Cultura de la legalidad

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

La cultura de la legalidad es un conjunto de valores, normas, percepciones y actitudes que el individuo tiene hacia las leyes y las instituciones que las ejecutan. De acuerdo con Godson,[1] una cultura de legalidad implica que la cultura o forma de pensar dominante en la sociedad simpatiza con el Estado de derecho. Es un mecanismo de autorregulación individual y regulación social que exige por parte de los ciudadanos una cierta armonía entre el respeto a la ley, las convicciones morales y las tradiciones y convenciones culturales.[cita requerida] Otra forma de definirla es como la creencia compartida de que cada persona tiene la “responsabilidad individual” de ayudar a construir y mantener una sociedad con un Estado de derecho.[cita requerida]

Cuestionamientos[editar]

Existen perspectivas que ven la cultura de la legalidad como una forma de sumisión y conformismo,[cita requerida] por aceptar lo que está en las leyes sin tomar en cuenta que estas son impuestas por grupos de poder.[cita requerida] Estas perspectivas recuerdan que son importantes normativas o compromisos de convivencia pero para ser legítimos deben ser acordados directamente o consensuados participativamente entre los ciudadanos que se comprometen a cumplir esos acuerdos entre ellos; por tanto se esboza que una sociedad debe regirse bajo un orden en libertad y participación activa y no mediante la imposición o las leyes por más que estas se presenten como indispensables o legales ya que esto no tiene ningún valor si es que no son legítimas. Quienes tienen este punto de vista consideran que el irrespeto a la legalidad instituida se considera legítima cuando esta no puede justificarse a sí misma.

Principios[editar]

En una sociedad que practica la cultura de la legalidad, los ciudadanos:

  1. Cooperan con las autoridades y respetan los derechos de las demás personas.
  2. Se interesan y conocen las normas básicas que rigen a la sociedad.
  3. Respetan las normas.
  4. Rechazan y condenan los actos ilegales.
  5. Colaboran con las dependencias del sistema de procuración de justicia[cita requerida]

Cultura de la legalidad y Estado de derecho[editar]

La cultura de la legalidad es un requerimiento del Estado de derecho.[2] En un Estado de derecho, las normas jurídicas:

  1. Se establecen en forma democrática.
  2. Protegen los derechos.
  3. Se aplican por igual a todos.
  4. Se hacen cumplir siempre.[cita requerida]

Difusión en medios de comunicación[editar]

Estudios empíricos han encontrado que los medios informativos que publican noticias de delitos no siempre mencionan el nombre del delito y de la ley violada; asimismo, la información publicada por los medios puede contradecir los principios de presunción de inocencia, derecho al debido proceso y apoyo a las víctimas.[3] [4] [5]

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. Godson, Roy (2000). «Guide to Developing a Culture of Lawfulness». International Perspectives. 
  2. Martínez Garza, F. J.; Lozano Rendón, J. C.; Rodríguez Elizondo, Fernando Abiel (2012). «Cobertura de la violencia y la cultura de la legalidad en los medios fronterizos México-Estados Unidos de Norteamérica». Anagramas 10 (21): 21-40. 
  3. Martínez Garza, F. J.; Lozano Rendón, J. C.; Rodríguez Elizondo, Fernando Abiel (2012). «Cobertura de la violencia y la cultura de la legalidad en los medios fronterizos México-Estados Unidos de Norteamérica». Anagramas 10 (21): 21-40. 
  4. Sánchez Hernández, Citlalli (2013). «La cultura de la legalidad y su cobertura en la prensa nacional mexicana». Nómadas. 
  5. Rodelo, Frida V. (2015). «Sinaloa: ejercicio del periodismo y cultura de la legalidad en el tratamiento de la delincuencia». En Del Palacio-Montiel, Celia. Violencia y periodismo regional en México. Juan Pablos Editor. pp. 327-363. ISBN 978-607-711-311-9. 

Bibliografía[editar]