Culo de la leona

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
La leona con la columna y la escalera.

La famosa y conocida Leona de Girona o, también llamada Culo de la leona es una escultura de piedra calcárea que encontramos en Gerona, datada del siglo XII. Está situada en la calle Calderers, a los pies de la escalera de la iglesia de Sant Feliu, en el Casco Antiguo de la ciudad. La figura es voluminosa en relieve, y tiene una parte de la cara y de la cola deteriorada. Consta de unas largas y grandes zarpas y tiene la cabeza girada hacia un lado. Es uno de los iconos turísticos por excelencia.

Simbolismo[editar]

La columna expresa las relaciones entre los hombres y la divinidad. El añadido del animal le da un carácter decorativo, artístico, que se puede interpretar de varias maneras. Este animal simboliza la Tierra y es igualmente símbolo de la piedra filosofal. Aquí el león se presenta como un animal victorioso y diurno.

En la clasificación simbólica de los animales el león se corresponde con el elemento del fuego.

La Leona de Girona[editar]

No se sabe del todo cierto dónde se ejecutó esta estructura pero se especula que fue en un taller de la misma ciudad. A finales del siglo XIX la columna cayó en tierra y quedó troceada. Esto provocó que el propietario del edificio donde estaba situada la regalara al Museo Arqueológico.

Otros ejemplos similares esparcidos por la geografía catalana se pueden encontrar en la iglesia parroquial de Santa Maria de Covet (Pallars Jussà), iglesia de Lledó d'Empordà (Alt Empordà), y en una de las puertas laterales de la iglesia de Santo Vicenç de Besalú (la Garrotxa).

La leona y la visita turística[editar]

El original de la leona (antes los gerundenses decían la mona) está en la sala 5 del Museo de Arte de Girona. Se hicieron dos copias: una en 1986 y la otra, de más calidad, en 1995. Las dos copias, su ubicación y la escaleta para llegar a tocar el animal, responden a la demanda de concreción de una de las leyendas de la ciudad de Girona que tanta fortuna hicieron sobre todo a partir de los años '80 del s.XX. El dicho hace "no puede ser vecino de Girona quien no dé un beso al culo de la leona", o bien "sólo podrás volver a Girona si has dado un beso al culo de la leona". La gente siempre quiere peregrinar, y es uno de los primeros rituales de muchos turistas apenas llegar a la ciudad.

Las escaleras han sido retiradas recientemente por la muerte de un turista francés en noviembre de 2015 al intentar seguir el ritual y la tradición de besar el culo de la leona. El Ayuntamiento de Gerona asegura colocar unas escaleras de estructura más segura para no perder la tradición geronina.

Dichas escaleras han sido colocadas de nuevo, con unas correcciones muy desafortunadas. Una pequeña barandilla a la derecha, y los peldaños son anti-seguridad, un peldaño completo el siguiente la mitad, y así sucesivamente, engañando al sentido de la vista y el equilibro. Lo que sigue provocando innumerables caídas y con lesiones en muchos casos graves.

Bibliografía[editar]

  • Un mes una obra. Marzo de 2011-315 / Boletín Museo de Arte de Girona. Texto: Dolors Vidal Casellas

Enlaces externos[editar]