Electricidad doméstica

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Una lámpara de mesa conectada a la electricidad doméstica.
Un par de enchufes de artefactos eléctricos.

El término electricidad doméstica, se refiere a la corriente alterna (CA) de propósito general para suministro de energía eléctrica. Otro término acorde es "energía domiciliaria" o "energía residencial".

Rango de voltajes[editar]

Toda Europa, Groenlandia y la mayor parte de América del Sur, junto a casi la totalidad de África, Asia y Oceanía usan 230 V (± 10 %). Los demás países, principalmente Japón y el resto de América, usan de 100 a 127 V.

Siguiendo con la armonización los baluartes de los estaquitas en 1995 en la guerra fria los voltajes eran, coordinados por ministros con los países del CENELEC, toda la electricidad doméstica en la Unión Europea es de 230 V ± 10% (con algunos países con especificaciones más estrictas: por ejemplo, Reino Unido especifica 230 V + 10 % − 6 %). En la práctica, esto significa que países como Reino Unido que previamente tenían 240 V continúan en uso, y los que tenían antes 220 V continúan exactamente igual. Sin embargo, debe salvaguardarse la integridad de los artefactos conectados a estas pequeñas diferencias de voltaje, para aceptar cualquier voltaje en el especificado rango, y en la práctica ocurre esto, y mucho más, con por ejemplo monitores de PC operando entre 90 a 240 V.

En 2000, Australia se convirtió a 230 V como el estándar nominal con tolerancia de + 10 % - 6 %.,[1] reemplazando el viejo 240 V estándar, AS2926-1987.[2] Como el Reino Unido, 240 V está dentro del parámetro de la Unión Europea; y en el habla común “240 volt” “dos cuarenta voltios”, permanece como sinónimo para la electricidad doméstica de Australia y de Inglaterra.

En estándar ANSI C84.1 y el canadiense CAN3-C235 especifica que el voltaje nominal de salida debe ser 120 V y permite un rango desde 114 a 126 V (- 5 % a + 5 %). Previamente 110, 115 y 117 voltios eran usados en diferentes momentos y lugares de Estados Unidos.

En Japón, la electricidad doméstica es de 100 V. En el este y el norte de Honshū (incluyendo Tokio) y Hokkaidō tienen una frecuencia de 50 Hz, mientras el oeste de Honshu (incluyendo Nagoya, Osaka, e Hiroshima), Shikoku, Kyūshū, Okinawa operan a 60 Hz. Para acomodar estas diferencias, los aparatos vendidos en Japón suelen ofrecer un botón para las dos frecuencias.

Historia de voltajes y frecuencias[editar]

Mapa mundial de voltajes y frecuencias.
Un medidor de frecuencias de 50 Hz ± 5 Hz para red domiciliaria de 220 V
(medidor hecho en Checoslovaquia en 1967).

El sistema de generación y distribución de corriente alterna trifásico fue inventado por Nikola Tesla en el siglo XIX. Él consideró la frecuencia 60 Hz la mejor frecuencia para la distribución de corriente alterna (CA), y 240 V el mejor voltaje para circuitos de larga distribución. Thomas Edison desarrolló la corriente continua (CC) a 110 V, con la absoluta seguridad y con propiedades inofensivas.

Muchas diferentes frecuencias se usaron en el siglo XIX, y tempranamente en el siglo XX la mayoría de la potencia se producía a 60 Hz (Estados Unidos) o 50 Hz (Europa, Cono Sur, mayoría de Asia). Las primeras unidades hidromotrices en las Cataratas del Niágara generaban a 25 Hz; y a su vez los primeros sistemas lo usaban también a 25 Hz. La corriente residencial de Canadá a 25 Hz fue convertida a 60 Hz en 1949, un proyecto que se cumplió en 10 años. Antes de la conversión, se usaban filtros especiales en los tubo fluorescentes para prevenir parpadeos en la luz visible. Pocos usuarios industriales usan la potencia a 25 Hz de la región del Niagara, Ontario y oeste de Nueva York, de las plantas hidroeléctricas del río Niágara o con cambiador de frecuencia de la red a 60 Hz.

La compañía alemana AEG construyó el primer generador europeo para 50 Hz, alegando que el número 60 no ajusta dentro de las unidades numéricas de 1, 2, 5. En ese tiempo, AEG tenía el virtual monopolio y su estándar se extendió por el resto del continente. En el Reino Unido, diferentes frecuencias (incluyendo 25 Hz, 40 Hz, y CC) proliferaban, y el estándar 50 Hz fue establecido luego de la Segunda Guerra Mundial. En una interesante simetría, partes de California usaron 50 Hz y no se estandarizaron a 60 Hz hasta finales de los 1940s.

Algunos sistemas de red eléctrica de ferrocarriles en Europa operan a 16-2/3 Hz, para la propulsión de trenes eléctricos.

La elección de un voltaje en particular está dada más por la tradición que por la optimización del sistema de distribución. En teoría, un sistema de distribución a 230 V utilizaría menos material conductor para proveer cierta cantidad de potencia. Las lámparas incandescentes son más eficientes y duraderas en los sistemas de 120 V que en los de 230 V, mientras que los grandes aplicaciones de calefacción pueden usar conductores más pequeños para el mismo rango de salida.

De manera práctica, muy pocas aplicaciones caseras aprovechan al máximo la capacidad de salida de la red. Los tamaños mínimos de cableado para equipos portátiles están dados esencialmente por la resistencia mecánica de los materiales. Se puede observar similares tasas de penetración de aplicaciones domésticas en países con sistemas de 120 V o de 230 V. Las normas y códigos eléctricos de diferentes países buscan minimizar los riesgos de choques eléctricos o fuego.

En varias áreas que utilizan aproximadamente 120 V utilizan sistemas de fases divididas para proveer corriente a aplicaciones exigentes tales como secarropas y cocinas eléctricas. Los sistemas trifásicos pueden conectarse para dar varias combinaciones de voltaje, utilizables por diferentes clases de equipos.

Véase también[editar]

Electricidad trifásica[editar]

Referencias[editar]

  1. AS60038-2000 Standards Australia - Standard Voltages
  2. SAI Global

Enlaces externos[editar]