Caso de Ernestina Ascencio Rosario

De Wikipedia, la enciclopedia libre
(Redirigido desde «Ernestina Ascensio Rosario»)
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

El caso de Ernestina Ascencio Rosario (1934 - Tetlatzinga, 6 de febrero de 2007), refiere al proceso de investigación desarrollado en torno a la muerte de la indígena nahua originaria de la sierra de Zongolica, Veracruz, México.

En las primeras investigaciones, surgieron las versiones de que Ernestina Ascencio fue víctima de violación y asesinato por parte de varios militares del Ejército. Finalmente, la Procuraduría General de Justicia del Estado de Veracruz cerró la investigación en mayo de ese año, al concluir que había fallecido de causas naturales. Sin embargo, el dictamen judicial ha sido puesto en duda por distintos grupos de defensa de los Derechos Humanos.

Descripción del caso[editar]

El Estado de Veracruz.

Ernestina Ascencio Rosario murió cuando se encontraba pastoreando ovejas en la comunidad de Tetlatzinga. Cuando fue encontrada, tirada sobre el zacate y todavía viva, alcanzó a decir que había sido agredida por soldados. Una primera autopsia confirmó que había sido víctima de una violación sexual.

La indignación social en Soledad de Atzompa, Veracruz, fue tal que el destacamento de soldados asignado a la zona abandonó el lugar. Anteriormente el comportamiento de estos soldados había merecido una queja por escrito de la autoridad local, sin que se hubiera tomado ninguna medida. La Secretaría de la Defensa Nacional (SEDENA) negó la relación del Ejército con la muerte de Ernestina Ascensio Rosario, cuya muerte achacaron a causas naturales. Esta fue la versión que también defendió el presidente Felipe Calderón.

El Caso Ernestina Ascensio fue un escándalo a nivel nacional en México en 2007, por la muerte de la anciana náhuatl Ernestina Ascensio en circunstancias poco claras en el municipio de Soledad Atzompa, estado de Veracruz.

El escándalo se originó por la versión de sus familiares de que había sido violada y asesinada por militares destacados en la zona. La polémica y las versiones encontradas alcanzaron a los gobiernos municipal, estatal y federal (incluyendo al presidente Felipe Calderón Hinojosa), a las más altas jerarquías militares, a los partidos políticos de oposición y a la Comisión Nacional de Derechos Humanos.[1]

El caso[editar]

Ernestina Ascensio Rosario, mujer indígena náhuatl que habitaba en el municipio de Soledad Atzompa, Veracruz, México, en la sierra de Zongolica, zona de gran marginación social. Su existencia se hizo conocida debido a su muerte, el 26 de febrero de 2007, que ocurrió a sus 73 años, cuando pastoreaba sus ovejas. La causa de su muerte provocó un gran escándalo en la opinión pública mexicana en la primavera de 2007, y permanece siendo confusa debido a las muchas versiones encontradas. Una afirma que ella fue violada por soldados de una base militar cercana, otra dice que murió debido a complicaciones de una úlcera. La primera fue defendida en un inicio por la Procuraduría de Veracruz, la segunda por la Presidencia de la República y luego por la Comisión Nacional de Derechos Humanos.

Las distintas versiones involucraron la autoridad del gobierno municipal, el gobierno de Veracruz, la Presidencia de la República, la Secretaría de la Defensa Nacional, la Cámara de Diputados y a la Comisión Nacional de Derechos Humanos.[2]

Su muerte y la posterior confusión sobre su causa reflejan distintas problemáticas de la vida política y social mexicana, como los derechos indígenas, los derechos de las mujeres, la pobreza, la democracia, el rol del ejército en tiempos de paz, la objetividad de los medios de comunicación entre otros.

Cronología de hechos[editar]

2007[editar]

  • 26 de febrero. Es encontrada moribunda Ernestina Ascencio Crescencio por su hija, en un llano a 100 metros de una base militar ubicada en la Sierra de Zongolica, Veracruz.
  • 6 de marzo. La Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) emite un comunicado que vino a provocar más confusión, pues admitía que había habido un “crimen”, pero acusaba a “grupos” contrarios a la institución. “…es preciso señalar que grupos desafectos a este instituto armado, en reiteradas ocasiones han puesto en tela de juicio las acciones que realiza en beneficio de la sociedad mexicana, y en este caso en particular delincuentes que utilizaron prendas militares perpetraron el crimen, buscando inculpar a integrantes de esta dependencia del Ejecutivo federal y que se abandone el área para con ello continuar con sus actividades”.
  • 13 de marzo. Antes de que concluya la investigación de la Procuraduría de Veracruz, la de la Sedena y la de la CNDH, el Presidente Calderón afirma en entrevista a La Jornada que la señora Ascencio murió por "gastritis crónica".[2]
  • 28 de marzo. El diputado del PAN, el General retirado Jorge González, mostró a los reporteros de la Cámara de Diputados un documento de la CNDH en el que ya se anticipaban las causas clínicas de la muerte de Ernestina Ascencio, descartando la violación.
  • 6 de abril. El encargado de Comunicación Social del Ejército, General brigadier Mario Lucio González Cortés, envió una carta al diario La Jornada, señalando que : “La Secretaría de la Defensa Nacional no cuenta con muestra alguna de líquido seminal supuestamente encontrado en el cuerpo de la señora Ernestina Ascencio Rosario, y jamás lo ha tenido”.
  • 24 de abril. El Gobernador de Veracruz, Fidel Herrera, se reúne con el presidente de la CNDH.
  • 30 de abril. En pleno puente vacacional, el caso es cerrado por la justicia veracruzana.El fiscal especial de la indagatoria, Juan Alatriste, dio parcialmente la razón a la CNDH, al concluir que la indígena, de 73 años “no fue violada sexualmente”, sino que murió de “parasitosis”.

2010[editar]

  • 15 de marzo. La Procuraduría General de Justicia del Estado (PGJE) inhabilita al médico legista Dr. Juan Pablo Mendizábal Pérez, responsable de realizar la necropsia de ley al cadáver de la indígena Ernestina Ascensio Rosario a tres años de su fallecimiento. La inhabilitación oficialmente extendida por la Subprocuraduría de Supervisión y Control de la PGJE se dio como resultado del procedimiento de responsabilidad 0612007 alegando la responsabilidad del médico por haber contaminado muestras de sangre, haber certificado de manera errónea la existencia de un crimen al alegar violación sexual, por haber realizado la autopsia en un lugar no autorizado y por haberla realizado en presencia de personas no autorizados". En entrevista en el programa de radio y TV de MVS Radio conducido por Carmen Aristegui el Dr. Mendizabal Pérez, defiende su posición de que en el cuerpo de Ernestina se encontró semen abundante tanto vaginal como rectal el cual dio positivo en las pruebas periciales correspondiente para enzimas prostáticas y cromosoma Y. Adicionalmente, el médico defiende su descripción inicial de las lesiones reiterando la presencia de desgarros rectales y vaginales que corresponden a penetración no consensual. Durante la entrevista el médico indicó que la autopsia se realizó en una funeraria privada debido a la inexistencia de un anfiteatro legal, situación que se da hasta la fecha. El médico indicó además que este caso resalta la participación de los diferentes niveles del gobierno Mexicano, desde municipales hasta federales, en el silenciamiento del caso con tal de proteger la imagen del ejército, cuyo personal pareciera ser el principal responsable de la violación tumultaria de la indígena. En entrevista en el programa de radio y TV de Carmen Aristegui el Dr. sostiene que las pruebas de violación de Ernestina son incontrovertibles y posiblemente "el fraude más grande" del Dr. José Luis Soberanes quien en ese entonces presidía la Comisión Nacional de Derechos Humanos (tomado de emisión de radio MVS de Carmen Aristegui con fecha del 17 de marzo del 2010).

Repercusión mediática[editar]

El caso de Ernestina Ascensio Rosario tuvo impacto nacional y se relacionó con otros abusos de autoridad, como los acontecimientos de la represión policial en Atenco o el conflicto magisterial de Oaxaca, en los que varias mujeres sufrieron agresiones por parte de las policías estatal y federal.

La Comisión Nacional de los Derechos Humanos, a cargo del doctor José Luis Soberanes, actuó a favor de los victimarios y fue llamado a comparecer ante los diputados federales encargados de emitir las recomendaciones a las dependencias involucradas en el caso, entre ellas la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena).

Cierre del caso[editar]

La Procuraduría General de Justicia del Estado de Veracruz inició una investigación sobre el caso, que cerró el 1 de mayo de 2007. Determinó que se trató de una muerte natural "por parasitosis", con lo que no procedía la acción penal.

Referencias[editar]

  1. Petrich, Blanche. «Quince personas vieron y asistieron a Ernestina en sus 12 últimas horas - La Jornada». www.jornada.unam.mx. Consultado el 19 de marzo de 2018. 
  2. a b Martínez, Regina (1 de noviembre de 2011). «A la CIDH el caso de indígena violada y ejecutada por militares en 2007 - Proceso». Proceso. Consultado el 19 de marzo de 2018. 

Enlaces externos[editar]

Cronología de los hechos según www.elgabinete.org

Noticia en La Jornada