Curva (náutica)

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Curvas horizontales de los baos de bodega.

En náutica se conoce con el nombre de curva a la pieza de madera encorvada que forma un ángulo, cuyos brazos reciben el nombre de ramas o pernadas, denominándose bragada el vértice de donde arrancan los brazos. Estos pueden ser de diferente grueso: el de más calibre se llama pie y el más delgado rama. Se utiliza para la unión de dos maderas que afectan la misma forma angular, y según la abertura del ángulo y la posición que ocupa, toma las correspondientes denominaciones.

También se le aplican las del madero principal del que forma parte, y así se dice curva del bao, de la serviola, del yugo, etc.

Según sea el ángulo de más o menos grados las curvas son abiertas o cerradas.

También se llama curva a la convexidad que hay en la mitad de la quilla, de la sobrequilla, etc.

Tipos[editar]

Curvas de peralto.
  • Curva a escuadra: aquella cuyos brazos forman un ángulo recto.
  • Curva capuchina: la que une al tajamar con la roda.
  • Curva coral: la que sujeta el codaste a la quilla. También se denomina así a la que se coloca desde la cubierta al yugo pasando por la santabárbara para asegurar el antedicho yugo, en cuyo oficio se le incorporan algunas otras curvas.
  • Curva del bao: pieza que se coloca debajo o en el canto de un bao, y que se emperna al costado del barco, para conservar la rigidez del ángulo formado entre el costado y el bao.
  • Curva de contrarroda y contracodaste: pieza fuerte de madera que suele colocarse en algunos buques encima del durmiente, y cuyos extremos van hasta tocar los miembros. La de proa corre desde el primer bao hasta la contrarroda, y la de popa va desde el último bao al contracodaste.
  • Curva de embestir: lo mismo que buzarda.
  • Curva de peralto o de alto abajo: la que va colocada verticalmente.
  • Curva dentro de escuadra: es aquella cuyos brazos forman un ángulo agudo.
  • Curva fuera de escuadra: aquella cuyos brazos forman un ángulo obtuso.
  • Curva horizontal: pieza que se coloca horizontalmente y fija la extremidad de un bao a uno de los costados del barco. Suele adaptarse también para unir los falsos baos a los entremiches.
  • Curva valona: la que se coloca, según lo requiere el caso, oblicua, diagonal u horizontalmente.
  • Curvas bandas o de tajamar: curvas que se colocan horizontalmente y empernadas sobre los remates o extremos de las primeras cintas. Sirven para sujetar sobre ambas bandas el tajamar sobre la proa.
  • Curvas de jardines: cada una de las curvas que van colocadas en los costados del barco, y determinan el espacio que ha de tener el primer cuerpo del jardín. Esta curva pertenece al grupo de las llamadas viquitortes. Como no siempre es posible encontrarlas de una pieza se suple con otras dos; una que partiendo de la curva que va contra las gambotas, se proyecta fuera del costado toda la anchura que ha de tener el jardín, y la segunda que desde el extremo de la primera viene a formar el arco que va al costado. Esta última pieza, con su gemela del costado opuesto, reciben el nombre de arcos de los jardines.
  • Curvas de sobrequilla: son piezas de mucha escuadría que sirven de prolongación a la sobrequilla por la parte de popa y de proa. La de popa se apoya sobre las bragadas de los yugos a contar desde el de cubierta, y la de proa se eleva hasta la buzarda de la cubierta.
  • Curvas llaves: las que se empernan de alto abajo con la mayor pernada hacia arriba, en las cabezas de los barrotes y sobre el costado para sostén y sujeción de las cubiertas.
  • Curvas capuchinas: las de mucha bragada y que van colocadas a los extremos de la quilla. Se llaman también piques capuchinos.
  • Curva del espejo: la que une el remate de la aleta con la gambota lateral en ambos lados de la popa cuadrada, sosteniendo el peso principal del espejo.

Referencias[editar]