Fuentes de información

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

Se denominan fuentes de información, en teoría de la información y telecomunicación, a cualquier origen de información susceptible de ser representado mediante una señal analógica y/o digital. De forma general cualquier variación de una magnitud física puede ser representado mediante señales, como podría hacerse a través de la digitalización. El objetivo es poder procesar, almacenar o transmitir la información que supone las alteraciones del medio. Así como otros diversos tipos de documentos que contienen datos útiles.

Desde una perspectiva académica, periodística o de teoría de conocimiento una "fuente de información" se refiere informaciones recogidas de manera consciente por individuos u organizaciones el fin de poder controlar, monitorizar o documentar hechos relevantes para los individuos o las sociedades humanas.

Punto de vista de la teoría de la señal[editar]

En una ecografía se captan sonidos y se procesan para generar una imagen.

Desde el punto de vista de la teoría de la señal y la adquisición de datos, se considera que cualquier sistema que puede ser observado durante periodos prolongados de tiempo, y cuyo comportamiento puede ser convenientemente representado mediante algún tipo de datos constituye una fuente de información posible. En ese sentido se consideran fuentes de información desde el punto de vista de la teoría de la señal los siguientes fenómenos constituyen "fuentes de información" (no necesariamente estructurada):

Muchas de la "fuentes de información" consideradas por la perspectiva de la teoría de la señal, no son "fuentes de información [lingüíticamente] estructuradas". Tradicionalmente la expresión "fuentes de información" se refirió a cualquier tipo de registro que contenía información recogida de manera consciente por seres humanos, con el objetivo de transmitir esa información a otros seres humanos. El advenimiento de la moderna electrónica y la teoría de la señal, aumentó el número de cosas que pueden considerarse "fuentes de información", ampliando el significado clásico de la expresión.

Punto de vista epstemológico[editar]

Los seres humanos al ser una especie social y estar dotados de lenguaje han sido capaces de desarrollar culturas materiales que dependen críticamente de la acumulación de conocimiento especializados por parte de individuos concretos que pueden compartir la información asociada con personas que no experimentaron directamente los hechos a los que se refiere dicha información.

La invención de la tradición oral entre los pueblos paleolíticos y la invención de la escritura, permitieron acumular conocimientos de manera más estructurada. Desde muy antiguo los seres humanos empezaron a recopilar informaciones de manera sistemática y de forma consciente. Cualquier forma de acumulación de información transmitible mediante el lenguaje humano constituye una fuente de información desde el punto de vista de la teoría del conocimiento.

La invención de la imprenta y su impacto posterior sobre la investigación científica, la gestión y administración de los recursos en las organizaciones modernas, multiplicaron la cantidad de información escrita disponible a los seres humanos. Esa abundancia moderna de información en un formato duradero ha llevado a clasificar las diversas fuentes de información disponibles desde diversos puntos de vista. Así tradicionalmente se han clasificado los documentos por el tipo de soporte material y por la temática de la información que contienen. Más modernamente el mundo académico y periodístico han aumentado el interés sobre el origen de los conocimientos, la forma de adquirirlo, la forma de registrarlo y la fiabilidad que puede atribuirse a las diferentes fuentes de información disponibles.

Fuentes de información académica[editar]

Las fuentes de información en el sentido académico se consideran de dos tipos primarias y secundarias. Las fuentes primarias se refieren a documentos recopilados con un propósito diferente del de ser estudiadas: los censos, los registros de propiedades, los documentos administrativos, la literatura, etc. son fuentes primarias que ofrecen información sobre aspectos de la organización social de una determinada sociedad en un tiempo concreto. Las fuentes de información secundarias son fuentes que analizan recopilaciones de informaciones particulares con el objeto de compararlas, contrastarlas, discutirlas y extraer conclusiones de ellas. La mayor parte de fuentes académicas son fuentes secundarias, en las que algún académico o especialista en una disciplina se encargó de recabar datos de diferentes fuentes (primarias o secundarias) hasta ofrecer un análisis comparado con el objeto de ser transmitido a otros académicos o especialistas.

Modernamente las publicaciones académicas constituyen la principal forma de fuentes secundarias de información, existen numerosos tipos pero simplificando bastante las publicaciones académicas se clasifican en libros académicos y artículos científicos, dentro de los cuales hay diversas subclasificaciones:

  • Libros académicos entre los cuales se encuentran
    • Libros de investigación, donde se recogen sistemáticamente resultados relativamente recientes para estandarizar y difundir las tendencias actuales en un área de estudio, usualmente son altamente especializados y sólo accesibles a especialistas.
    • Manuales o libros de estudio, normalmente dirigidos a estudiantes o especialistas que desean mejorar su conocimiento general en ciertas áreas, pueden tener un cierto nivel de especialización pero frecuentemente son accesibles a un sector amplio de la población con algún tipo de instrucción de educación secundaria o terciaria.
    • Libros de divulgación, dirigidos a un público general, con poca o ninguna especialización que, sin embargo, tiene un interés específico por una serie de temas particulares, que sí pueden llegar a ser muy específicos, pero que están redactados de una manera generalista y bastante más accesible que las dos categorías anteriores.
  • Artículos científicos:
    • Artículos originales, donde se expone una investigación nueva, o desde una perspectiva novedosa con el objetivo de corroborar por nuevos métodos hechos conocidos, o descubrir nuevos hechos.
    • Artículos de revisión, que resumen resultados importantes de artículos relativamente recientes sobre un mismo tema, tratando de aclarar los puntos en discusión de los hechos bien establecidos en otros artículos previamente publicados.
    • Informes técnicos y notas técnicas, se refieren a técnicas experimentales, nuevas perspectivas de estudio y propuestas de estudio en algún campo científico o humanístico.

Fuentes de información periodística[editar]

Las fuentes de información periodística se refieren a informes, documentos y declaraciones tanto de individuos como de organizaciones que contienen información relevante para entender la actividad de personas y organizaciones que tienen un impacto social relevante. Entre las fuentes de información comúnmente usadas por los periodistas están:

  • Documentos oficiales de acceso público (registros, censos, bases de datos, etc).
  • Datos suministrados por funcionarios, miembros de las administraciones.
  • Datos suministrados por empresas u organizaciones de propósito particular.
  • Declaraciones de expertos y académicos, especialistas en temas concretos.
  • Filtraciones y declaraciones proporcionadas por individuos que guardan su anonimato.

Un hecho probado y ampliamente discutido por Noam Chomsky en Los guardianes de la libertad y otros de sus libros, es que el periodismo moderno se ha vuelto muy dependiente de la información suministrada por gobiernos, administraciones públicas, así como grandes corporaciones; y que todas estas instituciones y organizaciones proporcionan la información muchas veces de manera sesgada o conveniente a sus intereses. Esto afecta a la pluralidad y credibilidad de las fuentes periodísticas.

Algunos aspectos que afectan a la adecuación de las fuentes usadas por los periodistas para obtener información relevante son:

  • La fiabilidad, es decir, hasta qué punto las informaciones son veraces, precisas, creíbles y libres de error o interpretación.
  • La adecuación aun cuando una fuente se considere fiable, es necesario conocer hasta qué punto las informaciones y contratación de los datos suministrados por diferentes fuentes, son adecuados para extraer determinadas conclusiones o sustentar algunas tesis periodísticas.
  • La neutralidad aun cuando una fuente sea fiable y adecuada, es necesario contemplar si el conjunto de informaciones son sesgadas, intersadas de parte o responden a intereses concretos de las personas u organizaciones que proporcionaron dichas informaciones.

Véase también[editar]

Referencia[editar]

Bibliografía[editar]