Embassy

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

Coordenadas: 40°25′40.20″N 3°41′21.23″O / 40.4278333, -3.6892306 Embassy es un salón de té ubicado en el Paseo de la Castellana número 12 (aunque hace esquina con la calle Ayala) que fue inaugurado en el año 1931 por Margarita Kearney Taylor.[1] La idea de Kearney Taylor era abrir un Salón de Té al estilo inglés que hiciera servicio al personal de las numerosas embajadas extranjeras existentes en la zona. En la actualidad es un restaurante, salón de té y pastelería. El local es famoso por haber sido tapadera de espionaje internacional durante la Segunda Guerra Mundial.[2]

Historia[editar]

Cuando Margarita Kearney Taylor llega a España en 1928, procedente de París, se establece en Madrid para trabajar en la factoría de la General Motors, y con el tiempo va convenciendo a sus directivos sobre la necesidad de abrir en Madrid un salón de té en el que tomar con pastas al estilo inglés. Finalmente inaugura junto con dos propietarios El Embassy en el año 1931, España está bajo la Segunda República. En una barra había un barman que elaboraba "cocktails": se hizo famoso el "cocktail de champagne". Kearney Taylor estaba separada de un multimillonario americano y poseía amistades entre los diplomáticos, aristócratas, empresarios influyentes, etc. El buen hacer del local era supervisado directamente por ella y las labores de pastelería debían rozar la perfección.[1] El periodo de Guerra Civil ralentizó momentáneamente la actividad para volver en pleno apogeo ya en 1939.

Periodo de Guerra Mundial[editar]

A finales de los años treinta, comienzo de los cuarenta, la posición neutral de España en el conflicto Europeo hace de Madrid un centro de espionaje entre los bandos contendientes en la Segunda Guerra Mundial. Madrid no poseía lugares de encuentro adecuados para los extranjeros y los salones de té del Embassy pronto fueron lugar de reunión adecuado para los miembros del cuerpo diplomático, refugiados itinerantes y demás. Entre ellos se encontraban los agentes de espionaje, ciertos lugares como el Hotel Ritz a comienzos de 1940 eran el centro de operaciones de espionaje nazis en Madrid.[3] Otros lugares como el restaurante Horcher eran lugares de reunión habitual del espionaje nazi en Madrid.[4] La Francia ocupada y la Francia de Vichy hacen correr rumores de una posible invasión.

El doctor Eduardo Martínez Alonso ayudó a salvar varios miles de refugiados que entraban ilegalmente en España en los años cuarenta. Martínez Alonso era amigo de Alan Hillgarth, agregado naval y encargado por Winston Churchill de coordinar el servicio secreto británico en España. Es en esa época en la que el salón de té del Embassy se llenó de contendientes de ambos bandos.[3] Mientras la fundadora daba té con pastas a todo el mundo, los sótanos se llenaban de los refugiados que pasaban la frontera de los Pirineos, o llegaban a los puertos españoles. Todos ellos huyendo de las consecuencias del conflicto bélico europeo. El sótano del Embassy era un lugar de paso en el que descansaban y se les alimentaba hasta que fuera asignado otro destino. La mujer del embajador británico era la encargada de coordinar los servicios de manutención, ropa y transporte. Se estima que durante ese periodo se pudo haber ayudado a cerca de 30.000 personas.[3] El Embassy fue catalogado por las autoridades españolas como nido de espías, además de centro de refugio ilegal de personas, lo que le causó varios cierres. Durante esa época Margarita tuvo que hacer muchos otros esfuerzos, no sólo por mantener el local, sino que además por mantener los niveles de calidad que ella misma exigía. Para ello se servía de sus amistades diplomáticas.

Postguerra y actualidad[editar]

En el año 1975 Margarita Kearney Taylor, algo mayor, decide vender el local a un conjunto de amigos suyos, aunque se mantuvo como accionista y estuvo de una forma u otra vigilando el trabajo del local. Murió el 3 de diciembre de 1982 y fue enterrada en el cementerio británico de Madrid.[1]

Durante esos años el local se amplió al comprar un pub inglés denominado Zosca. La obra hizo que el antiguo salón de té se convirtiera en la actual pastelería y tienda delicatessen, mientras que la ampliación se convirtió en el nuevo salón de té y el bar adyacente. Un apartamento en el piso superior fue adquirido y finalmente convertido en restaurante. Uno de los personajes que asistía a menudo a desayunar era Leopoldo Calvo-Sotelo que fue presidente del Gobierno de España durante dos años. Los pasteleros del Embassy fueron los encargados de elaborar en 1995 el postre de la boda de la infanta Elena. Igualmente, durante la visita de la reina Isabel de Inglaterra a Madrid, se le ofrecieron los típicos scones de Embassy.

Características[editar]

En la actualidad el Embassy posee un restaurante, un salón de té, obrador y es asimismo una tienda delicatessen. Los meses de calor se suele abrir una pequeña terraza que opera desde los años setenta. Se conserva de la antigua era del salón de té el reloj, los taburetes del bar y el estrado en el que Margarita Kearney Taylor solía vigilar antaño el funcionamiento de la tienda. Pueden observarse además lo numerosos premios que ha obtenido desde su inauguración. En el restaurante se sirven los típicos platos de la cocina madrileña, como pueden ser el cocido madrileño.

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. a b c Marco Besas, Peter Besas, (2009), Madrid Oculto II, Ed. La Librería, Madrid, pp:15-29
  2. Patricia Martínez de Vicente, (2003), «Embassy, y la inteligencia de Mambru», Madrid, Velecio Editores, ISBN 978-84-923271-8-8
  3. a b c Sir Samuel Hoare, (1977),«Embajador ante Franco en misión especial» , SEDMAY ediciones, Madrid
  4. José María Irujo, (2003), «La lista negra- Los espías nazis en España», Madrid, Ed. Aguilar

Referencias externas[editar]