Feminazi

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

Feminazi es un término, tanto adjetivo como sustantivo, que es usado con sentido peyorativo para referirse a feministas que son percibidas como radicales bajo el argumento de que el feminismo no busca la igualdad entre hombres y mujeres.[1] [2]

El término fue popularizado por Rush Limbaugh en 1992 para criticar al feminismo militante que él consideraba intolerante a otros puntos de vista.[3]

Etimología y definición[editar]

Grupo de ultra nacionalistas polacas antifeministas protestan en el Día Internacional de la Mujer en Varsovia, 2010. Sostienen pancartas con la consigna «Feminazi stop» con el símbolo de Venus dentro de una bandera nazi.

El término es un acrónimo que se forma a partir de una combinación de las palabras feminista y nazi, haciendo alusión a que este grupo de mujeres supuestamente pretenden tratar a los hombres de una forma similar a como lo hacían los nazis con los judíos en la Europa ocupada, es decir, despojándoles de su dignidad como personas y de parte de sus derechos civiles,[4] recurriendo para ello incluso a sus tácticas publicitarias, como la creación de nuevos términos —heteropatriarcado, falocentrismo— propios de una neolengua feminista [5] (en referencia a la neolengua de la novela 1984 de George Orwell). Los usuarios de este término niegan ciertas vertientes del feminismo actual como sinónimo de igualdad. Sus partidarios proponen que esas nuevas facetas del feminismo son equivalente al hembrismo o feminazismo, y por tanto homólogo al machismo pero de sentido opuesto, por lo que prefieren emplear otros términos, como igualitarismo.[6] Sin embargo, este último término por sí mismo se ha considerado como una fuente de nivelación por el factor común más pequeño que califican de mediocracia[7]

El término fue popularizado por el locutor de radio estadounidense Rush Limbaugh,[8] conservador ligado al Partido Republicano, inicialmente para referirse a las mujeres que defendían el derecho al aborto que el autor parece asociar con el Holocausto. Limbaugh a su vez afirmó en un libro suyo, publicado en 1992, que fue su amigo Tom Hazlett, profesor de economía en la Universidad de California en Davis, quien acuñó el término. Limbaugh comenta de forma irónica que «una feminazi es una mujer que cree que lo más importante en la vida es asegurarse de que se practiquen tantos abortos como sea posible».[9]

Limbaugh también usa el término "feminazi" para comentar argumentos, puntos de vista o actitudes feministas ante otro tipo de asuntos no relacionados con el aborto. De acuerdo con Limbaugh, el término denota una mujer que hace del feminismo un estilo de vida fanático. No sería un término para describir a las feministas en general, sino un título con el que se acusa al feminismo de ser posturas ideológicas donde los términos de igualdad de sexos se pervierten en pos de una superioridad de lo femenino y la discriminación del hombre.

John Fund, del Wall Street Journal y quien ayudó a escribir el primer libro de Limbaugh, afirmó, en la revista cultural Slate, que hubo ocasiones en que Limbaugh casi deja de usar el término "feminazi".[cita requerida]

El término también se usa sin hacer alusión al tema del aborto sino en alusión a algunas feministas militantes contemporáneas, donde el sufijo "nazi" querría marcar una analogía con el totalitarismo, como lo fue el nazismo.[10] Esta comparación entre el feminismo militante moderno con diferentes ideologías totalitarias también ha sido hecha sin utilizar la palabra feminazi.[11]

Un término similar a feminazi es «femistasi», que une feminista y Stasi - policía secreta de la República Democrática Alemana -, según Paula Kirby se refiere a la actitud del movimiento feminista a sobrerreacionar ante la crítica externa o interna, y no permitir la más mínima disidencia, actuando como policía del pensamiento.[10]

Crítica[editar]

La crítica más fundamentada considera que el término se usa para socavar la influencia del feminismo, atacando una de sus reivindicaciones básicas, que es la igualdad entre los sexos.[2]

En una entrevista de 1996, Gloria Steinem criticó el uso que Limbaugh hace de la palabra feminazi con base en que Hitler accedió al poder posicionándose en contra del poderoso movimiento feminista alemán, cerró las clínicas de planificación familiar y declaró al aborto un crimen contra el Estado, por lo que se asemejaría más a la actuación de Rush Limbaugh.[12] En su libro Outrageous Acts and Everyday Rebellions, Steinem calificó el término como «cruel y antihistórico» y señaló la represión del feminismo bajo el gobierno de Hitler, subrayando que muchas prominentes feministas como Helen Stocker, Trude Weiss-Rosmariny, Clara Zetkin, fueron obligadas a huir de Alemania mientras otras fueron asesinadas en campos de concentración.[13]

John K. Wilson, en su libro The Most Dangerous Man in America: Rush Limbaugh's Assault on Reason, cita la definición de Limbagh como «feminista radical cuyo objetivo es que haya la mayor cantidad de abortos posible» y dice que «bajo esta definición no existe, literalmente, ninguna `feminazi´».[14]

Mientras tanto, en el Diccionario de la Transgresión Feminista, Alda Facio, define al feminismo radical como «una corriente del feminismo que no hace alusión a una excesiva beligerancia o fanatismo como la palabra radical podría sugerir sino a que esta corriente sostiene que para lograr eliminar la desigualdad social es indispensable atacar la raíz del problema »,[15] siendo dicha raíz el patriarcado.

Según el psicólogo Alberto Torres, se trata de una invención periodística que responde a una campaña de desprestigio dirigida contra el feminismo desde posiciones políticas conservadoras.[2]

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. «Los machos me dicen feminazi - Revista Anfibia». www.revistaanfibia.com. Consultado el 26 de marzo de 2016. 
  2. a b c «"Feminazi": una corriente feminista... ¿demasiado radical?». psicologiaymente.net. Consultado el 17 de diciembre de 2015. 
  3. Moi, Toril (1 de enero de 2006). «"I Am Not a Feminist, but...": How Feminism Became the F-Word». PMLA 121 (5): 1735-1741. Consultado el 21 de marzo de 2017. 
  4. Hoff Sommers, Christina (2013). The War against Boys: How Misguided Feminism Is Harming Our Young Men. Simon and Schuster. ISBN 9781439126585. 
  5. Dudge, Jai (2013). «How Feminism Has Manipulated The English Language & The Concept of Equality». 
  6. Martin, William (2014). «By 'Feminism', Do You Mean 'Egalitarianism'?». 
  7. En torno al concepto de desigualdad de rentas y patrimonios en Mises y Hayek, por Alberto Benegas Lynch (h).
  8. The Rush Limbaugh Show
  9. The Way Things Ought To Be, Rush Limbaugh, p. 192–93, 2 de julio de 1992
  10. a b La Hermandad de las Oprimidas. Traducción de una carta abierta de Paula Kirby
  11. En 1994, Camille Paglia describió a algunos grupos feministas como "estalinistas" por practicar la censura y la represión de la disidencia; Rodden, John. (2001) Performing the literary interview: how writers craft their public selves. University of Nebraska Press, ISBN 9780803239395, p. 169. Vamps & Tramps. En 1983 y un año antes de que Limbaugh debutara como presentador de tertulias políticas, Bob Black escribió un ensayo llamado "El feminismo como fascismo"; Feminism as Fascism.
  12. Steinem, Gloria (1996). «Ask Gloria». Feminist.com. Consultado el 10 de febrero de 2016. 
  13. Steinem, Gloria (1995). «If Hitler Were Alive, Whose Side Would He Be On?». Outrageous Acts and Everyday Rebellions (en inglés) (2da edición). New American Library. ISBN 978-0-4511-3998-6. Consultado el 11 de febrero de 2016. 
  14. Wilson, John K. (2011). The Most Dangerous Man in America: Rush Limbaugh's Assault on Reason (en inglés). Nueva York: St. Martin's Press. p. 56. ISBN 978-0-312-61214-6. Consultado el 11 de febrero de 2016. 
  15. Facio, Alda (2012). Diccionario de la Transgresión Feminista Volumen 2. Costa Rica: Justas Associates. p. 13. Consultado el 8 de abril de 2016. 

Enlaces externos[editar]