Gotardo de Hildesheim

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
San Gotardo de Hildesheim
Gothardus.jpg
Fuente de san Gotardo, en Gotha.
Nacimiento 960
Reichersdorf, cerca de Niederalteich, distrito de Deggendorf, en Baja Baviera
Fallecimiento 4 de mayo de 1038
Hildesheim, Baja Sajonia
Canonización 1131
por Inocencio II
Festividad 4 de mayo
Patronazgo vendedores viajantes, para curar la fiebre, la hidropesía, la gota, curar toda clase de enfermedades infantiles, dolores de parto y contra el granizo
Estatua de san Gotardo en Hildesheim.
Tímpano representando a Cristo, Gotardo y san Epifanio de Pavia, en la basílica de San Godehard, en Hildesheim.

San Gotardo o Gotardo de Hildesheim (n. 960 en Reichersdorf, cerca de Niederalteich, distrito de Deggendorf, en Baja Baviera; f. el 5 de mayo de 1038 en Hildesheim, Baja Sajonia) fue obispo de Hildesheim. Es uno de los santos más representativos de la Edad Media.

Su padre era Ratmund, vasallo de los monjes de la abadía de Niederaltaich. Gotthard se educó en el mismo lugar, y estudió humanidades y teología bajo la guía del maestro Uodalgisus.[1] Gotthard luego fue sirviente en la corte del arzobispo de Salzburgo (Austria), donde trabajó como administrador.[1] Después de viajar por varios países (incluida Italia) como monje vagabundo Gotthard completó sus estudios como sirviente de Liutfrid en la escuela de la catedral de Passau.[1]

Cuando Enrique II de Baviera decidió transformar la casa capitular de Niederaltaich en un monasterio benedictino, Gotthard permaneció como novicio, y en 990 se convirtió en monje, bajo el abad Ercanbert. En 993, fue ordenado sacerdote y se convirtió en prior, y rector de la escuela de novicios. En 996, fue elegido abad e introdujo en su monasterio las reformas de Cluný.[1]

Él ayudó a revivir la regla de san Benito, que luego le proveyó abades para las abadías de Tegernsee, Hersfeld y Kremsmünster para restaurar la observancia benedictina, bajo el patronazgo del emperador Enrique II.

El 22 de diciembre de 1022, Aribo (arzobispo de Mainz) lo nombró obispo de Hildesheim.[1] Consiguió fondos para construir unas treinta capillas en la zona. Después de una breve enfermedad, murió el 5 de mayo de 1038.

Veneración[editar]

Los sucesores de Gotardo en el episcopado de Hildesheim, Bertoldo (obispo entre 1119 y 1130) y Bernardo II (obispo entre 1130 y 1153), impulsaron su rápida canonización.[1] Ésta se logró en 1131, durante el primer año del obispado de Bernardo II, y tomó lugar en un sínodo de obispos en Reims. Allí, el Inocencio II, en la presencia de Bernardo II y de Norberto de Xanten, oficialmente lo nombraron santo.[1]

El 4 de mayo de 1132, el obispo Bernardo II trasladó el cadáver de Gotardo (que sus devotos consideraban reliquias) desde la iglesia abadal hasta la catedral de Hildesheim. El 5 de mayo se realizó la primera festividad litúrgica en honor de Gotardo. Sus atributos fueron el dragón (representación del demonio) y la maqueta de una capilla.[2]

Inmediatamente se empezaron a atribuir toda clase de milagros a su cadáver. Su veneración se difundió por Escandinavia, Suiza y Europa Oriental.

Se le consideraba el patrono de los vendedores viajantes y se le invocaba para curar la fiebre, la hidropesía, la gota, para curar niños con toda clase de enfermedades infantiles, y aliviar los dolores de parto. También se le invocaba contra el granizo.[1] y los peligros en el mar[3]

Es famoso su hospicio para viajeros cerca de Hildesheim (el Mauritius Stift).

Notas[editar]

  1. a b c d e f g h SantiEBeati.it (san Gottardo di Hildesheim).]
  2. Godehard (Gotthard) von Hildesheim - Ökumenisches Heiligenlexikon
  3. Charles Lamb: Elia (pág. 328). Scott, Foresman and Company, 1911.

Enlaces externos[editar]