Corriente de resaca

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Ejemplo del mecanismo de la corriente de resaca: la ola rompiente cruza las barras arenosas frente a la costa. El agua luego vuelve hacia el mar a través de un abertura entre las barras, creando una rápida corriente de resaca.

Una corriente de resaca es una fuerte corriente superficial (o casi superficial) de agua, que retrocede desde la costa hacia el mar. Se genera principalmente por el rompimiento irregular de las olas a lo largo de la cresta, llegando bruscamente a la playa con un índice elevado de energía, desvaneciéndose luego sobre el fondo para, posteriormente, regresar hacia el mar por un canal a través de las olas.

Su intensidad depende de la altura de las olas y de las características topográficas de la orilla, siendo además reforzadas por las corrientes de marea, por lo que se hacen más peligrosas en bajamar. Estas corrientes pueden ser visibles o no dependiendo de la intensidad de la corriente y del tipo de sedimento que se encuentra en la playa.

Peligrosidad[editar]

El peligro real de las corrientes de resaca no es el ser arrastrado por ellas mar adentro, sino la forma en que la persona reacciona: muchos bañistas entran en pánico y tratan de nadar contra la corriente, cansándose enseguida y hundiéndose. La clave para escapar no es nadar contra ella sino en paralelo a la orilla, escapando de esta forma, ya que la anchura de la zona de resaca no acostumbra a ser de mucho más de unos 10 metros.

Como escapar de las corrientes de resaca[editar]

Mensajes de advertencia sobre corrientes de resaca en ingles y español en Mission Beach, San Diego, California

Las recomendaciones generales para escapar de una corriente de resaca se pueden simplificar en los siguientes 4 puntos:

  • No luche contra la corriente, ni siquiera los nadadores y rescatistas expertos son capaces de escapar de una corriente de resaca.
  • Nade en paralelo y luego hacia la orilla, aún cuando sienta que se aleja demasiado al nadar horizontalmente la prioridad es salir de la corriente que lo aleja de la costa.
  • Si no logra escapar, manténgase a flote pataleando, entre más agote sus energias tiene más probabilidades de morir ahogado.
  • Busque auxilio, grite o agite los brazos, de esta manera puede llamar la atención de los rescatistas.

Adicionalmente se recomienda:

  • Aprenda a reconocer las corrientes de resaca
  • Nunca nade solo o donde no hay rescatistas.

Estas recomendaciones se encuentran en la mayoria de los anuncios de peligro en donde las corrientes de resaca son comunes.


Véase también[editar]

Enlaces externos[editar]

En inglés: