Graffiti de Goulston Street

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Fac-similé du graffiti de Goulston Street selon un rapport du Metropolitan Police Service (document reçu le Plantilla:Date- par le Home Office).

El llamado graffiti de Goulston Street es uno de los varios elementos de la investigación del caso de las muertes de Whitechapel que tuvieron lugar en Londres hacia fines del siglo XIX. Descubierta en 1888, la inscripción se encontraba en un muro, cerca de un fragmento de género de ropa que era de una de las presuntas víctimas del asesino serial conocido con el mote de Jack the Ripper. Este graffiti, interpretado en principio como una acusación o un reproche contra los judíos, habría podido provocar tal vez en esa época, un disturbio en la zona donde fue encontrado, y probablemente por dicha razón, un jerarca del Metropolitan Police Service llamado Charles Warren, ordenó que se lo borrara del muro lo antes posible, ya que la gente podría pensar que estaba relacionado con el asesinato que acababa de ocurrir. Con posterioridad y analizado este elemento con más detenimiento, no pudo llegarse a ningún consenso ni sobre el vínculo presumido inicialmente con el asesinato, ni con la interpretación del texto del graffiti, lo que obviamente continuó alimentando las controversias y los debates.

Descubrimiento[editar]

Los eventos considerados en el presente artículo, se sitúan en el contexto de los asesinatos de Whitechapel, una serie de muertes violentas ocurridas entre el 3 de abril de 1888 y el 13 de febrero de 1891, en el distrito de Whitechapel, en Londres, como consecuencia de las cuales once mujeres fueron las víctimas.[1][2][3]​ Cinco de estas muertes son las llamadas víctimas canónicas, pues son las que con más frecuencia se atribuyen a un único asesino serial conocido por el mote de Jack el Destripador, y ellas son Mary Ann Nichols, Annie Chapman, Elizabeth Stride, Catherine Eddowes, y Mary Jane Kelly.[4]

El Metropolitan Police Service (MPS) descubrió el cuerpo de Catherine Eddowes en la noche del 30 de septiembre de 1888, en Goulston Street, en el distrito de Whitechapel. Varios agentes también exploraron el vecindario a la búsqueda de sospechosos, de testigos, o de índices, y hacia las 3 de la madrugada, el policía Alfred Long descubrió un fragmento de género ensangrentado, en un pasaje que ligaba el 108 con el 109 de Goulston Street, a alrededor de 500 m de la escena del crimen.[5]​ Algo más tarde, pudo establecerse que este pedazo de género provenía de la pollera de la víctima Catherine Eddowes. Ahora bien, en proximidad a donde se encontró este fragmento de género, y sobre un muro, se encontraba un mensaje escrito con tiza blanca.[6][7]

Bibliografía[editar]

Documentos de base utilizados como fuente principal para la redacción de este artículo:

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. «The Crimes» (en inglés). Metropolitan Police Service. Consultado el 28 de marzo de 2014. .
  2. Cook, 2009, p. 33-34.
  3. Evans y Skinner, 2000, p. 3.
  4. Cook, 2009, p. 151.
  5. Témoignage d'enquête du policier Alfred Long, cité dans Marriott, 2005, p. 148-149 et Rumbelow, 2004, p. 61.
  6. Evans y Rumbelow, 2006, p. 132.
  7. Evans y Skinner, 2001, p. 23-24.

Citations originales[editar]

Notes[editar]

Enlaces externos[editar]