Kurupí

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Representación artística del Kurupí, criatura de la mitología guaraní.

En la mitología guaraní, el kurupí (en guaraní, piel con granos) es un enano de cuerpo vigoroso, representante del mito fálico y por tanto de la sexualidad, siendo uno de los monstruos legendarios más representativos de la cultura guaraní. Es el quinto hijo de Tau y Keraná, personaje feo y de color negro, que sale de lo profundo de la selva a buscar mujeres vírgenes, para luego abusarlas y finalmente violarlas. Este personaje legendario forma parte esencialmente de las leyendas de las zonas de influencia Guaraní, como Paraguay y el noreste argentino.

Descripción[editar]

Es un personaje de cuerpo fornido y baja estatura, que posee un largo miembro viril, con el cual enlaza a sus víctimas. Persigue especialmente a las mujeres, las cuales enloquecen al verlo. También se le describe como un enano cobrizo, robusto, de poderosas manos, con un cuerpo torpe y carente de coyunturas. Debido a esto, se le puede burlar subiéndose a un árbol, dado que no puede trepar ni nadar. En algunas versiones, se le describe como antropófago. Se cree que el mito surge como una forma de prevenir a las mujeres del peligro de la selva y los raptos.

Referencias[editar]

Véase también[editar]