Convento de las Siervas (Cartagena)

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Convento de las Siervas
Convento de las Siervas 1919.jpg
El convento durante las inundaciones de 1919.
Localización
País España
Ubicación Bandera de España Cartagena, Región de Murcia
Coordenadas 37°36′20″N 0°59′07″O / 37.605585, -0.985279Coordenadas: 37°36′20″N 0°59′07″O / 37.605585, -0.985279
Historia
Construcción 1906-1917
Arquitecto Francisco de Paula Oliver Rolandi
Características
Tipo Convento
Estilo Ecléctico tardío[1]

El Convento de las Siervas de Jesús fue un convento, actualmente desaparecido, de la ciudad española de Cartagena (Región de Murcia), situado en la calle Ángel Bruna. Fue construido en el año 1917 y demolido en 2001.

Historia[editar]

La llegada de la orden monástica femenina de las Siervas de Jesús a Cartagena se produjo el 1 de septiembre de 1888,[2]​ ubicándose en un primer lugar en la calle Honda para posteriormente trasladarse a la Catedral de Santa María la Vieja, en la plaza de la Condesa de Peralta.[3]​ En 1902 la comunidad se componía de 16 monjas, entregadas al cuidado de enfermos a domicilio.[4]

En 1906, y tras conseguir la cesión de la parcela por el Ayuntamiento, se comenzó a construir bajo planos del arquitecto Francisco de Paula Oliver Rolandi el convento que habitarían las religiosas, cuyas obras se dilataron hasta 1917 a causa de las dificultades económicas de la orden.[5]​ El edificio resultante se encontraba en el Ensanche, frente a la Lonja de Frutas y Verduras y enclavado en lo que acabaría siendo el cruce entre las calles Ángel Bruna y Carlos III.[3]​ Ya instaladas, las monjas sufrieron la inundación del 29 de septiembre de 1919, la «inundación de San Miguel», en la que se destacaron los médicos Ángel Sánchez de Val y Fernando Oliva en las labores de salvamento de las hermanas. Un año después, en la noche del 29 de diciembre de 1920, el convento sufrió un atentado con dos bombas, del que el periódico El Liberal de Murcia responsabilizó a los anarquistas, y al que el historiador Pedro María Egea Bruno alude como una respuesta al aumento de la represión policial en Barcelona.[6]

Tras más de ochenta años de presencia de las Siervas de Jesús en la ciudad, en marzo de 1971 se cerró el convento por falta de vocaciones.[7]​ El edificio fue entregado al Ayuntamiento, dirigido por el alcalde Ginés Huertas Celdrán, acordándose destinarlo «a necesidades de tipo social y educativo»,[3]​ y las monjas se trasladaron a Murcia. Desde aquel momento se le dieron varios usos, como alojamiento para los jinetes de las pruebas hípicas de Semana Santa, sede de los Juzgados de Primera Instancia e Instrucción, cuartel de la Policía Municipal y la Brigada de Seguridad o recinto de ensayo para la Masa Coral Tomás Luis de Victoria.[7]​ Terminó sin embargo siendo objeto de abandono, abriéndose un periodo en que el monasterio, con un grado 3 de protección, se deterioró hasta que su restauración se hizo inviable a ojos de las autoridades municipales.[8]

En 2001, durante la primera legislatura de Pilar Barreiro al frente de la alcaldía, el inmueble fue declarado ruinoso y, previa aprobación por la Dirección General de Cultura de la Región de Murcia,[a]​ se procedió a un derribo rápido a principios de agosto con objeto de dar paso a la construcción de un hotel de cinco estrellas. Esta decisión trajo la indignación de sociedades de defensa del patrimonio local, como las asociaciones Massiena o Adepa, que exigían que como mínimo se respetara la fachada, tal y como se establecía en el Plan General de Ordenación Urbana vigente.[8]​ Finalmente los trámites para la construcción del nuevo hotel se paralizaron, y desde entonces el lugar antaño ocupado por el convento de las Siervas permanece como un solar.[9]

Notas[editar]

  1. Requeridas sus opiniones en tanto que órganos consultivos de la Dirección General de Cultura, el Colegio de Arquitectos de la Región de Murcia y la Universidad de Murcia publicaron informes en los que respaldaban la decisión del Ayuntamiento de Cartagena, mientras que la Real Academia Alfonso X el Sabio manifestó su oposición a través de un documento en el que señalaba la necesidad de preservar la fachada del convento.[1]

Referencias[editar]

  1. a b Pastor, Andrés (11 de julio de 2001). «La Academia Alfonso X defiende las Siervas» (pdf). La Verdad. p. 15. Consultado el 2 de febrero de 2021. 
  2. Casal Martínez, Federico (1986) [1930]. Historia de las calles de Cartagena. Murcia: Academia Alfonso X el Sabio. p. 514. 
  3. a b c Monerri, José (17 de enero de 2011). «Las Siervas de Jesús y Carlos III» (html). La Verdad. Consultado el 11 de febrero de 2019. 
  4. Robles Muñoz, Cristóbal (1989). «La Diócesis de Cartagena durante la Restauración (1875-1900)». Murgetana (Murcia: Real Academia Alfonso X el Sabio) (79): 91. ISSN 0213-0939. 
  5. Pérez Yelo, Martín; Rodríguez Martín, José Antonio (2016). «Arquitectura desaparecida». En Laborda Yneva, José, ed. Guía del patrimonio arquitectónico de Cartagena. Universidad Politécnica de Cartagena. p. 388. ISBN 978-84-16325-25-2. 
  6. Egea Bruno, Pedro María (1983). «Coyuntura minera y variables sociométricas entre el proletariado del distrito de Cartagena (1916-1923)». Anales de la Universidad de Murcia 41 (3-4): 304. ISSN 0463-9863. 
  7. a b Monerri Murcia, José (1989). «Las Siervas de Jesús». La Cartagena que se nos fue. Alicante: Fundación Caja Mediterráneo. pp. 29-30. ISBN 84-7599-057-6. 
  8. a b «Demolición innecesaria del Convento de las Siervas». Asociación para la Defensa del Patrimonio de Cartagena. Consultado el 11 de febrero de 2019. 
  9. Gómez, Mar (14 de noviembre de 2011). «Piden una nueva licencia para retrasar la construcción del hotel» (html). La Opinión de Murcia. Consultado el 11 de febrero de 2019.