Estudio Auditorio del Sodre

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Estudio Auditorio del Sodre
Sodre Auditorio RecitalGuitarraSegovia1937 100521 58ht.jpg
Anuncio para el Recital de guitarra de Andrés Segovia. Estudio Auditorio del Sodre, 7 de setiembre de 1937. Expuesto en el actual hall de entrada del Auditorio.
Edificio
Nombre inicial Teatro Urquiza
Estilo Art nouveau
Dirección Andes esq. Mercedes. Montevideo, Uruguay.
Propietario Dr. Justo G. de Urquiza; SODRE
Uso(s) Destino original, sala de espectáculos; sucesivo: sala de espectáculos, complejo de actividades del Sodre
Coordenadas 34°54′15″S 56°11′55″O / -34.904266, -56.198527


Coordenadas: 34°54′15″S 56°11′55″O / -34.904266, -56.198527
Construcción
Construcción 1903-1905
Destruido 18 de septiembre de 1971 (incendio)
Dimensiones
Número de plantas 2
Equipo
Arquitecto(s) Guillermo West, Horacio Acosta y Lara
Proyector de cine 35 mm Kalee. Utilizado desde 1944 a 1971 en el Estudio Auditorio para las funciones de Cine Arte del Sodre y del Festival de Cine Documental y Experimental. Expuesto en el actual hall de entrada del Auditorio.
Sodre, Estudio Auditorio. Anuncio con la actuación del Ballet Nacional. Marzo 2011.
Sodre, Estudio Auditorio. La nueva ochava de Andes y Mercedes (21/05/2010).
Sodre, Estudio Auditorio. Escaleras de entrada a la Sala Eduardo Fabini.
Complejo del Sodre
Sodre.jpg
Sodre, Auditorio Nacional Adela Reta. Sala Eduardo Fabini.
Edificio
Dirección

Complejo del Sodre: Andes, Mercedes y Florida, con entrada también por Avda. Uruguay.

Auditorio Nacional Adela Reta: Andes 1455 (esq. Mercedes). Montevideo, Uruguay.
Propietario SODRE
Uso(s) Auditorio, centro cultural y de espectáculos
Coordenadas 34°54′15″S 56°11′56″O / -34.904241, -56.198904
Construcción
Inicio Anteproyecto: 1987
Construcción 1989-2009
Dimensiones
Superficie 25.000 m²
Equipo
Arquitecto(s) Jorge Di Pólito, Diego Magnone, Isidoro Singer, Juan Carlos Vanini
Contratista Álvaro Palenga
Sodre, Auditorio Nacional Adela Reta, Sala Eduardo Fabini en el marco de los festejos del Bicentenario de Uruguay el 13 de abril de 2011.

El Estudio Auditorio del Sodre funcionó durante cuarenta años (1931-1971) en el Teatro Urquiza (inaugurado en 1905), en un lugar privilegiado del centro de la ciudad de Montevideo. La intensa actividad del Teatro Urquiza - Estudio Auditorio, que durante sesenta y siete años había sido orgullo de las actividades culturales en el Río de la Plata, se vio interrumpida el 18 de septiembre de 1971, cuando un incendio obligó a cerrar la sala. Luego de casi cuarenta años, el sábado 21 de noviembre de 2009, con y para la alegría de los uruguayos, el antiguo Teatro Urquiza - Estudio Auditorio pudo volver a abrir sus puertas en sus nuevos locales y en su tradicional esquina de Andes y Mercedes, con el nuevo nombre de Auditorio Nacional Adela Reta.

Teatro Urquiza. 1905-1931.[editar]

El Teatro Urquiza, que estaba ubicado en la esquina noroeste de Andes y Mercedes, debe su nombre al apellido de su propietario, el argentino Dr. Justo G. de Urquiza. La construcción del edificio significó una tarea de aproximadamente dos años (1903-1905) y será obra de Guillermo West con la colaboración del arquitecto Horacio Acosta y Lara.

Los pareceres concuerdan en cuanto a que esa esquina de Andes y Mercedes fuese ya con anterioridad al Urquiza una esquina de teatros, si bien es «confusa la secuencia de nombres que hemos detectado para la primitiva sala de Andes y Mercedes y no sabemos, a ciencia cierta, si es que allí existió más de un teatro con anterioridad al “Urquiza”. Mientras Curotto señala allí la existencia del “Alhambra”, del “Oriental”, del “Follies Bergere Oriental” “este último en un intento montevideano de emular aquel París finisecular de las varietés y el can can”, Alfredo Castellanos, en su “Historia edilicia de Montevideo” señala en ese lugar y en la misma época la existencia de un teatro “Politeama Oriental”» (p. 65).[1] Y al “Politeama Oriental” hay quienes lo identifican con el “Teatro de Verano”, ubicado en esa esquina en los alrededores de 1900.

La inauguración, 5 de setiembre de 1905.
«Su inauguración debió efectuarse el 25 de agosto de 1905, con la ya ‘entonces clásica temporada lírica de Agosto’, que cada año contaba con la presencia en la capital de las más grandes figuras de la lírica mundial...»
«Por no estar finalizados los últimos detalles del nuevo edificio, la temporada lírica con su gran función de gala del día 25, debió cumplirse en el teatro Solís. Y fue una temporada en que el propio Giacomo Puccini dirigió su ópera ‘Manon’, interpretada -nada más y nada menos- que por la gran soprano María Barrientos
«Terminadas las obras,... la inauguración del teatro Urquiza se cumplió, con todos los honores, la noche del 5 de setiembre y la primera obra interpretada en su escenario fue ‘La Sorciére’ (‘La hechicera’) drama en cinco actos de Victorien Sardou, de la Académie française, como anunciaba la prensa capitalina; obra que la gran trágica francesa Sarah Bernhardt había estrenado en su propio teatro el 14 de diciembre de 1903 y que se había convertido en uno de sus grandes triunfos personales.»
«En la temporada lírica oficial del clásico Agosto, se produce en el escenario del Urquiza lo que se consideraba un ‘milagro’ en la historia del género, como lo fue la actuación conjunta de los más grandes divos de entonces, en la interpretación de 'I pagliacci' de Leoncavallo: el tenor Enrico Caruso y el barítono Titta Ruffo[2]

Los de la inauguración del Urquiza eran los tiempos en que Montevideo vivía su 'belle epoque' y Acosta y Lara había incorporado por primera vez el 'art nouveau' a la arquitectura teatral capitalina, circunstancia que más tarde se repetirá, aunque con estilo más impuro, en la fachada del Teatro 18 de Julio.
El Urquiza lucía su gran fachada a dos plantas, en 'ochava', sobre la esquina Mercedes-Andes. Ésta estaba coronada por un doble frontón descansando sobre dos pilastras laterales y dos columnas al medio, formando una terraza interior que daba luz al “hall”... (p. 112)[1]

Estudio Auditorio del Sodre. 1931-1971.[editar]

Con la creación del Servicio Oficial de Difusión Radio Eléctrica (SODRE), por ley 8.557 del 18 de diciembre de 1929, el Teatro Urquiza se convirtió en Estudio Auditorio del Sodre y ya en 1931 el Sodre se había hecho cargo de sus locales. Allí funcionaban el estudio A (auditorio, con capacidad para casi mil personas en dos plantas), el B (pequeñas orquestas) y el C (discoteca). En el segundo semestre de ese primer año, tuvieron lugar en el Estudio Auditorio 223 funciones, con la asistencia de 159 mil espectadores.[3]

En su mensaje a la Asamblea General proponiendo la creación del Sodre, el Poder Ejecutivo destacaba la importancia que había adquirido ese "elemento que la ciencia moderna ha puesto a (...) disposición" de las naciones "para llevar las notas de arte y de cultura (...) hasta los más apartados hogares del país". De allí la necesidad de un servicio de "información y cultura nacional". Así entonces, por ley de 1929, el entonces Servicio Oficial de Difusión Radio Eléctrica (Sodre) debía "perifonear programas culturales e informativos", y la ley que lo creaba generaba también una orquesta sinfónica, una de cámara, un coro, un cuerpo de baile, salas de espectáculos, una fonoteca y otras reparticiones. Como aquellos bienes culturales e informativos que la radio debía difundir no abundaban, la ley también encargó al Sodre de, "además", "crear escuelas y conservatorios", "adquirir y arrendar material fonográfico, teatral, cinematográfico, musical impreso o cualquier otro que se relacione con sus actividades, utilizarlas para sus programas y constituir con los adquiridos los archivos correspondientes", "editar catálogos, programas u otras publicaciones", "contratar personal para la realización de todos sus cometidos, y en modo especial actuar individualmente o en conjuntos en los espectáculos o audiciones que realice o que contribuya a realizar así como en las escuelas o conservatorios que instituya", relacionarse y acordar con instituciones públicas o privadas nacionales o internacionales... Incluso "fundar, organizar, dirigir o propiciar instituciones dedicadas a asociar esfuerzos para apoyar, defender y difundir la obra de cultura que pueda realizar", y hasta "recabar por intermedio de instituciones o personas el apoyo moral y material de la población".[3]

El Sodre, aquella institución concebida como difusora pero también creadora de cultura, cuenta hoy con cinco cuerpos estables (Orquesta Sinfónica, Conjunto de Música de Cámara, Cuerpo de Baile, Coro y elenco de Radioteatro, a los que se incorporó la Escuela Nacional de Danza y la de Arte Lírico), tres emisoras radiales en onda media, dos en onda corta y una en frecuencia modulada, un canal de televisión en Montevideo y repetidoras en el resto del país. Tiene un Museo de la Palabra, así como un Archivo Nacional de la Imagen que, además de conservar un valioso patrimonio histórico, produce y exhibe filmes y videos. En su sala de espectáculos, el Estudio Auditorio, funcionaba también el Archivo Musical, el más importante de América del Sur hasta que perdió gran parte de sus partituras en el incendio del 18 de septiembre de 1971.[3]

Auditorio Nacional Adela Reta. Centro Cultural Multidisciplinario. 2009.[editar]

El proyecto y la construcción.
En 1985, una vez reinstaurada la democracia, el nuevo gobierno empezó a planificar la reconstrucción del Estudio Auditorio. Con ese fin se creó una comisión honoraria conformada por delegados de la Intendencia Municipal de Montevideo, del Ministerio de Educación y Cultura (MEC), del Ministerio de Transporte y Obras Públicas y del Sodre. Esta comisión tardó casi un año en resolver el lugar donde iba a estar el nuevo edificio y finalmente optó, a fines de 1985, por mantener el emplazamiento anterior, es decir donde antiguamente estaban el Estudio Auditorio y las casas en las que funcionaba la radio del Sodre. Para esto hubo que comprar algunos terrenos aledaños, buscando así dar con la superficie que requería un proyecto de esta naturaleza.

Una vez tomada esa decisión, se convocó a una comisión asesora para que elaborara las bases de un concurso nacional de anteproyectos. Para formar esta comisión el MEC -entonces comandado por la doctora Adela Reta- pidió a la Sociedad de Arquitectos de Uruguay (SAU) que hiciera una selección, proceso que derivó en la nominación de los arquitectos José Scheps y Rafael Lorente (hijo); se sumó además el profesor Carlos Carvalho en representación del Sodre.
Fueron estos profesionales los que quedaron a cargo de redactar las bases del concurso en consulta con los cuerpos estables del Sodre, a quienes se sumaron las expresiones de otros artistas nacionales destacados.

El llamado a licitación tuvo carácter público y nacional, llevándose a cabo en setiembre de 1986, y contó con la participación de 51 concursantes. En febrero de 1987 el jurado, integrado por los arquitectos Clorindo Testa (por el MEC), Mariano Arana (por la SAU) y Antonio Cravotto (por los concursantes), eligió por unanimidad el proyecto del estudio integrado por Jorge di Pólito, Diego Magnone, Isidoro Singer y Juan Carlos Vanini.
La elaboración del anteproyecto por parte del estudio seleccionado insumió 10 meses. Luego vino la etapa del proyecto ejecutivo, donde se trabajó ya sobre los planos de obra, y finalmente la fase de presupuestación. En mayo de 1988 se hizo el llamado a licitación pública internacional para la construcción del complejo, que ganó la firma Álvaro Palenga SA.

Una vez elegida la empresa constructora, el 15 de noviembre de 1989 se firmó el contrato y se iniciaron las obras, pocos días antes de que se celebraran las elecciones nacionales de aquel año, ya sobre el final del primer mandato del ex presidente Julio María Sanguinetti.
Se hablaba de un complejo cultural de 25.000 metros cuadrados que incluía tres salas de espectáculos, sus respectivas salas de ensayo para los músicos, para el coro, para el Cuerpo de Ballet; también habían sido previstos espacios para la fabricación de la escenografía, así como talleres de pintura, zapatería y peluquería.

En 1990 el proceso de construcción del nuevo auditorio del Sodre perdió vigor. Hasta ese momento se había avanzado muy poco, apenas si se habían hecho la excavación y una parte de la estructura. En 1995 el proyecto del Sodre recuperó algo del vigor que había perdido en los años previos y finalmente en 1999 se inauguró la sala C del complejo, denominada Hugo Balzo. Además estaban muy avanzadas las obras de los camarines y las salas de ensayo. En 2001 se realizó una pequeña inyección de capital con el objetivo de presentar la ópera Aída en la sala principal, denominada Eduardo Fabini.
Para esa ocasión se tuvo que hacer el cerramiento del auditorio, lo que los técnicos llaman el "cerramiento rústico". Es decir que, según los arquitectos responsables del proyecto, el espacio donde se hizo la presentación de Aída no difería mucho en sus condiciones de las de un estadio de básquetbol: faltaban todas las terminaciones, la gente estaba sentada en gradas de hormigón, con sillas provisorias que habían sido alquiladas. Sin embargo, y pese a estas limitaciones, esta instancia permitió por lo menos cerrar el edificio y terminar la fachada, el techo y la losa.[4]

En 2006 se le dio un nuevo impulso a la obra, después de que la Secretaría General Iberoamericana, a cargo de Enrique Iglesias, comprometiera fondos para su culminación y, finalmente, el 21 de noviembre de 2009 se inauguró parcialmente el nuevo Auditorio Adela Reta.

El Complejo del Sodre y el nuevo Auditorio.
En su totalidad, el nuevo complejo del Sodre contará con la sala Eduardo Fabini (80% del área del Auditorio) y la sala Hugo Balzo. A ellas se suman dos salas destinadas a ensayos, dos salas para coros y una importante área de talleres, la que se encuentra ubicada sobre la avenida Uruguay.
Constituido en la histórica esquina céntrica de Andes y Mercedes, sobre un área aproximada de 25.000 m² de superficie, este magnífico centro cultural alberga una sala principal de 2006 localidades, que lleva el nombre del compositor uruguayo Eduardo Fabini y está destinada a espectáculos líricos, sinfónicos y de ballet. Su foso puede albergar a más de 100 músicos, organizado en tres módulos con movimientos, en base a un sistema de elevación automatizado. El escenario, el más grande del país, cuenta con una altura libre de 27 metros y una boca de escena regulable que puede alcanzar un máximo de 15,50 metros de ancho por 12 metros de largo.

Salas de ensayos modernas, iluminadas naturalmente y con el mayor confort serán destinadas a cada cuerpo artístico, además de camarines y locales complementarios para los artistas.

Un importante sector de talleres, ubicados en tres niveles de doble altura sobre la calle Uruguay, destinados a la producción y realización de todo lo relacionado con el montaje escénico y la caracterización de los intérpretes, se dan la mano con un sector de espacios públicos, como foyers, cafeterías, anfiteatro, áreas para exposiciones, y servicios generales que le devuelven a los uruguayos una opción tradicional de esparcimiento y desarrollo, favoreciendo el vínculo del edificio con el espacio urbano circundante.

En lo concerniente al aspecto formal, el edificio se expresa como un conjunto de actividades donde el espectáculo es el objetivo final de las mismas: el escenario y sala de espectadores emerge del centro de la manzana como una caja cerrada, alrededor de la cual se articulan todos los sectores del edificio, que enmarcados en un volumen perimetral unitario, tienen tratamientos diferenciados, evitando una imagen monumental.

Concebido como un centro cultural audiovisual, el edificio posee características acústicas especiales en toda su construcción, especialmente el cubo interior que contiene el escenario y galerías.
Prácticamente todos los elementos que visten las galerías atenúan la reverberación, destacándose el diseño arquitectónico, el cielorraso (acústicamente transparente), y los paneles de madera de sofisticado diseño acústico. Y según las necesidades, el movimiento automatizado de los cortinados de la boca del escenario permite controlar finamente la reverberación.

Una segunda sala más pequeña, con capacidad para 300 personas, que lleva el nombre de quien fuera director artístico del Sodre en sus épocas de gloria, el pianista Hugo Balzo, estará dedicada a la música de cámara y repertorio experimental; con un sinfín de posibilidades técnicas, con la neutralidad y flexibilidad necesaria para que el espacio de espectadores y área escénica puedan ser transformadas convenientemente. Anexo a esta sala están ubicados los locales de registro de audio y video, tanto de los espectáculos que se realicen en la sala Balzo, como en las demás salas.

La sede de los elencos artísticos nacionales.
Un Auditorio en sí mismo, por bello que sea, no es más que la conjunción material de un proyecto arquitectónico. Por eso el Auditorio Nacional tiene como objetivo transformarse en poco tiempo, en la casa de los elencos oficiales del Uruguay. A lo largo de ocho décadas, los cuerpos artísticos del Sodre han sido motivo de orgullo para la cultura nacional. Una Orquesta Sinfónica que tiene el honor de ser la primera orquesta estatal de América Latina, un Coro para el gran repertorio lírico y sinfónico-coral, y la única compañía profesional del país. El incendio los obligó a ser nómades en la ciudad y a perder la identificación que surge naturalmente de sentirse en la casa propia. Ahora, el Auditorio Nacional los devolverá como sujeto y sustantivo de la nueva sede del Sodre.

El desafío está planteado...[5]

Desde su creación, el Auditorio Adela Reta ha recibido a los más destacados artistas contemporáneos, tanto de la música culta como de la lírica, el ballet y la música polular. Entre otros, han actuado Bobby McFerryn, Yo-Yo Ma, Sol Gabetta, María Noel Ricceto, Barry Douglas, El Cigala, Bebo Valdéz, Daniel Viglietti.

El año 2009 marcará pues para siempre la historia de la vida cultural y musical del Uruguay, pues a casi 40 años del fatídico incendio que destruyó el viejo Estudio-Auditorio, el Sodre inaugura el Auditorio Nacional Adela Reta, un centro cultural y multidisciplinario que será el mayor centro artístico del país y uno de los más modernos de América Latina. En el año del 80º aniversario del Sodre, esta apertura del Auditorio Nacional se convierte -de hecho- en la mejor celebración y augura un nuevo tiempo para la vida artística y musical de todo el país, lanzando a sus cuerpos estables nacionales al mayor desafío de su historia. Un auditorio moderno para todos los uruguayos.[3]

Nuevito y público, para que se cante y baile, en su histórica esquina de Andes y Mercedes.
Sodre, sólo cabe desearte las mayores felicidades.

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. a b Montero Zorrilla, Pablo (1988). Montevideo y sus teatros. Montevideo: Monte Sexto. 
  2. Curotto, Ángel (1978). «El Teatro Urquiza, Gloria y cenizas, Artículo, Almanaque del Banco de Seguros del Estado, Montevideo, p. 55 y ss» (pdf). Consultado el 1 de diciembre de 2011.
  3. a b c d Sodre. Sitio oficial. «Quiénes somos». Consultado el 31 de octubre de 2011.
  4. El Espectador (05/05/2004). «¿Qué pasó con las obras de la Sala Auditorio del Sodre?, Entrevista periodística». Consultado el 1 de diciembre de 2011.
  5. Sodre. Sitio oficial. «Salas. El desafío está planteado...». Consultado el 2 de diciembre de 2011.

Enlaces externos[editar]