Cilindro de Ciro

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
El Cilindro de Ciro.
El Cilindro de Ciro, visto desde el lado opuesto.

El Cilindro de Ciro es una pieza cilíndrica de arcilla que contiene una declaración en cuneiforme acadio babilonio del rey persa Ciro el Grande (559-529 a. C.) En ella, el nuevo rey legitima su conquista y toma medidas políticas para ganarse el favor de sus nuevos súbditos. Data del siglo 6 BCE y fue descubierto en las ruinas de Babilonia en Mesopotamia (Iraq hoy en día)[1] .

Fue descubierto en 1879 por el arqueólogo asirio-británico Hormuz Rassam durante la excavación del templo de Marduk en Babilonia. Consiste en dos fragmentos, llamados "A" y "B". El primero permaneció en el Museo Británico desde su descubrimiento, mientras que el segundo fue custodiado en la Universidad de Yale hasta su traslado al Museo Británico, donde se encuentra actualmente.

El texto en el cilindro alaba a Ciro, muestra su genealogía y lo representa como un rey entre un linaje de reyes. El rey babilón Nabonido quien fue vencido por Ciro, es denunciado como un opresor impío de la gente de babilonia, y sus orígenes humildes se contrastan implícitamente con la herencia real de Ciro. El victorioso Ciro es mostrado como un elegido del dios babilón Marduk para restaurar la paz y el orden a los babilones. El texto dice que Ciro fue bienvenido por la gente de Babilonia como su nuevo gobernante y entró en paz a la ciudad. Pide también a Marduk que proteja y ayude a Ciro y a su hijo Cambises II. Habla de Ciro como un benefactor de los ciudadanos de Babilonia quien mejoró sus vidas, repatrió a la gente que fue desplazada y restauró templos y lugares de culto por toda Mesopotamia y otras áreas de la región. Concluye con una descripción sobre cómo Ciro reparó la muralla de la ciudad de Babilonia y encontró una inscripción similar puesta allí por otro rey.[2]

El texto del cilindro ha sido visto tradicionalmente por eruditos bíblicos como evidencia que corrobora la política de Ciro de repatriar a la gente judía luego del Cautiverio de Babilonia[3] (un acto que el Libro de Esdras atribuye a Ciro[4] ), ya que el texto se refiere a la restauración de los santuarios de culto y la repatriación de los deportados[5] . Esta interpretación es controversial, pues el texto identifica sólamente santuarios de Mesopotamia, y no hace mención de los Judíos, Jerusalem o Judea.[6] El cilindro también ha sido llamado el símbolo de los derechos humanos más antiguo conocido, lo cual es una perspectiva que otros rechazan como anacronista[7] y un malentendido[8] de la naturaleza genérica del cilindro como una declaración típica de un monarca al comienzo de su reino.[9] [10] [11] [12] Neil MacGregor, Director del Museo Británico, ha dicho que el cilindro fue "el primer intento que conocemos sobre gobernar una sociedad, un estado con diferentes nacionalidades y credos; una nueva forma de gobernar".[13] El cilindro fue adoptado como un símbolo nacional de Iran por el Estado Imperial que lo puso en exhibición en Teherán en el año 1971 para conmemorar 2.500 años de la monarquía iraní.[14]

Contexto histórico[editar]

El 12 de octubre de 539 a. C. (calendario juliano, 7 en el calendario gregoriano, 15 de Tashritu en el calendario babilonio) el ejército persa entró en Babilonia sin resistencia. El 29 de octubre, el propio Ciro llegó a la ciudad, ostentando los títulos de "rey de Babilonia, rey de Sumer y Acad, rey de las cuatro partes del mundo."

A pesar de contener frases en las que Ciro habla en primera persona, la redacción del cilindro fue encomendada a sacerdotes babilonios, quienes utilizaron modelos babilonios y asirios. El cilindro fue depositado en los cimientos de las murallas de Babilonia, una práctica habitual en la antigua Mesopotamia, para conmemorar las reparaciones ordenadas por Ciro.[15] Entre otros textos favorables a Ciro y escritos desde el punto de vista de la casta sacerdotal de Babilonia, se halla el "Relato contra Nabonido" [3].

Descubrimiento[editar]

Hormuzd Rassam en Mosul circa 1854. El Cilindro de Ciro fue descubierto durante las excavaciones de Rassam en Babilonia entre febrero y marzo del año 1879.

El arqueólogo asirio británico Hormuzd Rassam descurbrió el Cilindro de Ciro en marzo del año 1879 durante una larga jornada de excavaciones llevada a cabo en Mesopotamia para el Museo Británico.[16] Había sido depositado en las bases del templo principal de la ciudad, el Esagila.[2] La expedición de Rassam era una continuación de una realizada anteriormente en el año 1850 por el arqueólogo británico Austen Henry Layard, quien excavó tres áreas en el mismo lugar pero no consiguió mucho.[17] En el año 1877, Layard se convirtió en el embajador de Gran Bretaña ante el Imperio Otomano, el cual gobernaba Mesopotamia en aquel momento. Él ayudó a Rassam, quien había sido su asistente en la excavación del año 1850, a obtener un decreto del Sultán Otomano Abdul Hamid II para que continuaran las excavaciones. El decreto fue sólo válido por un año, pero un segundo decreto con condiciones mucho más permisivas fue emitido en el año 1878. Se emitió con validez de dos años (hasta el 15 de octubre del año 1880) con la promesa de una extensión hasta el año 1882 si era requerido.[18] El decreto del Sultán autorizaba a Rassam a "Empacar y despachar a Inglaterra cualquier antiguedad que encontrara .... contal que no hubiera duplicados". El representante del Sultan recibió órdenes de estar presente en la excavación para examinar los objetos a medida que eran desenterrados.[19]

Descripción y contenido[editar]

El fragmento "A" (BM 90920) mide alrededor 23 x 8 cm y comprende 35 líneas (1-35), mientras que el fragmento "B" mide unos 8,6 x 5,6 cm y comprende 9 líneas (36-45).[20] Su contenido se puede resumir así:

  1. Líneas 1-19: Se describen los actos "criminales" de Nabónido, el último rey de Babilonia, así como la búsqueda de un nuevo rey por parte del dios Marduk, y la consiguiente elección de Ciro.
  2. 20-22: Genealogía (hasta su bisabuelo Teispes) y títulos de Ciro.
  3. 23-34: El propio Ciro cuenta como garantizó la paz, restableció los cultos y permitió regresar a sus tierras a los pueblos deportados en Babilonia.
  4. 35: Oración de Ciro al dios Marduk, pidiendo por él mismo y por su hijo Cambises.
  5. 36-45: Ciro describe la reconstrucción de las murallas de Babilonia y el hallazgo de una inscripción de Assurbanipal.[21]
Detail image of text
Escritura Cuneiforme de una parte del cilindro.

El comienzo del texto está parcialmente roto; el contenido restante critica el carácter del derrocado rey babilón Nabónido. Habla de sus crímenes, acusándolo de desecrar los templos de los dioses e imponer trabajo forzado a la población. De acuerdo con la proclamanción, a causa de sus ofensas, el dios Marduk abandonó a Babilonia en busca de un rey más justo. Marduk llamó a Ciro a que entrara a Babilonia y se conviertiera en su nuevo gobernante.[22]

El Cilindro de Ciro y los derechos humanos[editar]

Personalidades como Mohammad Reza Pahlevi (el último Sah de Irán) o la Premio Nobel de la Paz iraní Shirin Ebadi han destacado el valor humanístico del Cilindro de Ciro; se lo ha llegado incluso a llamar "Primera Declaración de los Derechos Humanos".[23] En su discurso de aceptación del premio Nobel (2003), Shirin Ebadi afirmó que el cilindro "debería ser estudiado en la historia de los derechos humanos".

De todos modos, numerosos historiadores[24] han destacado que declaraciones de este tipo no eran extrañas en las tradiciones mesopotámicas, y que, si bien acaso inusualmente generoso, el Cilindro de Ciro de ninguna manera puede ser relacionado con los derechos humanos.

Ediciones y traducciones[editar]

La última edición del texto acadio es:

  • Hanspeter Schaudig, Die Inschriften Nabonids von Babylon und Kyros' des Großen, samt den in ihrem Umfeld entstandenen Tendenzschriften. Textausgabe und Grammatik. (2001 Münster, Ugarit-Verlag) (en línea)

Traducciones:

  • M. García Cordero, La Biblia y el legado del Antiguo Oriente, Biblioteca de Autores Cristianos 390, Madrid 1977, p. 544.
  • F. Lara Peinado, Textos para la historia del Próximo Oriente Antiguo, Cátedra, Madrid 2011, pp. 374-377.
  • Rogers, Robert William: Cuneiform Parallels to the Old Testament (1912), New York, Eaton & Mains. (Online: solo el fragmento A).
  • Pritchard, James B. (ed.): Ancient Near Eastern Texts Relating to the Old Testament (ANET) (1950, 1955, 1969). Traducción de A. L. Oppenheim. (fragmentos A y B).
  • Brosius, Maria (ed.): The Persian Empire from Cyrus II to Artaxerxes I (2000, London Association of Classical Teachers (LACT) 16, London.

En los últimos años ha circulado por internet una fraudulenta traducción al inglés del cilindro. Ésta puede ser reconocida por la mención de Ahura Mazda, ausente en el original, y por frases hiperbólicas como "No impondré mi monarquía sobre ninguna nación. Cada uno es libre de aceptarla, y si alguno de ellos la rechaza, nunca utilizaré la guerra para imponerme."[25]

Véase también[editar]

Notas[editar]

  1. Dandamayev, (2010-01-26)
  2. a b Kuhrt (2007), p. 70, 72
  3. British Museum: The Cyrus Cylinder
  4. Free & Vos (1992), p. 204
  5. Becking, p. 8
  6. Janzen, p. 157
  7. Daniel, p. 39
  8. Mitchell, p. 83
  9. Arnold, pp. 426–430
  10. «The Cyrus Cylinder travels to the US». British Museum. 2012. Consultado el 21 de septiembre de 2013. 
  11. Associated Press (10 de septiembre de 2010). «Cyrus cylinder, world's oldest human rights charter, returns to Iran on loan». The Guardian. Consultado el 21 de septiembre de 2013. 
  12. «Oldest Known Charter of Human Rights Comes to San Francisco». 13 de agosto de 2013. Consultado el 21 de septiembre de 2013. 
  13. Barbara Slavin (6 de marzo de 2013). «Cyrus Cylinder a Reminder of Persian Legacy of Tolerance». Al-Monitor. Consultado el 21 de septiembre de 2013. 
  14. Ansari, pp. 218–19.
  15. Muhammad Dandamaev, "The Cyrus Cylinder", in E. Yarshater (ed.) Encyclopedia Iranica vol. VI, 1993, p. 521
  16. Finkel (2009), p. 172
  17. Vos (1995), p. 267
  18. Hilprecht (1903), pp. 204–05
  19. Rassam (1897), p. 223
  20. "The Cyrus Cylinder" en Livius.org
  21. Basado en M. Dandamaev, op. cit. p. 521; y J. Wisehöfer, Ancient Persia from 550 BC to 650 AD, 2006 [1996], pp. 44-45.
  22. Translation of the text on the Cyrus Cylinder. Finkel, Irving.
  23. En inglés, "The Firsts Charter of Human Rights". iranchamber.com, The Cyrus Charter: online
  24. A. Kuhrt "The Cyrus Cylinder and Achaemenid imperial policy" en Journal of Studies of the Old Testament 25 pp. 83-97., B. van der Spek, "Did Cyrus the Great introduce a new policy towards subdued nations? Cyrus in Assyrian perspective" en Persica 10 pp. 273-285; seguidos por M. Dandamaev A Political History of the Achaemenid Empire, pp. 52-53, y J. Lendering, "The Cyrus Cylinder" en Livius.org
  25. Al menos en enero de 2007, el fraude puede hallarse en faithfreedom.org [1] e iranchamber.com [2]; para referencias, véase "The Cyrus Cylinder" en Livius.org. La cita es una traducción propia de un pasaje presentado en Livius.org: "From now on, while Ahuramazda lets me rule, I will impose my monarchy on no nation. Each is free to accept it, and if any one of them rejects it, I shall never resolve on war to reign."

Enlaces externos[editar]