Canto del cisne

De Wikipedia, la enciclopedia libre
(Redirigido desde «El canto del cisne»)
Saltar a: navegación, búsqueda
"El canto del cisne" (1655) por Reinier van Persijn.

El canto del cisne (griego antiguo: κύκνειον ᾆσμα; latín: carmen cygni) es una frase metafórica que se refiere al último gesto, obra o actuación de alguien justo antes de la muerte o jubilación. La frase se refiere a una antigua creencia de que los cisnes (Cygnus spp.) cantan una bella canción en el momento justo antes de morir, después de haber estado en silencio durante la mayor parte de su vida. Esta creencia, cuya base que en la actualidad se debate desde hace mucho tiempo, ya era proverbial en la Antigua Grecia hacia el siglo iii a. C., y fue reiterada muchas veces posteriormente en la poesía y el arte occidentales.

Origen y descripción[editar]

En la mitología griega, el cisne era un ave consagrada a Apolo, y por lo tanto era considerado un símbolo de la armonía y de la belleza y su capacidad limitada para cantar era sublimada con respecto a la de los pájaros cantores.

La fábula de Esopo titulada «El cisne y el ganso» incorpora la leyenda del canto del cisne cuando confunde a un cisne con un ganso pero luego lo reconoce por su canto.[1] Hay una referencia posterior, en Agamenón de Esquilo (versículos 1444-5) de 458 AC. En esa obra, Clitemnestra compara la muerta Casandra a un cisne que ha cantado su último lamento final». Platón en Phaedo (84d) registra a Sócrates diciendo que, a pesar de los cisnes cantan en los principios de la vida, no lo hacen de forma tan hermosa que como antes de morir. Por otra parte, Aristóteles señala en su Historia de los Animales (615b) que los cisnes «son musicales, y cantan sobre todo en la proximidad de la muerte». Hacia el tercer siglo antes de cristo la creencia se había convertido en un proverbio.[2] [3]

Ovidio lo menciona en "La Historia de Picus y Canens" (Metamorfosis, libro XIV: 320-396): "Ella derramó sus palabras de dolor, en un mar de lágrimas, en tenues tonos, en armonía con la tristeza, así como el cisne canta una vez, mientras muere, su propio réquiem».[4] El cisne también fue descrito como cantante en las obras de los poetas Virgilio y Marcial.

Controversia[editar]

El cisne europeo más común, el cisne mudo (Cygnus olor), aunque en realidad no es mudo, no es conocido ni por su musicalidad ni por vocalizar cuando se muere. Esto ha llevado a algunos a criticar las creencias sobre el canto del cisne desde la antigüedad, uno de los primeros[5] siendo Plinio el viejo: en el 77 a. C., en Historia Natural (libro 10, capítulo xxxii: olorum morte narratur flebilis cantus, falso, ut arbitror, la alícuota experimentis), establece que: «la observación muestra que la historia de que el cisne canta al morir es falsa». Peterson et al. anota que el Cygnus olor «no es mudo, pero carece de llamada, simplemente hace sonidos como de bocina, gruñidos y siseos en alguna ocasión».[6]

Sin embargo, el cisne cantor (Cygnus cygnus), un visitante invernal a las partes del Mediterráneo oriental, no poseen una llamada, y es conocido por emitir una serie de notas mientras sus pulmones expiran su último aliento antes de morir, siendo consecuencia de un bucle traqueal adicional situado dentro de su esternón. Esto fue propuesto por el naturalista Peter Pallas como la base para la leyenda. Tanto el cisne mudo como el cisne cantor parecen estar representados en el arte griego y egipcio.[3] [5]

El pariente más cercano del cisne cantor, el cisne trompetista y de tundra, comparten su bucle traqueal musical. El zoólogo D. G. Elliot informó en 1898 que un cisne de tundra que había disparado y herido en vuelo comenzó un largo planeo hacia abajo, mientras que emitía una serie de notas «lastimeras y musicales» que «sonaban por momentos como el suave funcionamiento de las notas de una octava».[7]

Referencias culturales posteriores[editar]

Chaucer escribió "The Ialous swan, ayens his deth that singeth."[8] Leonardo da Vinci observó "El cisne es blanco, sin mancha, y canta dulcemente cuando se muere, y esa canción pone fin a su vida."[9]

En El Mercader de Venecia de Shakespeare, Portia, exclama "Deja que suene la música, mientras que ha de hacer su elección; Entonces, si pierde, tendrá el final de un cisne, Disminuyendo poco a poco en la música."[10]

"El Canto del Cisne" ("Schwanengesang") es el sobrenombre del concierto barroco de 1833 escrito por Georg Philipp Telemann: Concierto en re menor para oboe, cuerdas y continuo.[11] El concierto de Telemann comienza con una parte triste (adagio) después de una parte contenta (allegro), el canto del cisne, a otra parte triste (la muerte), y por último un esperanzador final.

Según el Diccionario inglés de Oxford, la frase en inglés "canto de cisne" o "canción del cisne" toma prestado de la alemana schwanen(ge)cantó o schwanenlied.[12] El clérigo Escocés John Willison, en uno de sus Sermones, 1747, propone un versículo del Salmo 48 como un "canto de cisne para los fieles.[13]

El pintor danés Nicolai Abildgaard pintó Ossian synger sin Svanesang, o Ossian canta su canto de cisne, en 1780-1782.[14]

El poema de Tennyson "La muerte del Cisne"[15] es una evocación poética de la belleza de la supuesta canción y tan lleno de detalles implica que de hecho había oído:

The wild swan's death-hymn took the soul
Of that waste place with joy
Hidden in sorrow: at first to the ear
The warble was low, and full and clear; ...
But anon her awful jubilant voice,
With a music strange and manifold,
Flow’d forth on a carol free and bold;
As when a mighty people rejoice
With shawms, and with cymbals, and harps of gold...

El poema de Tennyson fue una inspiración para el ballet de La muerte del Cisne creado por Anna Pavlova en 1905 y bailaron con la música de El cisne por el compositor francés Camille Saint-Saëns.[16]

El sello discográfico de la banda Led Zeppelin es «Swan Song».

Idiom[editar]

Por extensión, "canto del cisne" se ha convertido en una frase hecha refiriéndose a un final teatral o apariencia dramática, o cualquier trabajo final o logro.[17]

Referencias[editar]

  1. Aesop (1998). The Complete Fables. Penguin Classics. ISBN 0-14-044649-4. , p.127
  2. Arnott, W. Geoffrey (October 1977). «Swan Songs». Greece & Rome 24 (2): 149-153. JSTOR 642700. 
  3. a b Brazil, Mark (2003). The Whooper Swan. T & A D Poyser. ISBN 978-0-7136-6570-3.  pp. 64–65. (Online version)
  4. Ovid. «Metamorphoses (Kline) 14, the Ovid Collection, Univ. of Virginia E-Text Center; Bk XIV:320–396: The transformation of Picus». University of Virginia. 
  5. a b Arnott, W. Geoffrey (2007). Birds in the Ancient World from A to Z. Routledge. ISBN 0-203-94662-6.  pp. 182–184. (Online version)
  6. Peterson, Roger Tory, Guy Mountfort, P. A. D. Hollum, P. A. D. Hollom (2001). A Field Guide to the Birds of Britain and Europe. Houghton Mifflin Field Guides. ISBN 0-618-16675-0. , p. 49
  7. Johnsgard, Paul A. (January 2013). «The Swans of Nebraska». Prairie Fire (USA). Consultado el 21 de enero de 2013. 
  8. Skeat, Walter W. (1896). Chaucer: the Minor Poems. Clarendon Press. , p. 86 (Online version)
  9. da Vinci, Leonardo. The Notebooks of Leonardo da Vinci, Complete. Google.  ([1])
  10. The Merchant of Venice, Act 3 Scene 2
  11. James Manheim. «Georg Philipp Telemann: Funeral Music for Garlieb Sillem». AllMusic. 
  12. «swan, n.». Oxford English Dictionary. June 2011. Consultado el 3 de agosto de 2013. 
  13. «www.the-highway.com». Consultado el 3 de agosto de 2013. 
  14. «Sal 217B». Statens Museum for Kunst website. Consultado el 8 de febrero de 2016. 
  15. Tennyson, "The Dying Swan," The Early poems of Alfred Lord Tennyson (Project Gutenberg text), search on "shawm."
  16. Matthew Naughtin, Ballet Music: A Handbook, p.210
  17. Real Academia Española (2014). «Canto del cisne». Diccionario de la lengua española (23.ª edición). Madrid: Espasa. 

Enlaces externos[editar]