Félix de Gerona

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Félix de Gerona
Borgunya- Predicació de Sant Feliu a les dones de Girona.jpg
Predicación de San Félix a las mujeres de Gerona.
Información personal
Nacimiento Siglo IIIjuliano Ver y modificar los datos en Wikidata
Scillium, Túnez Ver y modificar los datos en Wikidata
Fallecimiento 307 Ver y modificar los datos en Wikidata
Gerona, España Ver y modificar los datos en Wikidata
Información profesional
Información religiosa
Canonización santo católico Ver y modificar los datos en Wikidata

San Félix de Gerona o Félix el Africano (también conocido como San Felio) fue un mártir gerundense que murió durante la última persecución de Diocleciano contra los cristianos, en el año 304.

Primeros años[editar]

Félix era un seglar de procedencia africana que habría predicado el Evangelio y la fe cristiana en Gerona y que aceptó hasta sus últimas consecuencias su compromiso. Se conoce su amistad con Cucufato, mártir en Barcelona.

Muralla de Gerona, puerta llamada "Sobreportes". La calle de acceso (Pujada del Rei Martí o calle del Llop) sigue la traza de la Via Augusta a su entrada en la ciudad desde el norte. El edificio de la derecha, fuera de las murallas, es el ábside central de la iglesia de San Félix en cuyo interior se situaría el lugar original del martyrium y la tumba de San Félix.

Martirio[editar]

Crucifixión de San Félix. Retablo del santo pintado por Joan de Borgunya, en 1518-1521. Museo de Arte de Girona, Girona

En febrero del año 303, Diocleciano dio la orden de exterminar a los cristianos en lo que sería la última de las grandes persecuciones contra el cristianismo en el Imperio Romano. Las autoridades romanas detuvieron a Félix y seguramente se le pidió adorar a los dioses, apostatar públicamente de sus creencias. Al negarse fue condenado a muerte pero se desconocen las circunstancias precisas de su martirio. Se supone que ocurrió el 1 de agosto de 304 y refleja la existencia de una comunidad cristiana en Gerunda .

Félix fue enterrado en un cementerio que existía a las afueras de la ciudad, al lado del actual portal de Sobrepuertas que abre la Vía Augusta desde el Norte.[1]​ Su tumba, visitada por los devotos, se convirtió pronto en un lugar de peregrinación y para protegerla se construyó una edificación, martyrium o pequeño santuario. A partir de este martyrium se construyó una primera iglesia románica[2]​ que constituyó el origen de la actual basílica de San Félix y su ubicación original correspondería al actual presbiterio.[3]​ Por tanto la iglesia de San Félix es el templo cristiano más antiguo de la ciudad de Gerona.

Devoción[editar]

El testimonio más antiguo que se conserva del culto a San Félix en la ciudad de Gerona se encuentra en unos versos del poeta Aurelio Prudencio que forman parte de su poema “Peristephanon”, escrito en los primeros años del siglo V. En el himno IV, versos 29-30, se cita: “Parva Felicis decus exhibebit / artubus sanctis locuples Gerunda”, la pequeña Gerona, rica en santas reliquias, presentará la gloria de San Félix.[4][5]

El esplendor que alcanzó el culto a San Félix está documentado por el obispo e historiador Julián de Toledo (642-690) que, en su crónica sobre el reinado del rey Wamba, comenta que el rey Recaredo (559-601) regaló una corona votiva de oro al sepulcro de San Félix, con la que posteriormente se coronó Wamba al proclamarse Rex Orientalis.[6]

Fuera de Gerona el culto al mártir Félix fue importante en la época visigoda como lo demuestra la existencia de basílicas dedicadas al santo gerundense en diversos lugares de Hispania, Galia y el Norte de África. La más antigua se ha documentado en Narbona y fue levantada el año 455 en época de Alarico II.

En las localidades de Mezloug y Guelma, en la actual Argelia, se han localizado dos lápidas de los siglos V-VI en las cuales se hace referencia a las reliquias de un mártir llamado Félix, que podrían ser un probable testimonio de la difusión del culto al santo gerundense en esta área geográfica.

En Hispania las muestras de difusión de este culto son más tardías. En Játiva, entre los siglos VI y VII se construyó una basílica dedicada a San Félix. En Guadix se sabe que en el año 652 se consagró una basílica en la que se depositaron reliquias de muchos santos, entre las cuales estaban las de “Sancti Felici Gerundensis”. En la zona de Toledo aparecieron, en el siglo VII, dos monasterios que se pusieron bajo la advocación de San Félix: uno en la localidad de Totanés y el otro en la villa de Caba.

El martirio de San Félix de Gerona se conmemora el día 1 de agosto, de acuerdo con el Martirologio de la Iglesia Católica: “S. Felice. A Gerona in Spagna, ricordo di S. Felice, martire durante la persecuzione dell'imperatore Diocleziano[7]

Notas[editar]

  1. En las ciudades romanas o romanizadas los cementerios se situaban más allá del área urbana, pomerium, espacio sagrado de las ciudades definido por las murallas
  2. Pere Freixas (La Basílica de Sant Feliu, 2016, ISBN 978-84-8496-221-2, p 68) la cita ya hacia el año 517
  3. Nolla, Josep; Palahí, Lluís (2011). Els orígens de la basílica de Sant Feliu de Girona. Dades documentals i arqueològiques. Estat de la qüestió (en catalán). Universidad de Girona. Servicio de Publicaciones. ISBN 978-84-8458-363-9. 
  4. Amich, Narcís; Busquets, Joan (2007). Els màrtirs de l’església de Girona, ahir i avui (en catalán). Obispado de Girona. ISBN 84-930142-3-0. 
  5. Aldea, Q., Marín, T. y Vives, J. (1972). Diccionario de Historia Eclesiástica de España. Consejo Superior de Investigaciones Científicas. Vol. II p 1916
  6. Amich, Narcís (2007). «Fèlix de Gerunda: origen i evolució d'un culte gironí a l'antigüitat tardana (s. IV-VII)». Revista de Girona núm. 240 (en catalán). Consultado el 27/0372017. 
  7. «Martirologio de la Iglesia Católica». Consultado el 28 de marzo de 2017.