Erupción del Vesubio en 79

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Ruinas de Herculano.
Jardín de los fugitivos, en Pompeya.
Últimos días de Pompeya, obra realizada por Karl Briulov entre 1830 y 1833. Óleo sobre tela de 456.5 x 651 cm. exhibido en el Museo Estatal de San Petersburgo, Rusia.

La erupción del monte Vesubio en 79 d. C. fue una erupción volcánica acaecida el 24 de agosto o 24 de octubre del año 79 d. C. sobre las ciudades de Pompeya y Herculano. Esta catástrofe también alcanzó a Stabias.

En la mañana del 24 de agosto, una columna de humo comenzó a ascender del volcán Vesubio. La población de los alrededores pensó que se trataba de un escape más de humo, pues ya había pasado en años anteriores. Pero esta vez la erupción se manifestó de dos diferentes maneras.

En Herculano, una especie de fango, mezcla de cenizas, lava y lluvia, inundó las calzadas y callejuelas de la ciudad, cubrió los tejados, y penetró por ventanas y rendijas. La gente salió horrorizada de sus casas y muy pocos pudieron huir de aquella ciudad italiana.

En Pompeya por su parte, el fenómeno se inició como una finísima lluvia de cenizas que nadie sentía. Luego cayeron los lapilli, pequeñas piedras volcánicas que se parecen a las normales, piedras pómez de varios kilogramos de peso. La ciudad quedó envuelta en vapores de azufre que penetraron por las rendijas y hendiduras de las casas y villas, y se filtraron en las togas que la población se ponía en nariz y boca para protegerse. Los pompeyanos comenzaron a pasar angustiosos minutos, replegados en los rincones que podían encontrar. Y cuando en el último momento algunos trataron de huir, muchos murieron lapidados por las piedras pómez. Aterrorizada, la población retrocedió y se encerraba en sus casas. Pero era demasiado tarde. En algunos casos, los techos se derrumbaton, dejando sepultados a los inquilinos.

El 26 de agosto, el sol volvió a salir. Del Vesubio solamente salía una débil columna de humo, y el volcán se encontraba rodeado por un enorme pedrisco, del que apenas salía alguna columna o algún tejado. En una distancia de 18 kilómetros, el paisaje quedó asolado: los jardines no eran más que un terregal, y los campos estaban llenos de ramas ennegrecidas. Las partículas de cenizas se extendieron por África, Siria, y Egipto.

Se calcula que murieron aproximadamente 5000 personas durante la erupción del monte Vesubio.

Cultura actual[editar]

La erupción del Vesubio aparece representada en la serie de televisión de 2007 de Paolo Poeti titulada Pompeya,[1]​ en la película Los últimos días de Pompeya del mismo año,[2]​ así como en la película de 2014 de Paul W. S. Anderson titulada Pompeii.[3]

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. Pompei, ieri, oggi, domani (2007), sitio digital 'Historias de Época'.
  2. ««Los últimos días de Pompeya» (2007)». ABC. Hoy Cinema. Consultado el 11 de septiembre de 2017. 
  3. Lavado, Adrián (25 de abril de 2014). «'Pompeya': La erupción del Vesubio al estilo Hollywood». E Cartelera. Consultado el 11 de septiembre de 2017. 

Bibliografía[editar]

Enlaces externos[editar]