Escuela de Barbizon

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
El puente de Mantes, por Corot, 1868-1870.

Escuela de Barbizon se ha denominado posteriormente al conjunto de pintores paisajistas, en un principio franceses, que entre 1830 y 1870 frecuentaron el entorno geográfico del bosque de Fontainebleau, llegándose a instalar –temporalmente muchos y de forma definitiva algunos– en el pueblo de Barbizon y sus alrededores. Están encuadrados dentro del Realismo pictórico francés, surgido como reacción al Romanticismo de Gericault o Delacroix.[1]​ Se considera su inspirador a Théodore Rousseau.[2]

Orígenes y fundación[editar]

Roble, por Rousseau, 1855.
Las espigadoras, por Millet, 1857.
Escena en un río francés, por Daubigny, 1871.
Bosque de Fontainebleau, por Díaz de la Peña, 1868.

A principios del siglo XIX, los criterios artísticos giraban alrededor de la tradición neoclásica, siguiendo al pintor Jacques-Louis David. Frente a esta pintura de fuerte academicismo, se desarrolló el Romanticismo formalizado por Géricault o Delacroix y Bonington en Inglaterra.

En 1824, el Salón de París exhibió una exposición de John Constable. Se ha especulado con la influencia que las escenas rurales del pintor inglés pudo tener sobre algunos artistas jóvenes; lo cierto es que abandonando todo formalismo y academicismo muchos de ellos abandonaron las academias para desarrollar su inspiración directamente en escenarios naturales.[3]​ Siguiendo esa línea, durante las revoluciones de 1848, un grupo de artistas comenzó a reunirse en el entorno del pueblo de Barbizon, formando un variado círculo en el que también participarían ocasionalmente pintores de otras confesiones (románticos, y más tarde seguidores del naturalismo literario).

Se consideran fundadores de la escuela de Barbizon a Théodore Rousseau, Jean-Baptiste Camille Corot, Jean-François Millet y Charles-François Daubigny, además de Theodore Caruelle d'Aligny, Alexandre Desgoffe, o Lazare Bruandet. Otros pintores relacionados fueron Jules Dupré, Narcisso Virgilio Díaz de la Peña, Albert Charpin, Henri Harpignies, Charles Olivier de Penne, Félix Ziem, Alexandre Defaux, Constant Troyon y Jules Jacques Veyrassat, lista discutible en la que algunos manuales también incluyen el nombre de Gustave Courbet.

Ya en 1829, Jean-Baptiste-Camille Corot había visitado Barbizon y el vecino Bosque de Fontainebleau (anteriormente, en 1822, había pintado en el bosque en Chailly). Corot regresó a Barbizon el otoño de 1830 y el verano de 1831. De aquel trabajo saldrían obras como una "Vista del Bosque de Fontainebleau", presentada en el Salón de 1830 (conservada en la Galería Nacional de Washington). El mismo escenario y título se repitieron en el paisaje presentado en el salón de 1831. Durante su estancia llegó a convivir con otros pintores que luego se considerarían el estado mayor de la escuela, como Theodore Rousseau, Paul Huet, Constant Troyon, Jean-François Millet y el joven Charles-François Daubigny.[4]​ Dos de ellos, quizá los más representativos e influyentes, Théodore Rousseau y Jean-François Millet, murieron en Barbizon, el primero en 1867 y el segundo en 1875.[a]

Durante los últimos años de la década de 1860, los pintores de Barbizon captaron la atención de la generación más joven de artistas franceses estudiantes en París. Varios de esos artistas visitaron el Bosque Fontainebleau para pintar del natural, entre ellos Claude Monet, Pierre-Auguste Renoir, Alfred Sisley y Frédéric Bazille,[5]​ pintores que en la década de 1870 desarrollaron el impresionismo, llevando a su extremo en la praxis el manual de trabajo de Barbizon, es decir, no bastaba con bocetar y luego acabar la obra en el estudio, sino que era necesario pintar todo el cuadro en «plein air» (al aire libre).[6]

Además de los ya enunciados podrían añadirse otros nombres de artistas relacionados con la escuela y su influjo. Así por ejemplo: Gustave Courbet, Eugène Boudin, Antonio Fontanesi, Agustin Riancho, Karl Bodmer, Hippolyte Boulenger, Nicolae Grigorescu, H. I. Marlatt o Adolphe Joseph Thomas Monticelli. Entre las numerosas colonias de pintores y escuelas contemporáneas de Barbizón o que fueron espejo de ella, pueden citarse la de Tervueren (el «Barbizon belga»), las de Pontoise y Argenteuil —ligadas al impresionismo—, o las italianas de Posillipo —de corte romántico— o de Castiglioncello, donde se reunían los Macchiaioli.[b][7]

Estilo de Barbizon[editar]

Mantienen un estilo realista, pero de entonación ligeramente romántica, que se caracteriza por su especialización casi en exclusiva en el paisaje y su estudio directo del natural. Esto influirá en el resto de la pintura francesa del siglo XIX, en especial en el impresionismo. Usualmente tomarán sus apuntes al aire libre para realizar sus obras definitivas en sus estudios. Renunciaron a la estampa pintoresca de la vida campestre y se lanzaron a analizar con ojo crítico la naturaleza y su representación. Esta observación de lo natural produce efectos sentimentales en el alma del pintor, por lo que sus paisajes adquieren una calidad dramática bastante perceptible.[8]

En la literatura[editar]

Una de las primeras obras literarias ambientadas en Barbizon o en torno a sus artistas, fue la novela de Jules y Edmond de Goncourt titulada Manette Salomon (1867).

Notas[editar]

  1. Millet extendió la idea del paisaje a figuras de campesinos, escenas de la vida campesina y el trabajo en los campos de cultivo. En Las espigadoras (obra de 1857), Millet retrata a tres campesinas trabajando durante la cosecha. Las espigadoras eran personas pobres a quienes se les permitía recolectar los restos después de que los terratenientes recogieran la cosecha principal. Los terratenientes (retratados como gente adinerada) y sus trabajadores pueden verse al fondo de la pintura. En este cuadro Millet cambia el foco de atención de los ricos y poderosos a los sectores sociales más bajos. Los rostros de las espigadoras aparecen ocultos para enfatizar el anonimato de su posición marginal; sus posturas encorvadas muestran la pesadez de su trabajo diario.
  2. En los últimos años del siglo XIX, varios artistas fueron a París desde Austria a estudiar los nuevos movimientos. Por ejemplo, el pintor húngaro János Thorma estudió en París en sus años de juventud. En 1896, fue uno de los fundadores de la colonia de artistas Nagybánya, en Baia Mare, Rumania, que llevó el impresionismo a Hungría. En 2013, la Galería Nacional Húngara abrió una muestra retrospectiva de su trabajo, titulada János Thorma, el Pintor del Barbizon Húngaro, del 8 de febrero al 19 de mayo de 2013.

Referencias[editar]

  1. Craven, Wayne (1994). American Art: History and Culture. New York: Harry N. Adams, Inc. p. 332. 
  2. Chilvers, Ian (2004). Diccionario del arte del siglo XX. Edición de Arturo Colorado Castellary, Editorial Complutense. pp. 78-79. ISBN 978-84-74916003. 
  3. Metropolitan Museum of Art timeline
  4. Pomaréde, Vincent, Le ABCdaire de Corot et le passage français (1996), Flammarion, Paris, (ISBN 2-08-012466-8)
  5. Heilbrunn Timeline, Metropolitan Museum of Art
  6. Francastel, Pierre (1970). Historia de la Pintura Francesa. Madrid: Alianza Editorial. pp. 294 y ss. 
  7. János Thorma, the Painter of the Hungarian Barbizon, 8 February - 19 May 2013, Hungarian National Gallery
  8. Corot y la Escuela de Barbizon en Artehistoria

Enlaces externos[editar]