Conquista de Orán (1509)

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Conquista de Orán
Cisneros en la Toma de Oran Juan De Borgoña 1514.jpeg
La toma de Orán por el Cardenal Cisneros, por Juan de Borgoña
Fecha Mayo de 1509
Lugar Orán
Casus belli Interés de la corona española de establecer un nuevo puesto fortificado en las costas de Berbería
Resultado Victoria española
Beligerantes
Pendon de los Reyes Catolicos.png Monarquía Hispánica Dz tlem2.png Reino de Tremecén
Comandantes
Flag of Cardinal Cisneros.svg Cardenal Cisneros
Pendon de los Reyes Catolicos.png Pedro Navarro
Pendon de los Reyes Catolicos.png Alonso de Granada
Pendon de los Reyes Catolicos.png Diego Fernández de Córdoba
Fuerzas en combate
8.000-12.000 infantes[1]
3.000-4.000 jinetes[1]
12.000 defensores[1]
Bajas
Menos de 30 4.000 muertos
8.000 prisioneros

La toma de Orán en 1509, plaza que estaría ininterrumpidamente bajo dominio español durante cerca de doscientos años, fue el producto de una iniciativa del Francisco Jiménez de Cisneros que financió la expedición, y que contó con el apoyo de Fernando el Católico.

Antecedentes[editar]

Tras la exitosa jornada de Mazalquivir en 1505, y la toma del peñón de Vélez de la Gomera en el verano de 1508, el cardenal Cisneros, que había sido regente del reino, le propuso a Fernando el Católico una expedición de conquista de la ciudad costera de Orán, financiándola él mismo, con la condición de que la plaza tomada quedara bajo la jurisdicción de la Archidiócesis de Toledo. El monarca accedió, facilitando la leva de las tropas y la formación de la armada, concediéndole a Cisneros el título de capitán general de África el 20 de agosto de 1508.

La toma de Orán[editar]

Los preparativos para la expedición se iniciaron en septiembre de 1508. El 16 de mayo de 1509 partió la armada, compuesta por 80 naos, 10 galeras acompañadas de naves más pequeñas,[1]​ en dirección a Mazalquivir, ciudad vecina a Orán, donde desembarcaron las tropas el día 18 por la mañana. Tras una misa solemne, los soldados formaron quedando a cargo de Pedro Navarro, mientras que el viejo cardenal quedaba en el fuerte de la ciudad.

Ambas poblaciones se hallan separadas por una sierra, a las faldas de la cual los defensores de la ciudad se congregaron, retirándose ante el ataque español, que al asalto tomaron la alcazaba y las puertas de la ciudad amurallada, entrando, saqueándola y prendiendo numerosos cautivos y matando a muchos civiles.

Al día siguiente, el cardenal se trasladó en barco desde Mazalquivir, realizándose actos de celebración en la ciudad tomada. Se liberaron unos trescientos cautivos cristianos que hallábanse presos en la ciudad.

Guion personal del Cardenal Cisneros utilizado en la batalla, según el fresco de la capilla mozárabe de la Catedral de Toledo.

Consecuencias[editar]

La política de expansión en el norte de África tomando plazas costeras sin penetración en el continente, continuó los años siguientes con las tomas de Bugía y Trípoli en 1510, y el vasallaje ofrecido al rey católico por parte de Túnez y Argel.

Sin embargo, tras la Jornada de los Gelves y la participación de la corona española en la Santa Liga, la corona puso en segundo plano la denominada guerra de África, ante los prioritarios asuntos en Italia.

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. a b c d Fernández Duro, 1895, p. 73.

Bibliografía[editar]