Dolor de muela

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Dolor de muela
A man suffering from Toothache.png
Especialidad Odontología
Wikipedia no es un consultorio médico Aviso médico 

El dolor de muela, también conocido como dolor dental,[1]​ es un dolor en los dientes o sus estructuras de soporte, causado por enfermedades dentales o dolor referido a los dientes por enfermedades de otra índole. Cuando es grave, puede afectar el sueño, la alimentación y otras actividades diarias.

Las causas comunes incluyen inflamación de la pulpa (generalmente en respuesta a caries, trauma dental u otros factores), hipersensibilidad dentinaria, periodontitis apical (inflamación del ligamento periodontal y hueso alveolar alrededor del ápice de la raíz), abscesos dentales (colecciones localizadas de pus), osteítis alveolar ("alveolitis seca", una posible complicación de la extracción del diente), gingivitis ulcerosa necrotizante aguda (una infección de las encías) y trastorno temporomandibular.[2]

La pulpitis es reversible cuando el dolor es de leve a moderado y dura poco tiempo después de un estímulo (por ejemplo, un resfriado); o irreversible cuando el dolor es severo, espontáneo y dura mucho tiempo después de un estímulo. Si no se trata, puede volverse irreversible y luego progresar a necrosis pulpar (muerte de la pulpa) y periodontitis apical. Los abscesos suelen causar dolor punzante. El absceso apical suele aparecer después de la necrosis pulpar, el absceso pericoronal suele asociarse con pericoronitis aguda de una muela del juicio inferior y los abscesos periodontales suelen representar una complicación de la periodontitis crónica (enfermedad de las encías). Con menos frecuencia, las afecciones no dentales pueden causar dolor de muelas, como la sinusitis maxilar, que puede causar dolor en los dientes superiores posteriores, o angina de pecho, que puede causar dolor en los dientes inferiores. A veces, el diagnóstico correcto puede ser un desafío.

Causas[editar]

El dolor de muelas puede ser causado por afecciones "dentales" ("odontogénicas", como las que involucran el complejo dentina-pulpa o periodonto), o por afecciones "no dentales" ("no odontogénicas", como sinusitis maxilar o angina de pecho). Hay muchas causas no dentales posibles, pero la gran mayoría de los dolores de muelas son de origen dental.[3]

Tanto la pulpa como el ligamento periodontal tienen receptores del dolor,[4]​ pero la pulpa carece de receptores de movimiento o posición y receptores de presión mecánica.[5]:125-135[6]​ En consecuencia, el dolor que se origina en el complejo dentina-pulpa tiende a estar mal localizado,[6]​ mientras que el dolor del ligamento periodontal suele estar bien localizado,[3]: 55[5]:125-135

Por ejemplo, el ligamento periodontal puede detectar la presión ejercida al morder algo más pequeño que un grano de arena (10-30 & nbsp; µm).[7]: 48 Cuando un diente se estimula intencionalmente, aproximadamente el 33% de las personas puede identificarlo correctamente y el 20% no puede reducir la ubicación del estímulo a un grupo de tres dientes.[3]:31 Otra diferencia típica entre el dolor pulpar y periodontal es que este último no suele empeorar con los estímulos térmicos.[5]: 125–135 Algunas de las causas pueden ser:

Dental[editar]

Historia natural de caries dental y dolor de muelas resultante e infección odontogénica.

Pulpal[editar]

La mayoría de los dolores de muelas pulpares pertenecen a uno de los siguientes tipos; sin embargo, otras causas raras (que no siempre encajan perfectamente en estas categorías) incluyen dolor galvánico y barodontalgia.

Pulpitis[editar]

La Pulpitis (inflamación de la pulpa) puede ser provocada por varios estímulos (agresiones), incluidos irritantes mecánicos, térmicos, químicos y bacterianos, o raramente cambios barométricos y radiación ionizante.[8]:{{{1}}} Las causas comunes incluyen caries, traumatismos dentales (como una grieta o fractura) o un relleno con un sello imperfecto.

Debido a que la pulpa está encerrada en una capa exterior rígida, no hay espacio para acomodar la hinchazón causada por la inflamación. Por tanto, la inflamación aumenta la presión en el sistema pulpar, comprimiendo potencialmente los vasos sanguíneos que irrigan la pulpa. Esto puede provocar isquemia (falta de oxígeno) y necrosis (muerte del tejido). La pulpitis se denomina "reversible" cuando la pulpa inflamada es capaz de volver a un estado de salud, e "irreversible" cuando la necrosis pulpar es inevitable.[3]:36 –37

La pulpitis reversible se caracteriza por un dolor de corta duración provocado por el frío y, a veces, por el calor.[6]​ Los síntomas de la pulpitis reversible pueden desaparecer, ya sea porque se elimina el estímulo nocivo, como cuando se quita la caries dental y se coloca un empaste, o porque se han producido nuevas capas de dentina (dentina terciaria) dentro de la cámara pulpar, aislando contra el estímulo. La pulpitis irreversible causa dolor espontáneo o persistente en respuesta al frío.[9]: 619–627

Hipersensibilidad a la dentina[editar]

La hipersensibilidad a la dentina es un dolor dental agudo y de corta duración que ocurre en aproximadamente el 15% de la población,[10]​ que se desencadena por el frío (como líquidos o aire), alimentos dulces o picantes y bebidas.[11]​ Los dientes normalmente sentirán alguno de estos factores desencadenantes,[12]​ pero lo que separa la hipersensibilidad de la sensación normal es la intensidad del dolor. La hipersensibilidad es causada más comúnmente por una falta de aislamiento de los desencadenantes en la boca debido a recesión gingival (encías retraídas) que exponen las raíces de los dientes, aunque puede ocurrir después del raspado y alisado radicular, blanqueamiento dental, o como resultado de la erosión.[13]​ La pulpa del diente permanece normal y sana en la hipersensibilidad dentinaria.[3]:510

Se encuentran disponibles muchos tratamientos tópicos para la hipersensibilidad, incluidas las pastas dentales desensibilizantes y los barnices protectores que recubren la superficie de la dentina expuesta.[10]​ El tratamiento de la causa principal del dolor es fundamental, ya que las medidas tópicas suelen ser de corta duración.[3]: 510 Con el tiempo, la pulpa generalmente se adapta produciendo nuevas capas de dentina dentro de la cámara pulpar llamada dentina terciaria, aumentando el grosor entre la pulpa y la superficie de dentina expuesta y disminuyendo la hipersensibilidad.[3]:510

Periodontal[editar]

En general, las afecciones periodontales crónicas no causan ningún dolor. Más bien, es la inflamación aguda la que es responsable del dolor.[12]

Cuando el dolor de muelas es el resultado de un trauma dental (independientemente del diagnóstico pulpar o periodontal exacto), el tratamiento y el pronóstico dependen de la extensión del daño, la etapa de desarrollo del diente, el grado de desplazamiento o, cuando se avulsiona el diente, el tiempo que tarda en salir del alvéolo y la salud inicial del diente y el hueso. Debido a la gran variación en el tratamiento y el pronóstico., los dentistas suelen utilizar guías de trauma para ayudar a determinar el pronóstico y las decisiones directas sobre el tratamiento.[14][15]

El pronóstico de un diente fracturado varía según la extensión de la fractura. Esas grietas que irritan la pulpa pero que no se extienden a través de la cámara pulpar pueden servir para estabilizar restauraciones dentales como una corona.

No dental[editar]

Las causas no dentales del dolor de muelas son mucho menos comunes en comparación con las causas dentales. En un dolor de muelas de origen neurovascular, se informa dolor en los dientes junto con una migraña. Las estructuras locales y distantes (como el oído, el cerebro, la arteria carótida o el corazón) también pueden presentar dolor referido a los dientes.[16]:80,81 Otras causas no dentales incluyen dolor miofascial (dolor muscular) y angina de pecho (que clásicamente se refiere al dolor en la mandíbula inferior). Muy raramente, el dolor de muelas puede ser de origen psicógeno.[3]:57–58

Los trastornos del seno maxilar se pueden referir a los dientes posteriores superiores. Los nervios alveolares posterior, medio y anterosuperior están estrechamente asociados con el revestimiento del seno. El hueso entre el piso del seno maxilar y las raíces de los dientes superiores posteriores es muy delgado y, con frecuencia, los ápices de estos dientes alteran el contorno del piso del seno. En consecuencia, la sinusitis maxilar aguda o crónica puede percibirse como dolor de muelas maxilar,[17]​ y neoplasmas del seno (como carcinoma quístico adenoide)[18]: 390 puede causar un dolor de muelas percibido de manera similar si ocurre una invasión maligna de los nervios alveolares superiores.[19]: 72 Clásicamente, el dolor de la sinusitis aumenta al inclinar la cabeza hacia adelante.[20]

Las condiciones dolorosas que no se originan en los dientes o sus estructuras de soporte pueden afectar la mucosa oral de las encías y ser interpretadas por el individuo como dolor de muelas. Los ejemplos incluyen neoplasias de la mucosa alveolar (generalmente carcinoma de células escamosas),[18]: 299 condiciones que causan gingivoestomatitis y gingivitis descamativa. Varias afecciones pueden afectar el hueso alveolar y causar dolor de muelas no odontogénico, como el linfoma de Burkitt,[19]: 340 infartos en las mandíbulas causadas por enfermedad de células falciformes,[21]: 214 y osteomielitis.[22]:497 Varias afecciones del nervio trigémino pueden enmascararse como dolor de muelas, incluyendo trigeminal zóster (división maxilar o mandibular),[21]:487 neuralgia del trigémino,[17]cefalea en racimos,[17]​ y trigémino neurópata.[17]​ En muy raras ocasiones, un tumor cerebral puede causar dolor de muelas.[16]:80,81 Otro síndrome de dolor facial crónico que puede simular un dolor de muelas es el trastorno temporomandibular (síndrome de disfunción y dolor de la articulación temporomandibular),[17]​ que es muy común. El dolor de muelas que no tiene una causa médica o dental identificable a menudo se denomina odontalgia atípica, que, a su vez, generalmente se considera un tipo de dolor facial atípico (o dolor facial idiopático persistente).[17]

Tratamiento[editar]

Una higiene bucal adecuada ayuda a prevenir el dolor de muelas al prevenir las enfermedades dentales. El tratamiento de un dolor de muelas depende de la causa exacta y puede implicar un empaste, tratamiento de conducto, extracción, drenaje de pus u otra acción correctiva. El alivio del dolor se considera una de las principales responsabilidades de los dentistas.[5]:125–135 Es el tipo más común de dolor en la boca o la cara y una de las razones más comunes para las citas dentales de emergencia.[23]​ En 2013, se produjeron 223 millones de casos de dolor dental como resultado de caries en dientes permanentes y 53 millones de casos en dientes de leche.[23]​ Históricamente, se cree que la demanda de tratamiento del dolor de muelas ha llevado al surgimiento de la cirugía dental como la primera especialidad de la medicina.

Prevención[editar]

Dado que la mayoría de los dolores de muelas son el resultado de enfermedades relacionadas con la placa, como las caries y la enfermedad periodontal, la mayoría de los casos podrían prevenirse evitando una dieta cariogénica y manteniendo una buena higiene bucal. Es decir, reducir el número de veces que se consumen azúcares refinados y cepillarse dos veces al día con un dentífrico con flúor y mantener la limpieza interdental. Las visitas regulares al dentista también aumentan la probabilidad de que los problemas se detecten tempranamente y se eviten antes de que ocurra el dolor de muelas. El trauma dental también podría reducirse significativamente mediante el uso rutinario de protectores bucales en los deportes de contacto.[24]

Referencias[editar]

  1. Segen JC. (2002). McGraw-Hill Concise Dictionary of Modern Medicine. The McGraw-Hill Companies.
  2. Allison, J. R.; Stone, S. J.; Pigg, M. (noviembre de 2020). «The painful tooth: mechanisms, presentation and differential diagnosis of odontogenic pain». Oral Surgery (en inglés) 13 (4): 309-320. ISSN 1752-2471. doi:10.1111/ors.12481. 
  3. a b c d e f g h Hargreaves KM, Cohen S, Berman LH (2011). Mosby Elsevier, ed. Id = JI7gSo5zcWEC Cohen's pathways of the pulp (10th edición). St. Louis, Missouri. ISBN 978-0-323-06489-7. 
  4. Shephard MK, MacGregor EA, Zakrzewska JM (enero de 2014). «Orofacial Pain: A Guide for the Headache Physician». Headache: The Journal of Head and Face Pain 54 (1): 22-39. PMID 24261452. S2CID 44571343. 
  5. a b c d Scully C (2013). Oral and maxillofacial medicine : the basis of diagnosis and treatment (3 edición). Edinburgh: Churchill Livingstone/Elsevier. ISBN 978-0-7020-4948-4. 
  6. a b c Cawson, RA (2008). Churchill Livingstone, ed. Conceptos básicos de patología oral y medicina oral de Cawson. Edimburgo. p. 70. ISBN 978-0702040016. 
  7. Lindhe J, Lang NP, Karring T (2008). Periodoncia clínica y odontología de implantes (5th edición). Oxford: Blackwell Munksgaard. ISBN 9781444313048. 
  8. Neville BW, Damm DD, Allen CA, Bouquot JE (2002). WB Saunders, ed. Patología oral y maxilofacial (2 edición). Philadelphia. ISBN 978-0-7216-9003-2. 
  9. Hupp JR, Ellis E, Tucker MR (2008). Mosby Elsevier, ed. Contemporary oral and maxilofacial surgery (5th edición). St. Louis, Missouri. ISBN 978-0-323-04903-0. 
  10. a b Poulsen S, Errboe M, Lescay Mevil Y, Glenny AM (19 de julio de 2006). «Pastas dentales que contienen potasio para la dentina hipersensitiva.». The Cochrane Database of Systematic Reviews (3): CD001476. PMC 7028007. PMID 16855970. 
  11. Miglani S, Aggarwal V, Ahuja B (octubre de 2010). «Hipersensibilidad dentinaria: tendencias recientes en el tratamiento.». Journal of Conservative Dentistry 13 (4): 218-24. PMC 3010026. PMID 21217949. 
  12. a b Napeñas JJ (julio de 2013). «Intraoral pain conditions.». Dental Clinics of North America 57 (3): 429-47. PMID 23809302. 
  13. Petersson LG (marzo de 2013). «El papel del flúor en el tratamiento preventivo de la hipersensibilidad dentinaria y la caries radicular.». Investigaciones clínicas orales. 17 Suppl 1: S63-71. PMC 3586140. PMID 23271217. 
  14. Asociación Estadounidense de Endodoncistas, ed. (septiembre de 2013). «Pautas recomendadas por la Asociación Estadounidense de Endodoncistas para el tratamiento de lesiones dentales traumáticas». pp. 1-15. Consultado el 17 de enero de 2014. 
  15. Hospital Regional de Rigshospitalet, Dinamarca, Universidad de Copenhague y la Asociación Internacional de Traumatología Dental (ed.). «Guía de trauma dental». Consultado el 15 de enero de 2014. 
  16. a b Sharav, Yair; Benoliel, Rafael (1 de enero de 2008). Orofacial Pain and Headache (en inglés). Elsevier Health Sciences. ISBN 978-0-7234-3412-2. Consultado el 7 de agosto de 2021. 
  17. a b c d e f Renton T, Durham J, Aggarwal VR (mayo de 2012). «La clasificación y el diagnóstico diferencial del dolor orofacial.». Expert Review of Neurotherapeutics 12 (5): 569-76. PMID 22550985. S2CID 32890328. 
  18. a b Barnes L (2009). Patología quirúrgica de la cabeza y el cuello (3rd edición). New York: Informa healthcare. ISBN 978-1-4200-9163-2. 
  19. a b Regezi JA, Sciubba JJ, Jordan RK (2011). Elsevier / Saunders, ed. Patología oral: correlaciones clínico-patológicas (6th edición). St. Louis, Missouri. ISBN 978-1-4557-0262-6. 
  20. Ferguson, M (23 de mayo de 2014). «Rinosinusitis en medicina oral y odontología.». Australian Dental Journal 59 (3): 289-295. PMID 24861778. 
  21. a b Scully C (2010). Problemas médicos en odontología (6th edición). Edinburgh: Churchill Livingstone. ISBN 978-0-7020-3057-4. 
  22. Rajendran R (2010). libro de texto de Shafer sobre patología oral. [Sl]: Reed Elsevier. ISBN 978-81-312-1570-8. 
  23. a b Agnihotry, Anirudha; Fedorowicz, Zbys; van Zuuren, Esther J.; Farman, Allan G.; Al-Langawi, Jassim Hasan (17 de febrero de 2016). «Antibiotic use for irreversible pulpitis». The Cochrane Database of Systematic Reviews 2: CD004969. ISSN 1469-493X. PMID 26886473. doi:10.1002/14651858.CD004969.pub4. 
  24. Douglass, Alan B.; Douglass, Joanna M. (1 de febrero de 2003). «Common dental emergencies». American Family Physician 67 (3): 511-516. ISSN 0002-838X. PMID 12588073. Consultado el 11 de agosto de 2021. 

Enlaces externos[editar]