Franz Reichelt

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Franz Reichelt
Flying tailor.png
Franz Reichelt con el paracaídas que él mismo diseñó.
Información personal
Nacimiento 1879 Ver y modificar los datos en Wikidata
Štětí (República Checa) Ver y modificar los datos en Wikidata
Fallecimiento 4 de febrero de 1912 Ver y modificar los datos en Wikidata
París (Francia) Ver y modificar los datos en Wikidata
Causa de muerte Caída desde un edificio Ver y modificar los datos en Wikidata
Nacionalidad Austrohúngara y francesa (desde 1909)
Información profesional
Ocupación Sastre e inventor Ver y modificar los datos en Wikidata

Franz Reichelt, también conocido como Frantz Reichelt y François Reichelt (Wegstädtl, Imperio austrohúngaro —hoy Viena, 1879[1]​-París, 4 de febrero de 1912), fue un sastre franco-austriaco.

Su invento[editar]

Se radicó en París en 1900 y obtuvo la nacionalidad francesa en 1911. Reichelt ya era un sastre de prestigio en Francia cuando ideó, siguiendo los diseños de Leonardo da Vinci y de algunos intentos fallidos anteriores, una especie de paracaídas que le permitiera saltar desde un lugar alto, descendiendo suavemente a tierra.

Para probar su invento, utilizó primero un muñeco que lanzó desde lo alto de la Torre Eiffel, por entonces la estructura más alta del mundo. El muñeco se estrelló contra el suelo, pero Reichelt argumentó que, por ser un muñeco, no tenía la posibilidad de abrir los brazos.

Entonces, decidió probar su invento él mismo. Las autoridades de la Torre Eiffel se negaron, diciendo que Reichelt necesitaba un permiso especial de la Policía. Extrañamente, la Policía otorgó ese permiso, pero, antes, las autoridades de la Torre Eiffel le hicieron firmar un documento que las liberaba de toda responsabilidad si el invento fallaba.

Muerte[editar]

El 4 de febrero de 1912 por la mañana, unos cuantos espectadores y agentes de policía se hallaban reunidos al pie de la torre. Además, un equipo de filmación con por lo menos dos cámaras estaba preparado para registrar el acontecimiento.[2]

Reichelt, desde lo alto, dudó mucho antes de saltar. Finalmente lo hizo. Cayó de forma violenta, dejando un considerable agujero en el suelo.

Reichelt inspiró un juego, una obra de teatro, un cortometraje que narra su vida y una canción de La Casa Azul titulada "Nunca Nadie Pudo Volar".

Referencias[editar]

  1. Jack, Albert. «They Laughed at Galileo. How the Great Inventors Proved Their Critics Wrong» (en inglés). p. 46. Consultado el 31 de marzo de 2017. 
  2. 2003 Personal Accounts Darwin Awards