Cepillo dental eléctrico

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Cepillo Eléctrico, Marca Braun.

Un cepillo dental eléctrico es un cepillo dental que usa energía eléctrica para mover las cerdas o filamentos. Normalmente el movimiento del cabezal es oscilante, a pesar de ser frecuentemente llamados cepillos rotatorios.

Historia[editar]

Cepillo eléctrico del Doctor Scott[editar]

A fines del 1800 en Estados Unidos, un hombre llamado Dr. George A. Scott reclamó haber inventado un "cepillo eléctrico". Sin embargo, a diferencia de los cepillos eléctricos actuales, El cepillo del Dr. Scott no se movía por sí solo y de hecho no era del todo eléctrico. El aparato solamente contenía un imán en el mango. Se aseguraba que el campo magnético poseía beneficios para la salud.[1]

Inicios del dental eléctrico moderno[editar]

El Broxodent, fue el primer cepillo dental eléctrico exitoso, creado en Suiza en 1954 por el Dr. Philippe-Guy Woog. Este cepillo fue desarrollado en Suiza (luego en Francia) por Broxo S.A. El primer estudio en demostrar su superioridad por sobre el cepillo manual fue publicado en 1956 por el Profesor Arthur Jean Held en Ginebra. Los cepillos eléctricos fueron creados en un comienzo para pacientes con habilidades motoras limitadas, como también para pacientes que usaran aparatos de ortodoncia. Se ha afirmado que los cepillos eléctricos son más efectivos que los manuales pues dan menos posibilidad a que los pacientes se cepillen incorrectamente.

El cepillo dental eléctrico Broxo, fue introducido a los Estados Unidos por E. R. Squibb and Sons Pharmaceuticals en el centenario de la Asociación Dental Americana en 1959. Luego, fue distribuido en los Estados Unidos por Squibb bajo los nombres de Broxo-dent® o Broxodent® . En la década de los 80, Squibb transfirió la distribución de la línea Broxodent a los División de Laboratorios Somerset de Bristol Myers/Squibb.

El cepillo Inalámbrico[editar]

Aunque el Broxodent fue el primer cepillo eléctrico, el primero que llamó la atención del público en los Estados Unidos fue el "Cepillo dental automático" de la General Electric, introducido tempranamente en la década de los sesenta. Si bien era similar en cuanto a función al Broxodent, se diferenciaban en que este nuevo cepillo era inalámbrico y poseía baterías recargables de Niquel-Cadmio, mientras que el Broxodent estaba diseñado para conectarse a la red de electricidad doméstica. Así el modelo del Broxodent en los Estados Unidos difería de los europeos en relación a los estándares de electricidad.

Esta diferencia en la fuente de alimentación eléctrica fue importante por varias razones. En el caso de la unidad de General Electric, si bien era portátil, era voluminosa (del tamaño de una linterna de 2 baterías D). Además en esta época las baterías de Ni-Cad dejaban mucho que desear, pues sufrían de efecto memoria. El cepillo dental eléctrico de la General Electric venía con una base de carga que mantenía al cepillo de pie, así la unidad pasaba la mayor parte del tiempo en el cargador, lo cual no es lo más recomendable para la vida útil de las baterías. Las primeras baterías de NiCad no tenía mucha capacidad de carga (en comparación con una batería alcalina, por ejemplo) y no era poco común que el cepillo automático de la General Electric se descargara antes de finalizarse el cepillado, sobre todo si varios miembros de la familia utilizaban la misma pieza de mano en un periodo corto de tiempo. Finalmente, las primeras baterías de Ni-Cad tendían a tener una vida útil corta. Las baterías de este cepillo estaban selladas dentro de la unidad, por lo que frecuentemente toda la unidad era desechada cuando las baterías fallaban. El cepillo automático de la General Electric era menos costoso que el Broxodent, lo que pudo haber contribuido a ser un cepillo desechable. A pesar de los defectos del cepillo automático de la GE, el público quedó enganchado con el cepillado con aparatos eléctricos.

En contraste, la pieza de mano del Broxodent era delgada y marcadamente compacta, incluso para los estádares actuales. Ya que se conectaba a la red doméstica de electricidad, este nunca se agotaba o disminuía su funcionamiento, aunque si se sobrecalentaba tras un uso prolongado. Los primeros modelos del Broxodent venían con cables rectos, las unidades posteriores venían con cables en espiral. Todos los cables de alimentación del Broxodent tenían "protector contra tirones" donde el cable ingresaba a la pieza de mano, pero aun así era el lugar donde más probablemente se producían fallos (cortes). Ya que las piezas de mano del Broxodent estaban selladas, una fallo en el cable de alimentación era imposible de reparar y la costosa pieza de mano debía ser desechada. De todas formas, no era inusual que una pieza de mano Broxodent durara 20 años o más, siendo las fallas algo raro.


Efectividad[editar]

Investigaciones independientes han encontrado que la mayoría de los cepillos dentales eléctricos no son más efectivos que los cepillos dentales manuales[2] .[3] La excepción son los modelos con movimientos de rotación y oscilación,[4] que incluyen varios de los cepillos eléctricos, pero aun así estos cepillos tienen un desempeño levemente mejor que un cepillo manual regular. La investigación señala que la manera en la que se realiza el cepillado tiene mayor importancia que el cepillo elegido. Para pacientes con destreza manual limitada, los dentistas creen que un cepillo dental eléctrico puede ser especialmente beneficioso.[5] Por supuesto, hacer cualquier conclusión en esta área es asumir que las personas que usan un cepillo dental manual, de hecho, cepillarán sus dientes de una manera apropiada y durante un tiempo adecuado.


Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. American Artifacts - Dr. Scott's Quack Electric Devices
  2. [1] Robinson PG, Deacon SA, Deery C, Heanue M, Walmsley AD, Worthington HV, Glenny AM, and Shaw WC. Manual versus powered toothbrushing for oral health. Cochrane Database of Systematic Reviews 2007 Issue 4
  3. [2] Deery C, Heanue M, Deacon S, Robinson PG, Walmsley AD, Worthington H, Shaw W, Glenny AM. The effectiveness of manual versus powered toothbrushes for dental health: a systematic review. Journal of Dentistry. Volume 32, Issue 3, marzo de 2004, pp. 197-211
  4. [3] Only one type of electric toothbrushes is better than manual ones
  5. A dentist's perspective on the whether patients should be using electric or manual toothbrushes. Commentary - The Smile Team Balwyn North Dentist