Castrillo de Sepúlveda

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Castrillo de Sepúlveda
localidad
Castrillo de Sepúlveda ubicada en España
Castrillo de Sepúlveda
Castrillo de Sepúlveda
Ubicación de Castrillo de Sepúlveda en España.
Castrillo de Sepúlveda ubicada en Provincia de Segovia
Castrillo de Sepúlveda
Castrillo de Sepúlveda
Ubicación de Castrillo de Sepúlveda en la provincia de Segovia.
País Flag of Spain.svg España
• Com. autónoma Flag of Castile and León.svg Castilla y León
• Provincia Flag Segovia province.svg Segovia
• Comarca Las Pedrizas y Valdenavares
• Partido judicial Partido de Sepúlveda
• Municipio Sepúlveda
Ubicación 41°20′15″N 3°47′23″O / 41.337463888889, -3.7895916666667Coordenadas: 41°20′15″N 3°47′23″O / 41.337463888889, -3.7895916666667
• Altitud 1090[1]msnm
• Distancia 66 km a Segovia
Superficie 14,74 km²
Población 22 hab. (INE 2016)
• Densidad 1,49 hab./km²
Código postal 40317
Patrón San Bernabé Apóstol
Patrona Virgen del Otero
[editar datos en Wikidata]

Castrillo de Sepúlveda es una localidad perteneciente al municipio de Sepúlveda, en la provincia de Segovia, comunidad autónoma de Castilla y León, España.

Situación[editar]

Castrillo de Sepúlveda pertenece a la Comunidad de Villa y Tierra de Sepúlveda, dentro de la comarca natural de Las Pedrizas y Valdenavares. Se encuentra a 66 km de la capital, Segovia; y a 7'5 km de la capital municipal, Sepúlveda, en la carretera que lleva desde esta villa de Sepúlveda a la Ermita de San Frutos (Carrascal del Río), donde se halla el patrón de la provincia de Segovia.

Está situado junto a un arroyo estacional, al pie del cerro de El Otero (1122 msnm), en el cual se suceden pequeños huertos separados con cercas de piedra, al igual que su caserío, también de piedra, que forma calles estrechas. Cuenta en su término con los despoblados de Alderrabol, Barrasuso, Trabacuervos, Uvieco y Villaveses.

Su antiguo término, limitado al Sur por los espectaculares cortados de Las Hoces del Río Duratón, cuenta con un bosque de encinas llamado Monte Viejo. Es rico en manifestaciones arqueológicas, habiéndose localizado un yacimiento neolítico y abundante cerámica de la Edad del Hierro. Su término limita al Sur con los términos de Villar de Sobrepeña y Sepúlveda; al Este con El Olmillo y Covachuelas (Aldeonte), Sepúlveda y Urueñas; al Norte con Urueñas y Valle de Tabladillo; y al Oeste con Aldehuelas (Hinojosas del Cerro) y Villaseca.

Castrillo de Sepúlveda en el Diccionario Geográfico-Histórico-estadístico de Pascual Madoz 1849 vol.6

Perdió su condición de municipio el 10 de marzo de 1970, al ser absorbido por el ayuntamiento de Sepúlveda.[2]

Demografía[editar]

Evolución demográfica de Castrillo de Sepúlveda
1849 2000 2002 2004 2006 2008 2010 2012 2014 2016
107 39 38 35 33 27 25 25 22 22
(Fuente: INE)

En 1850 albergaba 107 habitantes, mientras que la Monografía de la Provincia de Segovia de 1952 recogía una población de 254 personas y destacaba la abundancia de perdices en su término.

Patrimonio[editar]

  • El edificio principal de Castrillo de Sepúlveda es la iglesia de San Bernabé Apóstol, de anchas proporciones y un curioso porche sobre columnas de piedra y sacristía, ambas de construcción posterior. En su interior conserva dos tallas románicas que representan a la Virgen María con el niño y a San Bernabé (patrón del pueblo), junto con una curiosa talla de Santa Águeda. Alberga también a la Virgen del Otero, patrona del pueblo, desde el primer fin de semana de septiembre (fiestas patronales) hasta el día de la Ascensión.
  • Alejada de la población se encuentra el monasterio de San Julián de la Hoz, del siglo XII, enclavado en el Parque Natural de las Hoces del Río Duratón sobre una de las penínsulas rocosas formada por las hoces (donde se haya la pintoresca Cueva del Cabrón al pie de la hoz), cuya construcción románica se realizó sobre restos de otro templo del siglo X. Este templo románico consta de una sola nave, toda de sillería excepto un muro de mampostería tosca, y una cripta abovedada de cañón. Al pie situó Juan Eugenio Hartzenbusch el primer acto de su drama de enredo Honoria, estrenado en el Teatro Príncipe el 6 de mayo de 1843.
  • Otro edificio singular y el más simbólico para los habitantes de Castrillo de Sepúlveda, es la ermita de la Virgen del Otero, situada en la cima del cerro homónimo, donde se guarda la imagen de la Virgen hasta las fiestas patronales. Cuenta además con una casa rural.

Fiestas[editar]

Las dos festividades principales se centran en torno a su patrona, la Virgen del Otero.

  • El primer domingo tras la Ascensión (40 días despúés del Domingo de Resurrección), se celebra una romería organizada por la Cofradía de Ntra. Sra. del Otero en la que la imagen de la Virgen es subida en andas por las mujeres del pueblo hasta su ermita, en lo alto del cerro de El Otero como rogativa para obtener buenas cosechas. Esta romería es considerada una de las fiestas más vistosas de la Comunidad de Villa y Tierra de Sepúlveda. La imagen permanece allí todo el verano hasta el primer fin de semana de septiembre, coincidiendo con las fiestas, cuando los vecinos del pueblo la bajan de nuevo a la iglesia de San Bernabé Apóstol hasta la próxima Ascensión. En el momento del descenso de la Virgen, los vecinos cantan himnos y bailan jotas al son de dulzaina y tamboril en su honor. A la mañana siguiente se celebra una procesión alrededor del pueblo en la que se puede disfrutar de los trajes típicos segovianos danzando delante de la imagen de la Virgen.
  • 11 de junio, día de San Bernabé, en la que el pueblo realiza una merienda fraterna.
  • Fin de semana más próximo a Santa Águeda (5 de febrero) en la que, como es tradición en numerosos pueblos de Segovia, son sólo las mujeres las que celebran una procesión acompañada de trajes típicos y dulzainas, y realizan una comida de hermandad.

Gastronomía[editar]

Aun siendo una pequeña aldea, esta localidad es lugar de nacimiento de uno de los dulces más conocidos y degustados de la comarca sepulvedana: las rosquillas de Castrillo. Las rosquillas de Castrillo, altas y huecas, yemosas y un poco tostadas, guardan la clara de huevo para la ornamentación (glaseado), y son creación de un aldeano del lugar que no se consiguió llevar del todo su secreto al otro mundo.

Referencias[editar]

Bibliografía[editar]