Política de la Unión Soviética

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

El sistema político de la Unión Soviética se caracterizó por el papel superior del Partido Comunista de la Unión Soviética (PCUS), único partido que fue permitido por la Constitución soviética.

Antecedentes[editar]

Los bolcheviques que tomaron el poder durante la Revolución de Octubre, en la fase final de la Revolución rusa, fueron el primer partido comunista que trató de aplicar la variante leninista del marxismo de una manera práctica. A pesar de que el partido creció muy rápidamente de veinticuatro mil a cien mil miembros durante la Revolución rusa, y con el apoyo del 25% de los votos para la Asamblea Constituyente en marzo de 1917, los bolcheviques eran un partido minoritario cuando tomaron el poder por la fuerza en Petrogrado y Moscú. Sus ventajas fueron disciplina y una plataforma de apoyo a los movimientos de los trabajadores, campesinos, soldados y marineros que se habían apoderado de las fábricas, organizar sóviets, apropiarse de tierras que pertenecían a la aristocracia y otros grandes terratenientes, las deserciones desde el ejército y el amotinamiento contra la armada durante la Revolución.

Karl Marx no hizo otras propuestas detalladas para la estructura de una sociedad y gobierno socialista o comunista que no fuese la del reemplazo del capitalismo por el socialismo y finalmente el comunismo por la victoriosa clase obrera. Lenin, el líder de los bolcheviques, desarrolló una teoría en la que el Partido Comunista debía servir de vanguardia del proletariado, gobernando en su nombre e intereses, pero al igual que Marx, no había desarrollado un programa económico o político detallado. El nuevo gobierno comunista de la Unión Soviética se enfrentó a alarmantes problemas: el extendimiento del control práctico más allá de las grandes ciudades, combatir la contrarrevolución y los partidos políticos opositores, hacer frente a una guerra y la creación de un nuevo sistema económico y político.

A pesar de que el Partido Comunista era una coalición de revolucionarios comprometidos con una relativa disciplina, los bolcheviques no compartían la misma opinión, cada uno tenía sus diferentes puntos de vista sobre lo que era práctico y adecuado. Estas tendencias divergentes darían lugar a debates en el seno del partido durante la siguiente década, seguido de un periodo de consolidación del Partido cuando se adoptaron programas definidos.

Poder legislativo[editar]

Congreso de los Sóviets (1922-1936) y Sóviet Supremo (1936-1989)[editar]

El Congreso de los Sóviets era el órgano supremo de poder de acuerdo con el artículo 8 de la Constitución soviética de 1924 para más tarde ser reemplazado en el artículo 30 de la Constitución soviética de 1936 por el Sóviet Supremo, que funcionó como la autoridad más elevada del estado y la única rama legislativa de la Unión Soviética. De acuerdo con el artículo 108 de la Constitución soviética de 1977, el Sóviet Supremo estuvo facultado para hacer frente a todos los asuntos acontecidos en la jurisdicción de la Unión Soviética. La admisión de nuevas repúblicas; la creación de nuevas repúblicas o regiones autónomas; la aprobación de los planes quinquenales para la economía nacional; la creación del presupuesto del Estado y la institución de organismos de los que la Unión Soviética era responsable fueron la prerrogativa exclusiva del Sóviet Supremo. El derecho soviético fue promulgado por el Sóviet Supremo o por referéndum.

El Sóviet Supremo constaba de dos cámaras: el Sóviet de la Unión y el Sóviet de las Nacionalidades; ambas cámaras tenían los mismos derechos e igual número de suplentes. El Sóviet de la Unión fue elegido por circunscripciones con poblaciones iguales; el Sóviet de las Nacionalidades fue elegido sobre la base de la representación siguiente: treinta y dos diputados de cada república de la Unión Soviética, once diputados de cada república autónoma, cinco diputados de cada comunidad autónoma, y un suplente por cada área autónoma. Ambos Sóviets (previa presentación de las comisiones de credenciales elegidas) tenían el poder de decidir la validez de las credenciales de los diputados electos, y (en casos de violación de la ley electoral) podían declarar la elección nula y sin efecto. Además, ambas cámaras eligieron a un presidente y cuatro diputados. Los presidentes de los Sóviets presidían las sesiones de sus respectivas cámaras y llevaban a cabo sus asuntos. Las sesiones conjuntas de ambas cámaras fueron presididas alternativamente por ambos presidentes.

Congreso de los Diputados del Pueblo y Consejo de Estado (1989-1991)[editar]

A través de una enmienda constitucional realizada por Mijaíl Gorbachov, el Sóviet Supremo se convirtió en el parlamento permanente elegido por el Congreso de los Diputados del Pueblo. En la elección legislativa de la Unión Soviética de 1989, el pueblo soviética pudo elegir democráticamente por primera vez a los candidatos. La nueva enmienda exigía un órgano de trabajo más pequeño que sería elegido por los 2250 miembros del Congreso. Un tercio de los escaños estuvieron reservados para el Partido Comunista de la Unión Soviética y otras organizaciones públicas. La enmienda estableció claramente que podrían participar multitud de candidatos en las elecciones, y los votantes soviéticos sorprendieron a las autoridades votando por candidatos de partidos ajenos al PCUS y reformadores. Sin embargo, se estimó que los reformadores ganaron solamente alrededor de 300 escaños. Tras el fallido intento de golpe de Estado en agosto, el Consejo de Estado se convirtió en máximo órgano de poder del Estado durante el período de transición.