Cueva de El Pendo

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Cueva de Altamira y arte rupestre paleolítico del norte de España
UNESCO logo.svg Welterbe.svg
Patrimonio de la Humanidad de la Unesco

Las ciervas de la Cueva del Pendo.JPG
Ciervas de la cueva de El Pendo.

EspañaLoc.svg
Cueva de El Pendo

Coordenadas 43°23′17″N 3°54′44″O / 43.388055555556, -3.9122222222222Coordenadas: 43°23′17″N 3°54′44″O / 43.388055555556, -3.9122222222222
País Flag of Spain.svg España
Tipo Cultural
Criterios i, iii
N.° identificación 310
Región Europa y
América del Norte
Año de inscripción 1985 (IX sesión)
Año de extensión 2008
[editar datos en Wikidata]

La cueva de El Pendo es una cueva prehistórica situada en la comunidad autónoma de Cantabria, en España. Está incluida en la lista del Patrimonio de la Humanidad de la Unesco desde julio de 2008, dentro del sitio «Cueva de Altamira y arte rupestre paleolítico del Norte de España» (en inglés, Cave of Altamira and Paleolithic Cave Art of Northern Spain).[1]​ Ha sido objeto de numerosas excavaciones arqueológicas que han puesto de manifiesto la existencia en el yacimiento de una estratigrafía relevante.

Entrada a la cueva de El Pendo.

En 1907 Alcalde del Río descubrió en el fondo de la gruta unos grabados que tradicionalmente se vienen situando en el Magdaleniense Inferior y que representarían un ave y un posible caballo. Las campañas de Jesús Carballo sacaron a la luz una de las mejores colecciones de arte mueble peninsular, entre cuyos objetos se encontró el famoso bastón perforado. Durante los años cincuenta, la cueva registró sucesivas excavaciones que fueron dirigidas por el profesor Martínez Santaolalla y fue sede del II Curso Internacional de Arqueología de Campo en el verano de 1955.

Situada en el Barrio de El Churi en Escobedo de Camargo en Camargo, la cueva de El Pendo es uno de los yacimientos más citados en la historiografía arqueológica y una de las referencias obligadas en el estudio del Paleolítico peninsular.

Entre 1994 y 2000 los arqueólogos Ramón Montes y Juan Sanguino reactivaron los trabajos en la parte más antigua de la secuencia (Paleolítico medio).[2]​ En agosto de 1997 descubrieron de forma casual un conjunto de pinturas rupestres situadas en un gran friso con una antigüedad aproximada de unos 20 000 años y que habían pasado desapercibidas por la existencia de una costra de suciedad que las enmascaraba. En su mayoría son ciervas, pero también hay un caballo, un posible uro y una cabra, además de diversos signos. Aparecen pintados en óxido de hierro, utilizando las técnicas de tamponado y tinta plana.

El valor del descubrimiento estriba en la espectacularidad del conjunto, en la información que aporta sobre el arte rupestre paleolítico y en el hecho de que se produce en uno de los yacimientos del suroeste de Europa imprescindible para el conocimiento de este periodo.

Venus de El Pendo. Colgante en asta de cérvido conocido como la Venus de El Pendo por sus gráciles formas que parecen evocar una silueta femenina. Tiene más de 17 000 años y se encuentra en el MUPAC.

Referencias[editar]

  1. «Cave of Altamira and Paleolithic Cave Art of Northern Spain» (en inglés). UNESCO Culture Sector. Consultado el 17 de febrero de 2013. 
  2. Montes Barquín, Ramón; Sanguino González, Juan (2001). La cueva del El Pendo : actuaciones arqueológicas 1994-2000. Cantabria (Comunidad Autónoma), Consejería de Cultura, Educación y Deporte. ISBN 84-87616-54-2. 

Enlaces externos[editar]