aborto y la eutanasia en su obra Life’s Dominion (1993), en los problemas de las libertades civiles en Freedom’s Law (1996), y abordó el tema de la igualdad en Sovereign Virtue (2000).

Dworkin rechaza el paradigma clásico de la libertad negativa, formulado por Isaiah Berlin. La libertad civil carece de significación moral si la persona no puede ejercitar en la práctica esa libertad, como sucede si se carece de medios y recursos para ello (educación, asistencia sanitaria cultura...). Para Dworkin, las personas son sujetos autónomos, con igual derecho a ser respetados en sus convicciones, y con igual derecho a valerse de los recursos necesarios para poder llevar a cabo una vida digna en igualdad de condiciones respecto a todos los demás.

En sus últimas intervenciones, y en su obra Is Democracy Possible Here?, Dworkin criticó la “Patriot Act” y las medidas antiterroristas del gobierno de G. W. Bush, que entendía chocaban con la Constitución y con la tradición política de EEUU; rechazó que los derechos individuales debieran subordinarse a la seguridad nacional, y mostró preocupación por las escasas reacciones que la legislación antiterrorista venía provocando en la opinión pública

- Fundamento del Derecho: la aceptación por parte de ciudadanos y profesionales jurídicos[editar]

Finalmente, para Hart el fundamento del derecho depende de la aceptación por parte de los ciudadanos y profesionales jurídicos. Es un fundamento que podemos considerar sociológico. Es cierto que Hart señala que esa aceptación es “lógicamente una condición necesaria para que podamos hablar de la existencia de un sistema jurídico”. Pero lo que realmente nos quiere decir es que cualquier sistema, si de hecho es obedecido y de hecho es aceptado como jurídico, es ya derecho. Y eso con independencia de su contenido. Nuevamente encontramos una idea que puede considerarse central en el Positivismo jurídico: lo que de hecho se impone, es el derecho. De todas formas, la postura es ambigua, porque esa aceptación depende también de que los ciudadanos consideren las normas como obligatorias y eso implica entenderlas como una realidad diferente a lo meramente fáctico. La cuestión no queda del todo clara en las páginas de Hart.

- Separación entre derecho y moral[editar]

Por otra parte, Hart mantiene (como todos los positivistas) la separación entre moral y derecho. Las normas jurídicas pueden –y deben- ser enjuiciadas desde el punto de vista de la moral, pero el juicio negativo no quita juridicidad a la norma considerada moralmente reprobable. No obstante, en algunos casos sí admite cierta interrelación entre derecho y moral.

Publicaciones[editar]

  • "Causation in the law" – 1959
  • "The concept of law" – 1961
  • "Law, Liberty and Morality" – 1963
  • "Punishment and responsibility, Essays in the philosophy of law" – 1968
  • "Essays on Bentham. Jurisprudence and political theory" – 1982
  • "Essays on jurisprudence and philosophy" – 1983
  • "Poscript" – 1994 (se encuentra agregado en la segunda edición de The concept of law).

Libros y artículos traducidos al castellano[editar]

  • Derecho y moral. Contribuciones a su análisis – Editorial Depalma – Buenos Aires -1961 (contiene tres ensayos de Hart: El positivismo jurídico la separación entre derecho y moral; ¿Hay derechos naturales? y Definición y teoría en la ciencia jurídica). ¿Existen Derechos Naturales? [1] - revista Estudios Públicos del CEP - Santiago de Chile - 1990
  • El concepto de derecho – Editorial Abeledo Perrot – Buenos Aires - 1992
  • Post scriptum al concepto de derecho [2] - revista Estudios Públicos del CEP - Santiago de Chile - 1997 - y [3] Unam - México - 2000
  • Obligación jurídica y obligación moral – Cuadernos de Crítica Nº 3 – México - 1977
  • Una visita a Kelsen en Cuadernos de Crítica Nº 4 – México
  • La doctrina de Kelsen de la unidad del derecho [4] - Boletín Mexicano de derecho comparado - Nº 21
  • El derecho en la perspectiva de la filosofía [5] - Boletín Mexicano de derecho comparado - Nº 33 - 1978
  • Utilitarismo - Anuario de derechos humanos - Instituto de Derechos Humanos -Universidad Complutense - Madrid - 1979
  • Entre el principio de utilidad y los derechos humanos - Revista de la facultad de derecho de la Universidad complutense – Madrid - Nº 58
  • El nuevo desafío del positivismo jurídico – Sistema - Nº 36 – Madrid - 1980
  • Derechos naturales: Bentham y John Stuart Mill - Anuario de derechos humanos - Nº 3 – Madrid - 1985
  • Mandatos y razones jurídicas dotadas de autoridad[6] - Isonomía - Nº 6 - México - 1997

Enlaces externos[editar]