Fosa de las Marianas

De Wikipedia, la enciclopedia libre
La fosa de las Marianas.

La fosa de las Marianas es una depresión del fondo marino que se encuentra en el océano Pacífico occidental, a unos 200 km al este de las islas Marianas, y es el área más profunda conocida de los océanos de la Tierra. Tiene forma de media luna y mide unos 2550 km de largo por unos 70 km de ancho. La máxima profundidad de esta fosa oceánica es de 10 994 metros en el extremo sur de un pequeño valle en su fondo, conocido como Abismo de Challenger. Sin embargo, algunas mediciones llevan su punto más profundo hasta los 11 034 metros.[1]​ En comparación, si la montaña más alta del planeta, que es el monte Everest con 8 849 metros, reposara sobre este punto, su cima estaría todavía a más de dos mil metros de la superficie.[2]

En el fondo de la fosa la columna de agua ejerce una presión de 1086 bar (15 750 psi), más de mil veces la presión atmosférica normal al nivel del mar. Con esta presión, la densidad del agua se incrementa un 4,96%. La temperatura en el fondo oscila entre 1 y 4 °C.[3]

La fosa no es la zona del lecho marino más cercana al centro de la Tierra. Esto se debe a que nuestro planeta tiene forma de esferoide oblato, no es una esfera perfecta, pues su radio es unos 25 km menor en los polos que en el ecuador.[4]​ Como resultado, algunas partes del lecho marino del océano Ártico están por lo menos 13 km más cerca del centro de la Tierra que el abismo de Challenger.

En 2009 la Fosa de las Marianas fue nombrada Monumento nacional de Estados Unidos.[5]​ Investigadores del Centro de Oceanografía Scripps han encontrado allí ejemplares de Xenophyophorea, unos organismos unicelulares que se desarrollan a una profundidad de 10 600 metros.[6]​ Otros datos sugieren que allí también prosperan formas de vida como microorganismos.[7][8]​ También se pueden encontrar peces luminiscentes y otras especies.

Etimología[editar]

La fosa de las Marianas lleva el nombre de las cercanas islas Marianas, llamadas así en honor a la reina de España Mariana de Austria (1634-1696), esposa de Felipe IV de España.

Vida en la Fosa[editar]

La expedición realizada en 1960 afirmó haber observado, con gran sorpresa debido a la alta presión, grandes criaturas que vivían en el fondo, como un pez plano de unos 30 cm de largo,[9]​ y camarones.[10]​ Según Piccard, "El fondo parecía ligero y claro, un residuo de firme tierra de diatomeas".[9]​ Muchos biólogos marinos son ahora escépticos sobre el supuesto avistamiento del pez plano, y se sugiere que la criatura pudo haber sido un pepino de mar.[11][12]​ Durante la segunda expedición, el vehículo sin tripulación Kaikō recogió muestras de lodo del lecho marino.[13]​ Se descubrió que en esas muestras vivían organismos diminutos.

En julio de 2011 una expedición de investigación desplegó módulos de aterrizaje sin ataduras, llamados cámaras de caída, equipados con cámaras de video digitales y luces para explorar esta región de aguas profundas. Entre otros muchos organismos vivos, se observaron unos gigantescos foraminíferos unicelulares con un tamaño superior a 4 plg (10,2 cm), pertenecientes a la clase de los monotálamos.[14]​ Las monotalameas destacan por su tamaño, su extrema abundancia en el fondo marino y su papel como huéspedes de diversos organismos.

En diciembre de 2014 se descubrió una nueva especie de pez baboso a una profundidad de 8145 m (26 722,4 pies), batiendo el récord anterior de pez vivo más profundo visto en vídeo.[15]

Durante la expedición de 2014 se filmaron varias especies nuevas, entre ellas enormes anfípodos conocidos como supergigantes. El gigantismo de aguas profundas es el proceso en el que las especies crecen más que sus parientes de aguas poco profundas.[15]

En mayo de 2017 un tipo no identificado de pez babosa fue filmado a una profundidad de 8178 metros (26 800 pies).[16]

Contaminación[editar]

En 2016 una expedición de investigación examinó la composición química de los crustáceos carroñeros recogidos en el rango de 7.841 a 10.250 m dentro de la fosa. Entre estos organismos los investigadores encontraron concentraciones extremadamente elevadas de PCBs, una toxina química prohibida en la década de 1970 por su daño medioambiental, concentrada a todas las profundidades dentro del sedimento de la fosa.[17]​ Otras investigaciones han descubierto que los anfípodos también ingieren microplásticos, y que el 100% de los anfípodos tienen al menos un trozo de material sintético en el estómago.[18][19]

En 2019 Victor Vescovo informó del hallazgo de una bolsa de plástico y envoltorios de caramelos en el fondo de la fosa.[20]​ Ese año, Scientific American también informó de que se había encontrado carbono-14 procedente de pruebas con bombas nucleares en los cuerpos de animales acuáticos hallados en la fosa.[21]

Historia de las investigaciones[editar]

El HMS Challenger, desde el cual se sondeó por primera vez la fosa en 1875.

La fosa fue descubierta durante la Expedición Challenger en 1875 por la fragata de la Marina Real Británica HMS Challenger, que da el nombre a la parte más profunda de la fosa, el abismo de Challenger. Sirviéndose de un escandallo, registraron una profundidad de 8 184 metros.[22]​ En 1877 el cartógrafo alemán August Petermann publicó un mapa titulado Tiefenkarte des Grossen Ozeans (Mapa de profundidad del Gran Océano), que mostraba la localización de ese sondeo. En 1899 el barco carbonero reconvertido USS Nero, de la armada estadounidense, registró una profundidad de 9 636 metros.[23]

En 1951 y usando ecolocalización, se midió una profundidad de 11 012 m en 11°19′N 142°15′E / 11.317, 142.250. En 1957 la nave soviética Vitiaz informó de una profundidad de 11 022 m. En 1962 el buque M.V. Spencer F. Baird registró una profundidad de 11 563 m.[24][1]

En la fosa se encontró un calamar gigante del género Architeuthis, una especie desconocida de lenguado y varias especies desconocidas hasta entonces. A 11 km de profundidad se encontraron otros tipos de biodiversidad como minúsculos seres vivos unicelulares y una forma de plancton por ahora desconocida, según se publicó en la revista Science. La fosa de las Marianas es uno de los lugares más desconocidos del mundo.

Discovery Channel emitió un programa en 2009 en que se sugiere que la gran fosa es una amplia zona de subducción de la corteza terrestre que se sumerge bajo el manto tectónico, donde la placa del Pacífico subduce bajo la pequeña placa de las Marianas, lo que explica la existencia del archipiélago y su constante actividad volcánica. La poca actividad telúrica se explicó por la existencia de una franja de roca suave disgregada a modo de lubricante que evita el roce brusco entre la placa superior y la que se hunde.[25]

La placa del Pacífico se subduce bajo la placa de las Marianas creando la fosa de las Marianas.

Descensos[editar]

El Batiscafo Trieste, diseñado por Auguste Piccard, fue el primer vehículo tripulado en llegar al fondo de la fosa de las Marianas, gesta que logró el 23 de enero de 1960.[26]

El 23 de enero de 1960 descendió la primera nave tripulada dentro de la fosa: el batiscafo Trieste, invención de Auguste Piccard, capitaneado por Jacques Piccard, hijo del primero y acompañado por Don Walsh, oficial de la Armada estadounidense.[24]​ La inmersión se proyectó para obtener datos del origen de este abismo. El lugar del descenso fue el extremo suroccidental de la fosa, a unos 338 km de Guam. Los sistemas de a bordo indicaban una profundidad de 11 521 m, que después fue revisada y resultó ser de 11 034 metros.[9]

En 2012 el director de cine y explorador James Cameron llegó a las profundidades de la fosa a bordo del submarino Deepsea Challenger.[27]

«El 8 de mayo de 2020, a las 22:34, hora de Moscú, el vehículo submarino no tripulado autónomo ruso Vitiaz llegó al fondo de la fosa de las Marianas. Los sensores de Vitiaz registraron una profundidad de 11,028 metros», destacó la fundación de acuerdo con la agencia Sputnik.

En 2017 durante una expedición en la fosa de las Marianas se identificó una nueva especie denominada Pseudoliparis swirei, posteriormente se recogieron con éxito individuos de P. swirei utilizando un video lanzador con cebo.[28]

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. a b «Mariana Trench». Encyclopædia Britannica (Encyclopædia Britannica). 
  2. «Official height for Everest set». BBC News. 8 de abril de 2010. Consultado el 24 de junio de 2018. 
  3. infoplease.com – The Temperature in the Mariana Trench, consultado el 8 de junio de 2019.
  4. David R. Williams (17 November 2010).Earth Fact Sheet. National Space Science Data Center.
  5. «About the Monument – Mariana Trench». U.S. Fish and Wildlife Service. Archivado desde el original el 8 de mayo de 2021. Consultado el 8 de junio de 2019. 
  6. «Giant amoeba found in Mariana Trench – 6.6 miles beneath the sea». Los Angeles Times. 26 de octubre de 2011. Consultado el 23 de marzo de 2012. 
  7. Choi, Charles Q. (17 de marzo de 2013). «Microbes Thrive in Deepest Spot on Earth». LiveScience. Consultado el 17 de marzo de 2013. 
  8. Glud, Ronnie; Wenzhöfer, Frank; Middleboe, Mathias; Oguri, Kazumasa; Turnewitsch, Robert; Canfield, Donald E.; Kitazato, Hiroshi (17 de marzo de 2013). «High rates of microbial carbon turnover in sediments in the deepest oceanic trench on Earth». Nature Geoscience. Bibcode:2013NatGe...6..284G. doi:10.1038/ngeo1773. Consultado el 17 de marzo de 2013. 
  9. a b c «NOAA Ocean Explorer: History: Quotations: Soundings, Sea-Bottom, and Geophysics». oceanexplorer.noaa.gov. 
  10. «Bathyscaphe Trieste | Fosa de las Marianas | Challenger Deep». Geology. com. Consultado el 1 de marzo de 2012. 
  11. "James Cameron se sumerge profundamente para Avatar". Archivado el 18 de enero de 2017 en Wayback Machine., Guardian, 18 de enero de 2011
  12. "James Cameron se adentra en el abismo" Archivado el 1 de septiembre de 2012 en Wayback Machine., Nature, 19 de marzo de 2012
  13. Woods, Michael; Mary B. Woods (2009). Siete maravillas naturales del Ártico, la Antártida y los océanos. Twenty-First Century Books. p. 13. ISBN 978-0-8225-9075-0. Consultado el 23 de marzo de 2012. (requiere registro). 
  14. {«Descubiertas amebas gigantes en la fosa oceánica más profunda». Live Science. 21 de octubre de 2011. Consultado el 26 de marzo de 2012. 
  15. a b Morelle, Rebecca (9 de diciembre de 2014). «Nuevo récord del pez más profundo». BBC News. Consultado el 26 de agosto de 2017. 
  16. {«El pez fantasma de la Fosa de las Marianas en el Pacífico es el más profundo jamás registrado». CBC News. 25 de agosto de 2017. Consultado el 26 de agosto de 2017. 
  17. Jamieson, Alan J.; Malkocs, Tamas; Piertney, Stuart B.; Fujii, Toyonobu; Zhang, Zulin (13 de febrero de 2017). «Bioacumulación de contaminantes orgánicos persistentes en la fauna oceánica más profunda». Nature Ecology & Evolution 1 (3): 51. ISSN 2397-334X. PMID 28812719. S2CID 9192602. doi:10.1038/s41559-016-0051. hdl:2164/9142. 
  18. {Jamieson, A. J.; Brooks, L. S. R.; Reid, W. D. K.; Piertney, S. B.; Narayanaswamy, B. E.; Linley, T. D. (28 de febrero de 2019). «Microplásticos y partículas sintéticas ingeridos por anfípodos de aguas profundas en seis de los ecosistemas marinos más profundos de la Tierra». Royal Society Open Science 6 (2): 180667. Bibcode:2019RSOS....680667J. ISSN 2054-5703. PMC 6408374. PMID 30891254. doi:10.1098/rsos.180667. 
  19. Robbins, Gary (5 de septiembre de 2019). «UCSD descubre un aumento de la contaminación por plásticos frente a Santa Bárbara». Los Angeles Times. Consultado el 5 de septiembre de 2019. 
  20. Street, Francesca (13 de mayo de 2019). html «Inmersión más profunda registrada en el océano: cómo lo hizo Victor Vescovo». CNN Travel (CNN). Consultado el 13 de mayo de 2019. 
  21. Levy, Adam (15 de mayo de 2019). «"Se ha encontrado carbono de bomba" en criaturas de las profundidades oceánicas». Scientific American. 
  22. «About the Mariana Trench – DEEPSEA CHALLENGE Expedition». Deepseachallenge.com. 26 de marzo de 2012. Archivado desde el original el 28 de junio de 2013. Consultado el 8 de julio de 2013. 
  23. Theberge, A. (24 de marzo de 2009). «Thirty Years of Discovering the Mariana Trench». Hydro International. Archivado desde el original el 24 de septiembre de 2015. Consultado el 31 de julio de 2010. 
  24. a b «The Mariana Trench – Exploration». marianatrench.com. 
  25. Descenso del Nereus
  26. Strickland, Eliza (29 de febrero de 2012). «Don Walsh Describes the Trip to the Bottom of the Mariana Trench – IEEE Spectrum». Spectrum.ieee.org. Consultado el 8 de julio de 2013. 
  27. Than, Ker (25 de marzo de 2012). «James Cameron Completes Record-Breaking Mariana Trench Dive». National Geographic Society. Consultado el 25 de marzo de 2012. 
  28. Wang, Kun; Shen, Yanjun; Yang, Yongzhi; Gan, Xiaoni; Liu, Guichun; Hu, Kuang; Li, Yongxin; Gao, Zhaoming et al. (2019-05). «Morphology and genome of a snailfish from the Mariana Trench provide insights into deep-sea adaptation». Nature Ecology & Evolution (en inglés) 3 (5): 823-833. ISSN 2397-334X. doi:10.1038/s41559-019-0864-8. Consultado el 29 de diciembre de 2020.