Gobierno de José de Posada Herrera

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
José de Posada Herrera

A la crisis en el gabinete de Sagasta abierta con la dimisión de Martínez Campos como ministro de Guerra, se unió la mala gestión del incidente de París durante el viaje del rey Alfonso XII que provocaron la caída del gobierno.

El rey encargó, entonces sin conceder la disolución de las Cortes, la tarea de formar gobierno a Posada Herrera de la izquierda dinástica. Posada conformó un gabinete con elementos de las distintas ramas de la ideología liberal; Segismundo Moret y Ángel Carvajal provenían de la vertiente "democrática-monárquica",[1]López Domínguez de la izquierda dinástica o Aureliano Linares Rivas, ministro de Gracia y Justicia, de los constitucionalistas. Del Partido radical provenía el Ministro de Estado, Servando Ruíz Gómez y finalmente los ministros de Ultramar y Hacienda amigos del presidente desde sus tiempos en la Unión Liberal.

Desde el principio el gobierno emprendió el camino de las reformas que en muchos casos, dada la falta de apoyos y medios del gobierno, quedaron en meros proyectos inacabados tales como la reforma administrativa de Moret cuyo objetivo era, respetando las provincias de 1833, crear quince entes administrativos superiores que englobaran a las provincias; la creación de la Comisión de Reformas Sociales o la reforma de la policía, de los penales y de la beneficencia. Por su parte el Ministerio de Fomento concretó una futura reforma de la Ley de Instrucción Pública mediante dos decretos sobre la validez de los estudios realizados con carácter privado y otro sobre la implantación de ejercicios prácticos en bachillerato. El Ministro López Domínguez anunció la reforma del ejército y el Ministerio de Ultramar abolió el uso de cepo y grilletes en Cuba, planteó la creación de registros civiles en Cuba y Puerto Rico y la revisión de los derechos de importación de mercancías estadounidenses.

Sin embargo la oposición al gobierno de Posada Herrera limitó el efecto de las reformas, la impresión de incertidumbre derivó en una cuantiosa baja en las cotizaciones de la Bolsa que generó desconcierto entre los inversores y hombres de negocios.[2]​ Así mismo la agitación republicana, que tanto había afectado al gobierno de Sagasta, se expresó en las calles de Madrid con motivo del aniversario de la muerte de Figueras.

En política exterior el gobierno mantuvo la línea de acercamiento a las potencias de la Triple Alianza iniciada por Cánovas del Castillo y mantenida con Sagasta, destacando el viaje realizado por rey Alfonso XII a Berlín y Viena en agosto de 1883. La visita realizada por el monarca español fue correspondida por el príncipe imperial de Alemania, Federico , entre noviembre y diciembre 1883.

La situación del gobierno a finales de año era delicada y a ello contribuyó el mensaje de la Corona con respecto a la implantación del sufragio universal y el debate que generó posteriormente en el Congreso:[3]

Desde el momento en el cual vuestra sabiduría y vuestros votos decidieron las corporaciones populares tuviesen por origen exteso y lato sufragio que determinó la ley de 29 de agosto de 1882, se ha hecho indeclinable el cumplimiento de la promesa en ella contenida, porque una vez reconocida la justicia de hacer desaparecer el censo como base del derecho de elegir corporaciones provinciales, fuera imposible mantenerlo para el mandato de los legisladores

Rey Alfonso XII


Pese a que Posada Herrera no había sido partidario nunca del sufragio universal, tal y como afirmaba años atrás «¿qué derechos dais a los pobres con u artículo constitucional?»,[4]​ se vio arrastrado a defender esta posición junto al ala más progresista de su gobierno encabezada por Moret. La oposición a dicho proyecto provenía, no sólo de los conservadores, sino también de los fusionistas de Sagasta, que había defendido su implantación en 1869.

El gobierno tuvo que ver como eran derrotados los candidatos ministeriales a la comisión que debía responder al mensaje de la Corona. En el debate parlamentario del 3 de enero de 1884, los posicionamientos entre Posada y Sagasta se endurecieron con violentos reproches. Carlos Navarro Rodrigo (fusionista) recordaba al Presidente su contradicciones personales respecto al sufragio, y por su parte Segismundo Moret, acusó a Sagasta de haber conocido y aprobado con anterioridad el mensaje de Alfonso XII. Los votos particulares de los fusionistas Trinitario Capdepón y Francisco Cañamaque alargaron la discusión parlamentaria siendo concluida, al día siguiente, con la intervención de Cánovas que declaró que el sufragio universal era contrario a la soberanía nacional. En la votación final el gobierno pese a contar con el apoyo de la izquierda dinástica, la minoría liberal-conservadora y los republicanos (126 votos) fue derrotado frente a los 221 de los fusionistas y conservadores.

Perdida la votación Posada Herrera presentó la cuestión de confianza al rey quien negándose a disolver las Cortes, como era deseo de Posada, llamó a Cánovas del Castillo a formar gobierno.

Composición del Gobierno
Cargo Titular Inicio Fin
Presidente José Posada Herrera 10 de octubre de 1883 18 de enero de 1884
Estado Servando Ruiz Gómez 10 de octubre de 1883 18 de enero de 1884
Gracia y Justicia Aureliano Linares Rivas 10 de octubre de 1883 18 de enero de 1884
Guerra José López Domínguez 10 de octubre de 1883 18 de enero de 1884
Hacienda José Gallostra y Frau 10 de octubre de 1883 18 de enero de 1884
Gobernación de la Península Segismundo Moret 10 de octubre de 1883 18 de enero de 1884
Marina, Comercio y Gobernación de Ultramar Carlos Valcárcel Usell de Gimbarda 10 de octubre de 1883 18 de enero de 1884
Ultramar Estanislao Suárez Inclán 10 de octubre de 1883 18 de enero de 1884
Fomento Ángel Carvajal y Fernández de Córdoba 10 de octubre de 1883 18 de enero de 1884


Predecesor:
III Gobierno de Práxedes Mateo Sagasta
Escudo del rey de España abreviado antes de 1868.svg
10 de octubre de 1883 - 18 de enero de 1884
Sucesor:
IV Gobierno de Antonio Cánovas del Castillo

Notas[editar]

  1. Partido creado por Moret el 10 de noviembre de 1881
  2. Melchor Fernández Almagro: Historia política de la España contemporánea. Madrid, Alianza Editorial, 1972 3ª Edición pág. 404
  3. Melchor Fernández Almagro: Historia política de la España contemporánea. Madrid, Alianza Editorial, 1972 3ª Edición pág. 405
  4. VVAA: Reformistas y reforma de la administración española, III seminario de Historia de la Administración. Madrid, Ministerio de Administraciones Públicas, 2004