Guerra civil entre Centralistas y Federalistas

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Guerra civil entre centralistas y federalistas
Independencia de Colombia y guerras civiles de Colombia
Mapa Nueva Granada (1811).svg
Mapa de la Nueva Granada hacia 1811, que muestra las diferentes tendencias por el control de la nación: Federalistas, Centralistas y Realistas. Las provincias que firmaron el Acta de la Unión corresponden a las regiones coloreadas de rojo.
Fecha 2 de diciembre de 18129 de enero de 1813 y 10-12 de diciembre de 1814
Lugar Nueva Granada (actual Colombia)
Resultado Victoria centralista parcial. Victoria federalista definitiva. Ambos bandos se debilitan favoreciendo la reconquista realista.
Cambios territoriales Incorporación de definitiva Cundinamarca a las Provincias Unidas.
Beligerantes
Federalistas:
Bandera de Colombia Provincias Unidas de la Nueva Granada
·Tunja
·Antioquia
·Cartagena
·Valle del Cauca
Centralistas:
Bandera de Cundinamarca Estado Libre de Cundinamarca
Comandantes
Bandera de Colombia Camilo Torres (1812-1814)
Bandera de Colombia Antonio Baraya (1812-1813)
Bandera de Colombia Simón Bolívar (1814)
Bandera de Cundinamarca Antonio Nariño (1812-1813)
Bandera de Cundinamarca Manuel de Bernardo Álvarez (1814)
Bandera de Cundinamarca José Ramón de Leyva (1814)
Fuerzas en combate
3.000 hombres en Cartagena[1] y 5.000 en Tunja (1812)[2]
  • 3.000 hombres aprox.(1814)
3.000 hombres (1812)
  • 1.500 regulares y 1.000 vecinos aprox. (1814)[1]
Bajas
800 muertos y 1000 prisioneros hasta 1813
  • 204 muertos y 100 heridos (1814)
600 muertos aprox. hasta 1813
  • Todos muertos o capturados (1814)
[editar datos en Wikidata]

La guerra civil entre federalistas y centralistas fue una sucesión de enfrentamientos armados entre los independentistas de la Nueva Granada (actual Colombia), entre los años 1812 y 1814.[3] Debido a este conflicto es que dicho periodo de la historia colombiana es denominado por la historiografía tradicional como la Patria Boba.

Antecedentes[editar]

Antonio Nariño, presidente y comandante de las tropas de Cundinamarca.

El 27 de noviembre de 1811 se creó la Federación de las Provincias Unidas de la Nueva Granada, participando en el acto fundacional las provincias de Antioquia, Cartagena, Pamplona, Neiva y Tunja.[4] Debido al carácter centralista de la constitución de Cundinamarca (nombre que recibió la Provincia de Santa Fe de Bogotá), los federalistas eran recelosos de la unión de este Estado a la Federación.[4] Este recelo generó una división entre dos bandos: los centralistas (liderados por Antonio Nariño y que controlaban el gobierno de Cundinamarca) y federalistas, liderados desde Tunja por Camilo Torres en calidad de Presidente del Congreso de las Provincias Unidas.

Cundinamarca, que no hizo parte del pacto al ser un estado partidario del centralismo, se anexionó en 1811 la provincia de Mariquita y partes de la provincia de Neiva,[5] lo cual produjo tensiones con resto de las provincias neogranadinas, las cuales se solucionaron el 18 de mayo de 1812 con un tratado de paz que reconocía las anexiones de Cundinamarca y establecía una futura capital federal sin jurisdicción de ninguno de los estados, permitiendo el ingreso de Cundinamarca a la Federación.[4] Sin embargo, el 8 de octubre de 1812 el gobierno federal le ordenó a Antonio Nariño, presidente de Cundinamarca. ajustar la legislación del Estado al pacto federal a lo cual éste se negó.

Liderado por Bogotá, Cundinamarca controlaba el altiplano central, históricamente la región hegemónica de la Nueva Granada por ser la más rica y poblada. Nariño temía que de unirse a una confederación, Cundinamarca perdiera sus recursos e influencia y consideraba que el mejor modo de imponerse a largo plazo sobre los rivales era crear un fuerte estado en su provincia.[6] La fragmentación política neogranadina era favorecida por su geografía (ciudades ubicadas numerosos valles aislados) e inexistencia de redes viales.[7] [8] Las élites provinciales no deseaban pasar del dominio de los funcionarios de Madrid por los de Bogotá, además, los intereses económicos diferían enormemente entre costa e interior.[9] En los valles centrales habían haciendas y minifundos de criollos y mestizos. También algunas manufacturas y una importante minería aurífera.[10] En cambio, el litoral entre Cartagena y Santa Marta (al igual que entre Caracas y Cumaná) exportaba cacao y café desde grandes plantaciones trabajadas por esclavos negros y sus dueños eran fuertes defensores del libre comercio.[11]

La tradición institucional de la monarquía, que basaba la soberanía en «los pueblos» y esto impedía crear «un solo cuerpo de nación».[12] Gracias a estos factores nacen verdaderas «ciudades-Estados» con sus propias constituciones. Como sucedió en Venezuela o Río de la Plata, una vez que la capital virreinal reclama su autonomía frente a la metrópolis las principales urbes empiezan a cuestionar su hegemonía:[13] «Como pasaba en las ciudades-estado de la antigua Grecia, todas las ciudades querían preservar su propia soberanía, y las disputas surgían cuando cada ciudad quería defenderse de lo que consideraba la tiranía de las demás».[14] Entre 1810 y 1811 Nueva Granada se fragmenta (un proceso que solamente los rioplatenses conoceran) y la única posibilidad de crear un «Estado supramunicipal» es mediante «pactos y negociaciones» entre las ciudades.[15]

Desarrollo[editar]

El conflicto de la Federación con Nariño desencadenó una declaración de guerra a las Provincias Unidas de la Nueva Granada, federalista, que llevó a ambos bandos a un enfrentamiento armado.[16] En esos momentos, Nariño decidió marchar sobre Tunja con 1.500 hombres.[17] Los combates iniciaron el 2 de diciembre de 1812, en una batalla que se llevó a cabo en la población de Ventaquemada (actual departamento de Boyacá), donde triunfaron los federalistas, integrados principalmente por tropas de la Provincia de Tunja, comandadas por Antonio Baraya. Los centralistas dejaron en el campo 40 muertos, 50 prisioneros y 10 cañones.[17]

Tras la derrota de los centralistas de Nariño en la contienda, las tropas federalistas de Baraya, más de 3.000 hombres,[17] avanzaron hacia Santafé de Bogotá al siguiente mes de enero. Luego de tomar posiciones en los alrededores de la ciudad y en puntos estratégicos como el cerro de Monserrate, el combate definitivo por el control de la ciudad se libró el 9 de enero en el barrio San Victorino, favoreciendo a las fuerzas de Nariño quien contaba con 1.000[17] a 1.500[18] soldados. Los centralistas tomaron 24 oficiales y 1.000 soldados como prisioneros, 27 cañones y 300 fusiles.[17] Con el triunfo de Cundinamarca, la guerra terminó momentáneamente, después de que los dos bandos acordaron unir fuerzas contra el enemigo común: los realistas.

Sometimiento de Cundinamarca y Reconquista[editar]

Plaza de San Victorino a principios del siglo XIX.

La tregua fue aprovechada por Nariño para comandar una campaña contra los realistas que controlaban las provincias de Pasto y Popayán, tras algunas victorias, su ejército es derrotado en los Ejidos de Pasto y él es tomado prisionero por el gobernador de Quito Melchor Aymerich.

Luego de que Nariño fuera apresado por los ejércitos realistas, los federalistas continuaron la guerra. El 12 de diciembre de 1814, Simón Bolívar siguiendo órdenes del Congreso, tomó Santafé a nombre de la Provincia de Tunja y derrotó a los centralistas de Cundinamarca. A cambio de esta acción, el Congreso le autorizó una campaña en enero siguiente en la costa Caribe, donde debía recibir armas y pertrechos de Cartagena de Indias para tomar Santa Marta y liberar a Venezuela.[3] Como ya se ha mencionado, los realistas aprovecharon la guerra civil para recuperar Pasto y Popayán y aislar por tierra a Cartagena en 1813.[19]

El gobierno patriota de Cartagena de Indias, dominado por Manuel del Castillo y Rada, se negó a apoyarlo, razón por la cual Bolívar puso sitio a la ciudad durante mes y medio. Informado de la llegada de Pablo Morillo a Venezuela y, atacado por los realistas de Santa Marta, Bolívar renunció al mando y se embarcó el 9 de mayo de 1815 rumbo a Jamaica, mientras los restos de su ejército reforzaban la guarnición de Cartagena de Indias, donde participaron en la defensa de la ciudad contra el asedio de Pablo Morillo.

Referencias[editar]

  1. a b Madariaga, Salvador de (1975). Bolívar. Tomo I. Buenos Aires: Editorial Sudamericana, pp. 383.
  2. Encina, Francisco Antonio (1961). Bolívar y la independencia de la América española: Independencia de Nueva Granada y Venezuela (parte 1). Tomo III. Santiago: Nascimiento, pp. 503.
  3. a b Germán Rodrigo Mejía Pavony. «¿La Patria Boba?». Revista Semana. Consultado el 21 de septiembre de 2011. 
  4. a b c Jaume Ollé. «Colombia: Independencia». Consultado el 20 de julio de 2011. 
  5. «Hechos y gentes de la primera república colombiana (Santafé de Bogotá 1810-1816)». Biblioteca Luis Ángel Arango. Archivado desde el original el 24 de noviembre de 2015. Consultado el 20 de julio de 2011. 
  6. Rodríguez O., Jaime (1999). "Las primeras juntas autonomistas, 1810-1812". En Historia de América Andina: Crisis del régimen colonial e independencia. Tomo IV. Quito: Universidad Andina Simón Bolívar. Edición de Germán Carrera Damas, pp. 129-196 (véase pp. 154). ISBN 9789978807491.
  7. Gomes Pinto, Vitor (2005). Guerra en los Andes. Quito: Editorial Abya Yala, pp. 21. ISBN 9789978225387.
  8. Bushnell, David (1999). "Fuerzas integradoras y fuerzas desintegradoras en el contexto de las nuevas repúblicas". En Historia de América Andina: Crisis del régimen colonial e independencia. Tomo IV. Quito: Universidad Andina Simón Bolívar. Edición de Germán Carrera Damas, pp. 329-356 (véase pp. 333). ISBN 9789978807491.
  9. Rodríguez O., 1999: 154
  10. Bushnell, 1999: 333
  11. Bennassar, Bartolomé (1987). La América española y la América portuguesa, siglos XVI-XVIII. Ediciones AKAL, pp. 264. Traducción francés-español de Carmen Artal. ISBN 9788476002032.
  12. Guerra, 2012; Ibíd., 2011: 427
  13. Guerra, François-Xavier (2011). Modernidad e independencias: Ensayos sobre las revoluciones hispánicas. Madrid: Encuentro, pp. 427. ISBN 9788499206783.
  14. Howard, Bil (2014). El Nacimiento de un Sueño. Bella Colombia: libro uno. Medellín: B. Howard. Traducción inglés-español de María Vinueza. ISBN 978-1497513235.
  15. Guerra, François-Xavier & Marie-Danielle Demélas-Bohy (2012). "Un proceso revolucionario desconocido: la adopción de formas representativas modernas en España e Hispanoamérica (1808-1810)". Traducción francés-español de Nicolás Suescún. Revista Caravelle. Cahiers du monde hispanique et luso-brésilien. Toulouse, No. 60, pp. 5-57. En oompilación de Annick Lempérière y Georges Lomné (2012) Figuras de la modernidad. Hispanoamérica siglos XIX-XX. Bogotá: Universidad Externado de Colombia, Taurus & IFEA. ISBN 978-958-758-439-4.
  16. «La Confederación de las Provincias Unidas de la Nueva Granada». Biblioteca Luis Ángel Arango. Consultado el 21 de septiembre de 2011. 
  17. a b c d e Encina, Francisco Antonio (1961). Bolívar y la independencia de la América española: Independencia de Nueva Granada y Venezuela (parte 1). Tomo III. Santiago: Nascimiento, pp. 115
  18. «Panorama militar de la guerra de Independencia». Biblioteca Luis Ángel Arango. Consultado el 21 de septiembre de 2011. 
  19. González Quintana, Marta (1992). "De la Nueva Granada a Colombia". En Historia general de España y América: Emancipación y nacionalidades americanas. Tomo XIII. Madrid: Ediciones Rial. Coordinación de Demetrio Ramos Pérez, pp. 437-451 (véase pp. 441). ISBN 9788432121104.

Véase también[editar]