Símbolo fálico

De Wikipedia, la enciclopedia libre
(Redirigido desde «Falismo»)
Saltar a: navegación, búsqueda
Relieve itifálico del neter o dios egipcio Min.
Figura ibera itifálica (M.A.N., Madrid).
Estatuilla en terracota mochica representa a un ser dotado de un gran pene por lo que resulta semejante al mítico Kurupí de las creencias avá (Museo de La Plata, Buenos Aires).

La palabra falismo se refiere a una cierta actitud referida al falo.

También se refiere a:

  • Cualquier objeto que se asemeje visualmente a un pene o actos similares refiriéndose a estos símbolos como «algo fálico». Tales símbolos son representativos de la fertilidad y las implicaciones culturales asociadas al órgano sexual masculino.
  • También se puede referir a un tipo de hongo (Phallus) que tiene un elemento colgante alrededor de sí mismo y que por su aspecto recuerda a un pene humano.

Proviene del término latino phallus (en griego phallos). Es un neologismo aún no aceptado por la Real Academia Española.

Anatomía física[editar]

El falo se refiere al pene erguido o, más raramente, al clítoris; particularmente durante el desarrollo fetal es evidente antes de la diferenciación sexual. También hace referencia al órgano sexual masculino de ciertos pájaros, diferenciándolo anatómicamente del pene de un mamífero.

Símbolos fálicos en el arte[editar]

Se encuentran esculturas antiguas representando falos en múltiples lugares del mundo, existen vestigios en la Grecia y Roma antigua; también es un símbolo muy común en la India, donde existe el conocido como lingam o falo del deva o dios Shivá.

Uno de los más antiguos que fue hallado a principios del año 2005 es el llamado «falo de Hohle», data de la Edad de piedra, con una edad aproximada de 28.000 años, descubierto en la cueva de Hohle Fels.

Shakespeare añadió a menudo símbolos fálicos a sus obras, haciendo un juego de palabras, por ejemplo con espadas y cuchillos representando la masculinidad.

Obeliscos y menhires[editar]

En líneas generales se considera que casi todos los antiguos monumentos alargados y erectos como los obeliscos, el "árbol" Djed y menhires son representaciones fálicas estilizadas y suelen significar al poder y a la fertilidad; también muchas veces las imagenes de serpientes suelen tener significaciones fálicas (véase Kukulkán, Renenutet, Kundaliní etc.), en el caso del Djed es también uno de los antiguos símbolos de la resurrección (junto al loto, el escarabajo pelotero o ḫpru o Jopirru etc. aunque estos no tengan ningún aspecto fálico comparten con el obelisco y el "árbol" Djed varios simbolismos); en el caso del yoga hindú o indio la Kundaliní es una alegoría de la Śakti o fuerza vital latente que convenientemente "despertada" permitiría una palingenesia o samādhi.

Símbolos fálicos y religión[editar]

Los símbolos fálicos en la religión hablando antropológicamente, se refieren a la adoración ritual del pene humano por defecto. Han sido encontrados estos referentes en muchas culturas milenarias como la India, Sumeria, y la Grecia antigua.

Shivaísmo[editar]

El linga (o lingam) todavía se utiliza en la religión shivaísta como símbolo de adoración del dios hindú Shivá. El uso de este símbolo es una tradición que se utiliza desde tiempo remoto en la India. Algunos estudiosos creen el culto al lingam se origina en la cultura del valle del Indo y en la adoración fálica de culturas prehistóricas anteriores.

El lingam se suele encontrar conjuntamente con el ioni (en inglés yoni), símbolo representativo del órgano sexual femenino.

Grecia antigua[editar]

En la religión tradicional griega, Hermes, antes de ser considerado el dios de los mensajeros en la mitología griega, era una deidad fálica asociada a la fertilidad masculina. Esto explicaría las condiciones de su descendiente Pan, representado en múltiples ocasiones con una erección constante. También el dios Príapo tendría estas características.

Escandinavia antigua[editar]

En esta cultura, el dios Freyr de los nórdicos también es considerado una deidad fálica que representa la fertilidad y amor masculinos. Se ha encontrado una figurilla de este dios en Suecia, donde se ve a Freyr divertirse con un órgano erguido, algo que también confirmó Adán de Bremen en su descripción de la estatua de Freyr en el templo en Upsala. Asimismo también existe un mito sobre Völsa þáttr que narra la historia de una familia de noruegos que adoraba al pene disecado de un caballo.

Roma antigua y países latinos[editar]

Representación de una cornucopia.

En la antigua Roma una figurilla fálica se usaba como joya que servía para alejar el mal de ojo ya que se le consideraba dotado de un efecto apotropaico y al mismo tiempo traer buena suerte (en la Italia actual, especialmente en el Mezzogiorno y en países en donde la inmigración italiana ha sido o es importante queda un rasgo cultural que parece proceder de tales figurillas: por ejemplo las confeccionadas con oro, plata, terracota o un coral rojo con forma fálica o si no semejante al de una flama, el cornicello o cornetto napoletano, corno napoletano o cuerno napolitano) del mismo modo, ya que el cuerno en cuanto a magia imitativa es un símbolo fálico se considera a la cornucopia, por otra parte corresponde recordar que la radical vir (vires) de la cual derivan entre otras palabras la palabra vigor significa originalmente al falo. De un modo semejante en ciertas zonas de España se encuentran los amuletos y signos manuales llamados higa.

Japón[editar]

Aún hoy (y con un aspecto ritual bastante semejante al de los antiguos carnavales romanos), en Japón y en especial en la ciudad de Kawasaki se hace el festejo adscrito al sintoismo denominado Kanamara Matsuri, en el cual se celebra al falo (directamente a esculturas, o a alimentos con forma de pene humano) como símbolo de la fuerza o vigor, la fertilidad y la buena suerte.

Cristianismo[editar]

Aunque el falo lejos está de ser adorado, idolatrado o venerado en el cristianismo (religión que por el contrario se ha caracterizado por poner bastante en entredicho la sexualidad explícita y prohibir directamente la idolatría de origen pagano), a nivel popular laico existen en algunas zonas algunas dulías de los calificados desde la antropología como «santos fálicos» ya que se les ha considerado propiciadores de la fecundidad.

Véase también[editar]

Referencias[editar]

En inglés[editar]