Gerardo Groote

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Breviario escrito por Geert Grote

Gérard Groote o Gérard de Groote, (en holandés,[1] Geert Grote), nacido en 1340 en Deventer, Países Bajos Borgoñones y fallecido en 1384, es un diácono holandés que inicia una nueva corriente espiritual en el seno del catolicismo, la devotio moderna, y funda la hermandad de las "Hermanos de la Vida Común".

Biografía[editar]

Nacido en una familia acomodada de Deventer, hijo de un mercader de paños, huérfano a los diez años, quedó en posesión de una fortuna considerable. Realizó brillantes estudios universitarios en París y en Colonia, y desempeñó beneficios eclesiásticos en Utrecht, Aquisgrán y Colonia, sin haber recibido órdenes religiosas.

En 1374, « se convierte», y rechaza las ciencias profanas, todo ello tras su conversación con el prior de la cartuja de Monnikhuizen, Enrique Eger. Tras su conversión, renunció a sus bienes y prebendas, entregando su casa a una comunidad de beguinas.

Estuvo muy influenciado por los místicos alemanes, sobre todo por Enrique Suso de quién lee Horologium sapientiae (El Reloj de la Sabiduría) y Jan van Ruysbroek. A partir de 1379 comienza a predicar de modo itinerante por los Países Bajos. Para ejercer sin trabas la predicación pública fue ordenado diácono por el obispo de Utrecht. Critica las costumbres eclesiásticas de su tiempo y predica la conversión. Pone las bases de una nueva forma de vida religiosa – la hermandad de la vida en común- según una nueva concepción de la espiritualidad, la devotio moderna. Muere a los 44 años. Sus enseñanzas son desarrolladas por sus discípulos, especialmente Florencio Radewijns (1350-1400), fundador de una comunidad masculina llamada Hermanos de la Vida Común.

Obras[editar]

Gerardo Groote deja varias obras ascéticas y autobiográficas que permiten conocer sus pensamiento, entre las que destaca Resoluciones y propósitos, no votos. La conversión del corazón y la práctica de las virtudes cristianas es lo que debe primar. Para él, la contemplación debe ser algo menos intelectual, para ser más sencilla. Según Groote es necesario imitar la humanidad de Jesús de Nazaret y llevar una vida activa pero también contemplativa. La práctica extrema de las virtudes cristianas, y su rigorismo, le llevaron a cometer algunos excesos.[2]

Notas[editar]

  1. LENGUA HOLANDESA
  2. Luis Suárez. La construcción de la cristiandad europea, Barcelona, 2008, pp. 492-493

    El 14 de agosto de 1383, en un sermón titulado De focaristis, llegó a decir que pecaban los que asistían a la misa celebrada por un sacerdote concubinario conocido y que pecaba también el obispo que lo consentía -razón por la que fue suspendido en sus funciones de predicación por el obispo de Utrecht-. Porque podía entenderse que sostenía la doctrina de que los sacramentos no obran sino en relación a la santidad de quienes lo imparten pero, sobre todo, porque afirmaba que el matrimonio era un obstáculo en el camino a la salvación.



Bibliografía[editar]

SUÁREZ, Luis. La construcción de la cristiandad europea, Homo Legens, Barcelona, 2008. ISBN 978-84-92518-03-6

Enlaces externos[editar]