Cueva de Atxurra

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Cueva de Atxurra
Atxurra-Horses.jpg
Galería de los grabados, en el piso superior. Foto: ADES
Localización administrativa
País(es) España
División(es) Comunidad Autónoma Vasca
Subdivisión(es) Vizcaya
Municipio(s) Berriatúa
Hallazgos
Descubrimiento 1882
Condiciones de visita
Acceso Reservado a especialistas
Formaciones destacables Destruidas
Otros datos
Cueva de Atxurra
Bien de Interés Cultural
Patrimonio histórico de España
Figura de protección Zona arqueológica
[editar datos en Wikidata]

La cueva de Atxurra es una cueva localizada en la localidad vizcaína de Berriatua en el País Vasco, España. En su interior guarda el mayor santuario rupestre paleolítico de Euskadi, siendo el conjunto parietal más numeroso de Vizcaya, situándose por delante de la cueva de Armintxe y de la cueva de Santimamiñe, en cuanto a número de figuras se refiere, y siendo asimismo el mayor conjunto de Euskal Herria, por delante de Altxerri en Guipúzcoa y Erberua en Baja Navarra (Francia). Consta de, al menos, 14 sectores decorados con 113 figuras animales[1][2]​, principalmente caballos y bisontes, y en menor medida, cabras, ciervas, renos y uros, realizados con la técnica de grabado y utilizando, en ocasiones, pintura negra, datadas en los periodos magdaleniense medio y superior correspondiente a una antigüedad de entre 12.500 y 14.500 años.[3]

Los grabados de la cueva de Atxurra y su yacimiento arqueológico asociado forma parte de los descubrimientos realizados en los últimos años en el País Vasco que completa, con numerosos descubrimientos, el número de yacimientos con pinturas rupestres que se conocía y no correspondía con la abundancia de los hallados en otras áreas vecinas, lo que se había denominado "el vacío vasco"[4][5]​, realizando una vinculación cultural con el resto de la región cantábrica y la vertiente noroccidental de los Pirineos.

Ubicación y descripción[editar]

La cueva de Atxurra se sitúa en el término municipal de Berriatua pero muy cerca de la localidad de Lequeitio en la cuenca del río Lea. Es una cavidad de grandes dimensiones con un desarrollo superior a los 600 m.[6]​ Tiene una entrada del mismo sistema situada en un nivel inferior, que recibe el nombre de Armiña (existiendo controversia sobre este topónimo[7]​) y está comunicada con Atxurra,[6][8][9][10]​ y entre ambos niveles se ubica las áreas principales donde están los paneles pictóricos. A estás áreas se puede acceder desde ambos niveles pero siempre por pasos complicados de gateras, tramos de escaleras y rampas con mucha inclinación.

Las 113 representaciones de animales prehistóricos encontradas hasta la fecha lo han sido en 14 espacios diferentes de la cueva, el primero de los cuales, bautizado como la "sala de los bisontes", se halla a 235 metros de la entrada y al que se llega a través de un estrecho y difícil acceso.

A 330 metros de la entrada han localizado otro espacio con numerosos grabados en una repisa de 11 metros de largo situada a 4 metros del suelo, al que han denominado la "plataforma de los caballos", y en la que han encontrado más de 40 figuras de animales, predominantemente equinos[11]​.

Aunque las representaciones más numerosas son las de bóvidos y equinos, se han hallado también grabados de otros animales existentes en la zona y de los que presumiblemente se alimentaban sus moradores como cabras, uros y ciervos. Se han encontrado desde figuras de grandes dimensiones (hay dos caballos enormes) hasta figuras de pequeño tamaños, en ocasiones superpuestas unas a otros realizadas unas en el interior de otras. Las convenciones de representación utilizadas en ellas son bastante homogéneas con la utilización de dos planos para realizar las representaciones de los detalles de los animales dibujados, aunque también hay figuras de cabras en visión frontal. Destaca un bisonte con señales de heridas de caza, con más de una veintena de "proyectiles" o "flechazos" representados con uves invertidas.[12]

La ubicación en zonas de difícil acceso ha permitido que se hayan conservado muy bien los suelos, que en las primeras catas han arrojado muchos elementos arqueológicos de interés. Se considera que Atxurra alberga a la vez las obras realizadas y el taller de los artistas que las realizaron. Esto es así, porque la cueva contiene también los materiales e instrumentos que utilizaron para realizar los grabados, como buriles y láminas de sílex.

Por otro lado, el medio millar de restos carbonosos, localizados en la cavidad y analizados en laboratorio, nos ofrece una idea de la iluminación utilizada por las y los artistas tanto para penetrar en el interior de la cavidad, como para realizar las propias obras de arte y, como no, para contemplarlas. En este sentido, en la "plataforma de los caballos" se han localizado 4 puntos de iluminación compuestos por hogares de combustión de enebro y roble, mientras que en la "sala de los bisontes" se ha localizado una lámpara móvil compuesta por un canto de arenisca vaciado en una de sus caras para el depósito de combustible. Asimismo, numerosos restos de carbón dispersos han sido registrados en las estancias decoradas que nos indican el uso de antorchas de madera también como recurso lumínico móvil. Es decir, se identifican al menos tres sistemas de iluminación relacionados con la creación y contemplación del arte, a lo que se suman los carbones dispersos por la cavidad[13]​.

Historia[editar]

Topografía de la cavidad realizada en 2011, con una espeleometría de 1085 m. Faltan varias galerías, actualmente pendientes de explorar y topografiar.

La cueva de Atxurra y Armiña fueron estudiadas por Jose Miguel de Barandiarán entre los años 1934 y 1935 quien lo descubrió en 1929. Los resultados de las excavaciones realizadas por Barandiarán se publicaron en 1961. Las cuevas son muy visitadas por los aficionados a la espeleología de la zona dada su buena ubicación y su amplitud.

En el año 2006 la Diputación Foral de Vizcaya dio inicio a un plan de estudio de los diferentes yacimientos arqueológicos que Barandiarán había descubierto en Vizcaya. En el año 2014 un equipo encabezado por Diego Garate realizó una serie de catas en la zona estudiada ya por Barandiarán, situada en la entrada de la cueva donde llega la luz solar, con el objetivo de descartar que se tratara de un yacimiento importante y que tuviera arte rupestre (no había habido ninguna indicación al respecto aún cuando es una cueva muy transitada). Los resultados de los trabajos realizados en esas catas iniciales fueron relevantes pudiéndose documentar una estratigrafía muy ordenada que abarcaba todo el Magdaleniense, con algunos niveles muy ricos en fauna, industria lítica e industria ósea.

En el 2015 se desarrolló una serie de trabajos con el objetivo de documentar la posible existencia de ocupaciones del Gravetiense y se comenzó a realizar una prospección de la cavidad en búsqueda de arte rupestre paleolítico, en cuyo desarrollo se descubrieron, el 25 de septiembre de 2015, las pinturas cuando el director del proyecto Diego Garate y el espeleólogo Iñaki Intxaurbe (perteneciente al grupo ADES, y quien identificó el primer grabado[14]​) pasaron a través una estrecha gatera al área donde se ubican los grabados. Seguidamente se cerró el acceso a la cueva y se realizó un plan de estudio.[12][14]

En mayo de 2016 la Diputación Foral de Bizkaia hizo público el hallazgo anunciándose que se prevé realizar un estudio extenso con una duración de unos tres años, poniendo andamios para acceder fácilmente a las repisas y acabar la exploración integral de la cueva.

En Abril de 2018, el Departamento de Euskera y Cultura de la Diputación Foral de Bizkaia, realizó un balance de los primeros 2 años del proyecto de estudio dirigido por el arqueólogo Diego Garate, indicando que el empleo de nuevas tecnologías de tratamiento de imagen, fotogrametría y topografía 3D habían permitido descubrir 113 figuras animales en el interior de Atxurra, además de numerosos restos pertenecientes al contexto arqueológico interno de la cueva, estrechamente relacionados con la confección del arte rupestre, y con la frecuentación en la misma (iluminación)[15]​.

Referencias[editar]

  1. «Atxurra es el mayor santuario prehistórico de Euskadi». El Correo Español, El Pueblo Vasco. 17 de Abril de 2018. 
  2. «Hallan 113 grabados rupestres en la cueva de Atxurra, en Berriatua». Eitb. 16 de Abril de 2018. Consultado el 17 de Abril de 2018. 
  3. Descubren otros 30 grabados prehistóricos en la cueva de Atxurra Medio: El Correo. Fecha: 6 junio 2016 Autor: Agencia EFE
  4. «Bizkaia llena en cinco años su ‘vacío’ histórico de arte rupestre». Deia. 23 Octubre 2016. Consultado el 17 de Abril de 2018. 
  5. Garate Maidagan, Diego (Enero 2018). «Solving a Riddle About the Dawn of Art». Sapiens. Consultado el abril 2018. 
  6. a b Garate Maidagan, Diego (2012). Neandertales y Cromañones, Primeros habitantes de Bizkaia. BizkaiKOA. p. 93-97. ISBN 978-84-7752-514-1. 
  7. Ades (7 de marzo de 2016). «Una cavidad con dos nombres. Buscando un consenso toponímico sobre Atxurra y Armiña.». Albisteak. Consultado el 13 de julio de 2017. 
  8. Barandiaran Ayerbe, Jose Miguel (1961). Excavaciones arqueológicas en Vizcaya: Silibranka, Atxurra, Goikolau. Vizcaya. p. 199-219. 
  9. Galvez Cañero, A. Boletín del Instituto Geológico y Minero, 33, ed. Nota acerca de las cavernas de Vizcaya. 
  10. Hizkiak, S.A.L., ed. (1985). Catálogo de Cuevas de Vizcaya. Diputación Foral de Vizcaya. p. 26-27. 
  11. «La Cueva de Atxurra alberga el mayor número de grabados rupestres de Euskadi». El Mundo. 16 Abril 2018. Consultado el 17 de Abril de 2018. 
  12. a b La cueva de Atxurra, nuevo yacimiento de arte rupestre paleolítico en Bizkaia mayo 24, 2016 por jorios76
  13. «La cueva Atxurra es el yacimiento con mayor número de grabados de Euskadi con 113 representaciones». 
  14. a b «Iñaki Intxaurbe: “Faltaba por explorar muchísimo e irán apareciendo más, no cabe duda”». Deia. 
  15. «La cueva Atxurra es el yacimiento con mayor número de grabados de Euskadi con 113 representaciones». Bizkaimedia. 16 Abril 2018. Consultado el 17 de Abril de 2018. 

Enlaces externos[editar]