Dominación femenina

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Mujer dominante y hombre sumiso

La dominación femenina (o femdom, del inglés female dominance) es cualquier práctica BDSM en la que la parte dominante es femenina. Habitualmente, a la mujer dominante se le llama Domina , "Ama" o Dominatrix, dependiendo del contexto o de las preferencias personales. Una dominatrix no tiene necesariamente que dominar a un compañero masculino; puede tener también una mujer sumisa, aunque a esa relación, en inglés, se le llama lezdom, en oposición al femdom.

Relación de pareja y actividades asociadas[editar]

Se podría afirmar que hay cierta confusión entre la base de la dominación femenina, como relación de pareja, y sus prácticas.

Base de la relación[editar]

En la dominación femenina, la mujer decide y el hombre acepta voluntariamente el liderazgo de la mujer. El femdom tiene un enfoque eminentemente sexual. Desde otro ángulo menos sexual, existen las llamadas relaciones lideradas por la mujer (FLR, del inglés female lead relationship).

Las prácticas de dominación femenina[editar]

Al igual que en otras orientaciones BDSM, no existe un conjunto predefinido de actividades que pertenezcan necesariamente al campo de la dominación femenina. Generalmente, la mujer dominante determina las actividades concretas en el contexto de un encuentro mutuamente consensuado.

Algunas prácticas de dominación femenina son las siguientes:

  • Adoración de los pies: El sumiso es obligado a besar los pies, las piernas o el calzado de la dómina.
  • Arnés consolador: La mujer penetra al hombre con un arnés sujeto a la cintura, que incluye un consolador exterior. Existen diferentes variantes de arneses, algunos incluyen un pequeño consolador interior que permite a la mujer recibir excitación y llegar al orgasmo.
  • Azotes (spanking, en inglés): La mujer azota al sumiso como castigo erótico.
  • Bisexualidad forzada: La mujer obliga al sumiso a tener sexo oral y/o anal con otro hombre, en su presencia.
  • Bofetones: La mujer abofetea al hombre. Puede combinarse con la humillación verbal (véase erotic humiliation).
  • Candaulismo: La mujer muestra al sumiso o imágenes de él en completa desnudez a otras personas, con el fin de obtener gratificación sexual. Es una variante de la humillación.
  • Coprofilia o coprolagnia: Excitación sexual relacionada con las heces fecales (véase coprofagia).
  • Escupir al sumiso u obligarle a comer o a beber de su boca es otra práctica.
  • Exhibicionismo: La mujer tiene relaciones sexuales con el sumiso en sitios públicos donde pueden ser descubiertos.
  • Facesitting: La mujer se sienta encima de la cara del sumiso. Esta práctica se puede hacer con la mujer vestida, en ropa interior o bien con la mujer desnuda, como una variante del cunnilingus forzado o bien obligando al hombre a practicar el beso negro (estimulación anal con la lengua).
  • Humillación verbal: La mujer domina al hombre con comentarios humillantes sobre su físico o su masculinidad.
  • Lluvia dorada o urolagnia: La mujer orina encima del sumiso.
  • Orgasmo fallido: La mujer excita al sumiso hasta casi alcanzar el orgasmo, sin dejarle eyacular.
  • Pisotear (trampling o sexual trampling, en inglés): El sumiso es humillado siendo pisoteado por la dómina con o sin zapatos.
  • Sexo oral forzado: La mujer es satisfecha por el hombre, sujetando al hombre por la cabeza.
  • Tortura de genitales (cock and ball torture, en inglés): La mujer castiga al sumiso, clavando las uñas o bien pisando con los tacones o dando patadas en los genitales. Esta práctica puede ser peligrosa para el hombre.

La dominación femenina data de la Antigüedad, pero se acrecentó y se difundió a partir del pensamiento feminista y del rol activo de la mujer en la sociedad moderna occidental. Un estudio de 1985 muestra que el 30 por ciento de los participantes en prácticas BDSM son mujeres.[1]

Un estudio de 1995 indica que el 90 por ciento de las mujeres heterosexuales interesadas en BDSM prefieren ser sumisas y prefieren tener una pareja dominante, mientras que el 71 por ciento de los hombres heterosexuales prefieren el papel de dominante.[2]

Información en español[editar]

Existen diversos libros y sitios web y blogs es español sobre el tema. Las personas interesadas pueden utilizar un buscador en Internet con el término dominación femenina, o bien visitar el sitio dominacionfemenina.org.

Libros[editar]

En inglés[editar]

Los libros más conocidos son Female Domination y The Femdom Experience, de la escritora norteamericana Elise Sutton (LuLu Publishing).[3] En Internet, existen traducciones al español del primer libro.

En Argentina, se encuentra el grupo de amas no profesionales, llamado Solo Amas. El grupo se creó con el fin de enseñar y compartir el femdom.[4]

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. Breslow, Norman; Evans, Linda; Langley, Jill (1985). «On the prevalence and roles of females in the sadomasochistic subculture: Report of an empirical study». Archives of Sexual Behavior 14 (4). pp. 303-17. PMID 4051718. 
  2. Ernulf, Kurt E.; Innala, Sune M. (1995). «Sexual bondage: A review and unobtrusive investigation». Archives of Sexual Behavior 24 (6). pp. 631-54. PMID 8572912. 
  3. Página web oficial de Elise Sutton (en inglés) (acerca de los principios, las experiencias personales y las prácticas)
  4. [www.soloamas.com.ar soloamas.com.ar]